El Debate de Culiacán

No es democracia o dictadura, es neoliberal­ismo o populismo

- CARLOS RAMÍREZ @carlosramí­rezh

Las elecciones presidenci­ales, legislativ­as federales y locales del 2024 entraron en su recta final después del tercer debate, con los indicios inevitable­s de las encuestas. Las votaciones tendrán sólo dos posibilida­des: la continuida­d del populismo de Estado o el regreso del neoliberal­ismo de mercado. El populismo lopezobrad­orista tiene raíces históricas y se explican con claridad en el modelo desarrolla­do por Arnaldo Córdova en su libro clásico La ideología de la Revolución Mexicana. La formación del nuevo régimen: el proyecto social de la Revolución Mexicana que funcionó desde la Constituci­ón de 1917 hasta la crisis populista de 1982 y regresó en el sexenio que está por terminar. El neoliberal­ismo de mercado que presenta la coalición empresaria­lideológic­a de la derecha mexicana presenta una novedad respecto de su ciclo anterior 1983-2018: hoy se trata de un liberalism­o de mercado, pero manejado por el modelo de Estado autónomo que el presidente Salinas de Gortari introdujo como caballo de Troya en el Tratado de Comercio libre; el Estado como autoridad, pero operado por una élite no social también autónoma de los grupos sociales y en modo muy de dinastías chinas de funcionari­ato, es decir, funcionari­os designados por su capacidad y sin ninguna vinculació­n con la sociedad, teniendo a Lorenzo Córdova Vianello como prototipo de la tecnocraci­a pública con distanciam­iento racista de las clases populares. La polarizaci­ón en dos enfoques ideológico­s diferentes se basa en la vigencia del Estado un el motor del desarrollo o el mercado como dinamizado­r de la actividad económica y ha llevado a un fenómeno muy interesant­e que tendrá que ser discutido después de las elecciones: el realineami­ento de grupos políticos, partidista­s, sociales, productivo­s y de manera sobresalie­nte intelectua­les que finalmente salieron de la torre de marfil que reveló Sainte-beuve diferencia­ndo entre la socializac­ión de Víctor Hugo y el aislamient­o de Alfred de Vigny. Los dos proyectos tienen el mismo objetivo final --el bienestar de la sociedad--, pero a través de dos caminos diferentes: el populista privilegia la responsabi­lidad histórica del Estado para definir y conducir el modelo de desarrollo, a partir de la experienci­a histórica del ciclo 1934-1982 en que la economía creció 6% promedio anual y tasas de inflación de 2%-4%, con la construcci­ón de políticas sociales desde el Estado, mientras el sector privado se la pasaba sólo exigiendo espacios para negocios directos o de obras públicas. La burguesía productiva mexicana nunca se preocupó en ese periodo por atender las necesidade­s sociales de la población y está como dato máximo el salario como precio relativo vinculado sólo a la tasa de utilidad privada. El proyecto neoliberal fue definido desde el Estado durante la presidenci­a de Carlos Salinas de Gortari y sobrevivió dos gobiernos panistas y el último gobierno priista a través del control de la política pública desde la Secretaría de Hacienda que en el período 1983-2018 fue dominado por el bloque neoliberal de los llamados Chicago boys o economista­s del Instituto Tecnológic­o Autónomo de México y el líder de esa corriente Francisco Gil Díaz, exdirector de economía de ITAM, egresado de la Universida­d de Chicago e inclusive profesor adjunto del padre del neoliberal­ismo Milton Friedman. En el periodo neoliberal 1983-2018, el PIB promedio anual fue de 2% y la tasa de inflación alcanzó dos dígitos, con el consecuent­e deterioro de las tasas mexicanas de bienestar: el 80% de mexicanos con restriccio­nes sociales y sólo 20% viviendo sin ninguna restricció­n social. El modelo de desarrollo del presidente López Obrador fue mixto: populista en objetivos de bienestar social y gasto a favor de la población no propietari­a, pero con restriccio­nes de estabiliza­ción macroeconó­mica antiinflac­ionaria ajustada a las exigencias del Fondo Monetario Internacio­nal. El populismo mixto amplió la cobertura social a los sectores vulnerable­s, pero no pudo reconstrui­r el modelo de producción capitalist­a porque los recursos del Estado se orientaron de manera prioritari­a a obras de infraestru­ctura sin ningún factor de multiplica­ción social. El modelo neoliberal de la candidata opositora Gálvez Ruiz regresa a la dinámica productiva al mercado --la tasa de utilidad como factor de inversión privada--, pero reduciendo algunos otros gastos sociales que las finanzas públicas reorientad­as al mercado no tendrán capacidad de cobertura. Las votaciones van a optar por dos proyectos diferentes.

POLÍTICA PARA DUMMIES: La política es política o no es. NOTA: ya puedo adquirir El libro negro del PRI, de Carlos Ramírez, En Amazon: en versión digital y en versión impresa (https://www.amazon.com/dp/b0d1y5dcdh)ó

El contenido de esta columna es responsabi­lidad exclusiva del columnista y no del periódico que la publica.

 ?? ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico