CRI­BAS GE­NE­RAN DA­ÑOS AL ECOSISTEMA, ASE­GU­RAN

El di­rec­tor de Eco­lo­gía y un gru­po de re­gi­do­res dan a co­no­cer las afec­ta­cio­nes que es­tán ge­ne­ran­do es­tos ne­go­cios.

El Debate de Guamuchil - - PORTADA - ≋Bar­do Vi­lla Cas­tro bar­do.vi­[email protected]

En con­fe­ren­cia de pren­sa, el di­rec­tor de Eco­lo­gía, Wál­ter Pé­rez, quien es­tu­vo acom­pa­ña­do por un gru­po de re­gi­do­res, dio a co­no­cer que las cri­bas le es­tán cau­san­do un gran da­ño al me­dio am­bien­te, pues en la ri­be­ra del río Mo­co­ri­to ya se ven mu­chos ár­bo­les se­cos. Ade­más es­tán al­te­ran­do el cau­ce del agua, en­tre otras se­rias afec­ta­cio­nes. El fun­cio­na­rio mu­ni­ci­pal de­ta­lla que la­men­ta­ble­men­te es­te pro­ble­ma es muy añe­jo y la so­cie­dad ya es­tá har­ta, por tal mo­ti­vo em­pie­zan a pe­gar de gri­tos y a jun­tar las prue­bas co­rres­pon­dien­tes, so­bre to­do lo que es­tán oca­sio­nan­do es­tos es­ta­ble­ci­mien­tos. La in­for­ma­ción.

“Las cri­bas son un ver­da­de­ro do­lor de ca­be­za pa­ra el mu­ni­ci­pio, y lo peor del ca­so es que no de­jan be­ne­fi­cio al­guno sino pu­ros pro­ble­mas de di­fe­ren­te ín­do­le, pues ni em­pleos su­fi­cien­tes ge­ne­ran pa­ra la so­cie­dad mo­co­ri­ten­se.

Ne­ce­si­ta­mos ac­tuar de in­me­dia­to y lo­grar que las au­to­ri­da­des co­rres­pon­dien­tes vol­teen a mi­rar­nos y nos ayu­den a com­ba­tir el pro­ble­ma, ya que las cri­bas es­tán oca­sio­nan­do un gran eco­ci­dio, de­rri­ban­do ár­bo­les. Tam­po­co es­tán res­pe­tan­do los lí­mi­tes de las ori­llas ni las pro­fun­di­da­des de es­car­be, y de­bi­do a eso los man­tos freá­ti­cos ca­da vez se es­tán yen­do más aba­jo y se ge­ne­ra es­ca­sez de agua.

Ha­ce­mos un lla­ma­do a las au­to­ri­da­des es­ta­ta­les y fe­de­ra­les pa­ra que ven­gan a ha­cer una ins­pec­ción y com­prue­ben las mu­chas áreas que ya es­tán de­vas­ta­das. Las cri­bas es­tán oca­sio­nan­do un se­rio im­pac­to am­bien­tal ne­ga­ti­vo, es­tán ha­cien­do las co­sas mal, y a raíz de eso, no­so­tros, co­mo au­to­ri­dad de Eco­lo­gía, te­ne­mos que ac­tuar de la me­jor ma­ne­ra por el bien de la so­cie­dad, es­pe­cial­men­te por los que vi­ven cer­ca de al­gu­na cri­ba. En la ri­be­ra del río hay sie­te ne­go­cios que se de­di­can a la ex­trac­ción de ma­te­ria­les co­mo gra­va y are­na, y to­dos de al­gu­na u otra ma­ne­ra es­tán da­ñan­do la eco­lo­gía y la afec­ta­ción es gran­de. Ya com­pro­ba­mos que las cri­bas es­tán aca­ban­do con los ála­mos, es­tán mo­di­fi­can­do el cau­ce del río y per­ju­di­can­do los ve­ne­ros de agua que sir­ven pa­ra abas­te­cer los po­zos del mu­ni­ci­pio. Las cri­bas no le de­jan na­da al mu­ni­ci­pio, so­la­men­te pu­ro de­te­rio­ro, pues tam­bién ya has­ta las ca­lles que es­tán re­cién pa­vi­men­ta­das, por don­de pa­san los pe­sa­dos ca­rros, es­tán sien­do afectadas y los co­lo­nos ya nos lo hi­cie­ron sa­ber”, ase­gu­ra el di­rec­tor de Eco­lo­gía, Wál­ter Pé­rez.

MA­TÍAS RO­DRÍ­GUEZ

> Ma­qui­na­ria pe­sa­da ex­trae ma­te­rial del río.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.