¡AMLO bus­ca ma­tar al INE y ma­tar a la de­mo­cra­cia!

El Debate de Culiacán - - MÉXICO - ITI­NE­RA­RIO PO­LÍ­TI­CO Ricardo Ale­mán itin­[email protected]

Du­ran­te

me­ses, en es­te y otros es­pa­cios lo ad­ver­ti­mos. La in­ten­ción del can­di­da­to y lue­go pre­si­den­te Obra­dor es ins­tau­rar una dic­ta­du­ra que em­pe­za­rá con el re­gre­so de la re­elec­ción pre­si­den­cial.

Pa­ra lo­grar ese ob­je­ti­vo, Mo­re­na y Ló­pez Obra­dor pri­me­ro pla­nean la des­truc­ción de to­do el sis­te­ma elec­to­ral que se cons­tru­yó en­tre 1996 y 1997 y que hi­zo po­si­ble la al­ter­nan­cia en elec­cio­nes lo­ca­les a par­tir de 1997 y en las pre­si­den­cia­les del año 2000.

Y fue tal el éxi­to del sis­te­ma elec­to­ral me­xi­cano –sis­te­ma re­co­no­ci­do en to­do el mun­do y re­pli­ca­do en no po­cos paí­ses–, que en ju­lio de 2018 per­mi­tió la vic­to­ria de Ló­pez Obra­dor y de su par­ti­do, Mo­re­na.

Es de­cir, hoy las elec­cio­nes me­xi­ca­nas son trans­pa­ren­tes, con­fia­bles, equi­ta­ti­vas y no so­lo ga­ran­ti­zan el pos­tu­la­do ma­de­ris­ta de “Su­fra­gio Efec­ti­vo”, sino la al­ter­nan­cia y la plu­ra­li­dad.

Sin em­bar­go, la ad­ver­ten­cia que hi­ci­mos du­ran­te años –que Obra­dor va por una dic­ta­du­ra que em­pe­za­rá con su re­elec­ción–, ya pa­só de ser una le­ja­na po­si­bi­li­dad has­ta con­ver­tir­se, hoy, en una con­tun­den­te reali­dad.

Y si du­dan ayer lo con­fir­mó el pro­pio Ló­pez Obra­dor: “pri­me­ro va la ra­ti­fi­ca­ción de man­da­to y lue­go los cam­bios elec­to­ra­les”, di­jo. ¿Qué sig­ni­fi­ca lo an­te­rior?

En tér­mi­nos con­cre­tos se tra­ta de una con­fe­sión de par­te.

Es de­cir, que Ló­pez Obra­dor uti­li­za­rá la “ra­ti­fi­ca­ción de man­da­to” co­mo una or­den ciu­da­da­na pa­ra con­ti­nuar de ma­ne­ra in­de­fi­ni­da en el car­go de pre­si­den­te, una vez des­trui­da la de­mo­cra­cia me­xi­ca­na.

Y los fa­ná­ti­cos lo­pis­tas po­drán de­cir mi­sa y mon­tar gro­se­ras cam­pa­ñas en con­tra nues­tra, pe­ro hoy es reali­dad que el Go­bierno de Obra­dor in­ten­ta des­apa­re­cer la de­mo­cra­cia; sus ins­ti­tu­cio­nes y la con­fian­za ciu­da­da­na en el su­fra­gio efec­ti­vo.

¿Y por qué Obra­dor aten­ta con­tra la de­mo­cra­cia to­da; con­tra el INE, la cer­te­za, la equi­dad, la trans­pa­ren­cia y cer­ti­dum­bre de los pro­ce­sos elec­to­ra­les?

Por­que el pri­mer pa­so de Ló­pez Obra­dor pa­ra ma­tar la de­mo­cra­cia me­xi­ca­na se­rá pre­ci­sa­men­te ma­tar to­do el sis­te­ma elec­to­ral – co­mo hoy lo co­no­ce­mos–, pa­ra lue­go re­gre­sar a los vie­jos tiem­pos en don­de el PRI era ca­paz de man­go­near las elec­cio­nes; tiem­pos en los que no se mo­vía la ho­ja del ár­bol del Es­ta­do sin la vo­lun­tad pre­si­den­cial.

En po­cas pa­la­bras, Obra­dor y su cla­que –los par­ti­dos Mo­re­na, Pa­nal y PT–, ade­más de la com­pli­ci­dad y el pa­pel de ver­da­de­ros enemi­gos de Mé­xi­co y de la de­mo­cra­cia –con dipu­tados y se­na­do­res de esos par­ti­dos–, pre­pa­ran el ma­yor mag­ni­ci­dio que se ha­ya pro­du­ci­do en Mé­xi­co; la muer­te de la de­mo­cra­cia to­da. ¿Re­cuer­dan cuan­do el PRI de Luis Eche­ve­rría im­pu­so al can­di­da­to Ló­pez Portillo –que ya era pre­si­den­te des­de el mo­men­to de ser can­di­da­to–; re­cuer­dan cuan­do el PRI de Mi­guel de la Ma­drid im­pu­so a Car­los Sa­li­nas co­mo pre­si­den­te me­dian­te la caí­da del sis­te­ma, a tra­vés de Ma­nuel Bartlett?

Pues esos tiem­pos son el pa­sa­do al que Ló­pez Obra­dor quie­re lle­var al país; tiem­pos en don­de el pre­si­den­te en turno man­go­nea­ba los pro­ce­so elec­to­ra­les y de­ci­día al su­ce­sor.

Sin em­bar­go, exis­te un pe­li­gro ma­yor. ¿Cuál pe­li­gro?

Po­ca co­sa, que el pre­si­den­te me­xi­cano pre­pa­ra el es­ce­na­rio pa­ra una re­elec­ción in­de­fi­ni­da, pa­ra ins­tau­rar una dic­ta­du­ra tro­pi­cal al es­ti­lo de Cu­ba y Ve­ne­zue­la que em­pe­za­rá con el en­ga­ño de la “revocación de man­da­to”.

Y el pri­mer pa­so pa­ra lo­grar ese ob­je­ti­vo fue lim­piar el ca­mino de opo­si­to­res reales. Por eso el cri­men de Es­ta­do en Puebla. En efec­to, co­mo aquí lo di­ji­mos, ca­da día son más las evi­den­cias de que el Go­bierno fe­de­ral de Mo­re­na aca­bó con la prin­ci­pal opo­si­ción a su pro­yec­to re­elec­cio­nis­ta.

Y ese gru­po opo­si­tor era, na­da más y na­da me­nos, que el de

Rafael Mo­reno Va­lle y Mart­ha Éri­ka Alon­so, la go­ber­na­do­ra de Puebla. Fue­ron qui­ta­dos del ca­mino al qui­tar­les la vi­da.

Lue­go si­gue la des­truc­ción del INE, de los Oples y del Con­se­jo Ge­ne­ral. Pa­ra ese mag­ni­ci­dio –lue­go del cri­men de Es­ta­do de Puebla–, Ló­pez Obra­dor re­cu­rri­rá al cuen­to del al­to cos­to del sis­te­ma elec­to­ral me­xi­cano. Y pa­ra con­ven­cer a los fa­ná­ti­cos em­pe­za­rán ca­ren­cias im­pen­sa­bles, co­mo las de ener­gía eléc­tri­ca y mu­chas otras.

Es de­cir, Ló­pez Obra­dor y Mo­re­na –sus Go­bier­nos y le­gis­la­do­res–, lle­va­rán al país a una cri­sis tal que mu­cha gen­te cree­rá que la úni­ca sal­va­ción se­rá la re­elec­ción in­de­fi­ni­da de AMLO.

Es de­cir, asis­ti­mos al mag­ni­ci­dio per­fec­to; el cri­men de la de­mo­cra­cia me­xi­ca­na to­da.

Al tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.