Ar­de re­ci­cla­do­ra de plás­ti­co rum­bo al po­bla­do Ca­rri­za­le­jo

No se re­ve­la­ron las cau­sas que ori­gi­na­ron el in­cen­dio; so­lo se re­gis­tra­ron da­ños ma­te­ria­les

El Debate de Culiacán - - POLICIACA - ≋her­nán @el­de­ba­te Al­fa­ro

Una gi­gan­tes­ca cor­ti­na de hu­mo se vio en la ciu­dad de Cu­lia­cán. De acuer­do con re­por­tes po­li­cia­les, se re­gis­tró un vo­raz in­cen­dio pa­san­do la co­lo­nia El Ba­rrio, por la ca­rre­te­ra que va al po­bla­do Ca­rri­za­le­jo. Cuer­pos de au­xi­lio, via­li­dad, res­ca­te y pre­ven­ción se tras­la­da­ron. Ho­ras des­pués con­tro­la­ron la si­tua­ción.

µ El he­cho

Co­rrían las 13:00 ho­ras cuan­do pre­sun­ta­men­te per­so­nal mi­li­tar que man­tie­ne un re­tén sa­lien­do de Cu­lia­cán a Sa­na­lo­na se dio cuen­ta de que al­go co­men­za­ba a tro­nar fuer­te­men­te y de pron­to el cie­lo co­men­za­ba a cu­brir­se de hu­mo ne­gro. To­ma­ron sus te­lé­fo­nos y re­por­ta­ron a C-4.

Tras el lla­ma­do de emer­gen­cia, en cues­tión de mi­nu­tos arri­bó el per­so­nal ne­ce­sa­rio a la zo­na pa­ra ha­cer fren­te a in­cen­dio que ame­na­za­ba con ex­ten­der­se a un sa­lón de fies­tas. Se ce­rró la cir­cu­la­ción des­de el pun­to don­de se en­cuen­tra la en­tra­da al cen­tro

re­crea­ti­vo La Di­vi­sa, ha­cia el Ca­rri­za­le­jo. El fue­go se avi­va­ba ca­da vez que bom­be­ros ro­cia­ban agua a pre­sión.

Se re­qui­rió de más de una pi­pa que abas­te­cie­ra de agua a los ca­mio­nes. Po­bla­do­res es­tu­vie­ron al pen­dien­tes de que la si­tua­ción no fue­ra a em­peo­rar. Las ma­ne­ci­llas del re­loj avan­za­ban, y po­co a po­co el es­pe­so hu­mo se di­luía en el cie­lo.

Mien­tras, al­gu­nos bom­be­ros se ten­dían so­bre la tie­rra bus­can­do som­bra lue­go de re­sen­tir el can­san­cio y el ca­lor al es­tar tra­ba­jan­do con al­tas tem­pe­ra­tu­ras.

A al­gu­nos de ellos se les dio des­can­so por­que pre­sen­ta­ron has­ta pre­sión al­ta. El res­to con­ti­nuó has­ta que fi­nal­men­te pu­die­ron con­tro­lar el fue­go.

La bo­de­ga, que no es­tá techada, so­lo es­ta bar­dea­da, al es­tar abier­tos los por­to­nes se ob­ser­vó des­de afue­ra que gran­des can­ti­da­des de plás­ti­co ha­bían si­do con­su­mi­das por el in­cen­dio.

Asi­mis­mo, se die­ron cuen­ta de que ha­bía tam­bos y de­más ma­te­rial de re­ci­cla­je.

µ In­ves­ti­ga­ción

Al fi­nal no se con­fir­mó qué pro­pi­ció el in­cen­dio por­que

pa­ra ello se te­nía que rea­li­zar una su­per­vi­sión al lu­gar.

Por for­tu­na no ha­bía na­die den­tro del in­mue­ble cuan­do ini­ció el in­cen­dio.

Los tra­gahú­mos, al ex­tin­guir el fue­go, se tu­vie­ron que que­dar pa­ra ase­gu­rar­se de que el si­tio no vol­vie­ra a pren­der­se.

Por otra par­te, ele­men­tos de la Se­cre­ta­ría de la De­fen­sa Na­cio­nal (Se­de­na) acu­die­ron pa­ra re­ca­bar in­for­ma­ción, pues­to que des­de un prin­ci­pio se di­jo de ma­ne­ra ex­tra­ofi­cial que en el lu­gar ha­bía quí­mi­cos, pe­ro es­ta ver­sión no pu­do ser con­fir­ma­da.

FO­TO: JO­SÉ BE­TAN­ZOS

> Los bom­be­ros arries­ga­ron sus vi­das de nue­va cuen­ta.

APO­YO. Bom­be­ros usa­ron sus tra­jes es­pe­cia­les pa­ra no re­sul­tar que­ma­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.