PRI: opo­si­ción res­pon­sa­ble

El Debate de Guamuchil - - OPINIÓN - Gui­ller­mo.ruiz­de­te­re­[email protected]

Des­pués de va­rios me­ses de tran­si­ción ya se hi­zo el cam­bio de go­bierno y por los dis­cur­sos, las for­mas y los in­vi­ta­dos, nos da­mos cuen­ta de que es­ta­mos an­te más que un sim­ple cam­bio de ad­mi­nis­tra­ción. Si no po­de­mos vis­lum­brar un cam­bio de ré­gi­men, sí po­de­mos ver que va­rias co­sas se­rán di­fe­ren­tes: cam­bios bue­nos y ma­los, que ca­da uno ve­rá de­pen­dien­do de sus fi­lias y fo­bias.

No po­de­mos ol­vi­dar la cor­te­sía po­lí­ti­ca del pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor cuan­do, cons­cien­te de la fuer­za y la ca­pa­ci­dad de un man­da­ta­rio en fun­cio­nes, le agra­de­ció al pre­si­den­te Pe­ña por ha­ber­se man­te­ni­do al mar­gen du­ran­te la con­tien­da elec­to­ral. Lue­go acla­ró mu­chas de las co­sas que veía mal, y aun­que al­gu­nos les pa­re­ció crí­ti­ca, fue un dis­cur­so ob­vio pa­ra los que le die­ron tal apo­yo po­pu­lar.

Ob­via­men­te, y me ha to­ca­do ser tes­ti­go de va­rios cam­bios de go­bierno, los que lle­gan es­tán en­tu­sias­ma­dos; in­clu­so eu­fó­ri­cos por­que creen que to­do se pue­de cam­biar, mo­di­fi­car, ha­cer me­jor. Lue­go la reali­dad les va ha­cien­do ver lo po­si­ble; pe­ro de­be­rán des­cu­brir nue­vas for­mas com­pa­ñe­ro del dia­rio “No­ve­da­des”, Ma­rio Mel­gar Ada­lid, con­se­je­ro fun­da­dor de la Ju­di­ca­tu­ra Ju­di­cial Fe­de­ral, en su pe­rió­di­co de hoy (que no se de­ja re­pro­du­cir por­que tam­bién pa­ra ese to­do es di­ne­ro y a lo me­jor has­ta me arries­go a que me de­man­de Ealy Or­tiz, si en­tre­sa­co un pá­rra­fo del ar­tícu­lo de mi ami­go):

“Los ma­gis­tra­dos y jue­ces fe­de­ra­les, los que re­suel­ven las nor­mas ge­ne­ra­les que vio­len los de­re­chos hu­ma­nos ten­drán que de­ter­mi­nar la cons­ti­tu­cio­na­li­dad de la Ley Fe­de­ral de Ser­vi­cio Pú­bli­co. El ar­tícu­lo cons­ti­tu­cio­nal (127 ) se­ña­la que nin­gún ser­vi­dor pú­bli­co ga­na­rá más que el pre­si­den­te y otro (el 94) que los sa­la­rios de los jue­ces no pue­den re­du­cir­se”.

Si no mal en­tien­do, los re­bel­des a la aus­te­ri­dad re­sul­tan ser “JUEZ Y PAR­TE”.

Pues a ver có­mo le ha­cen pa­ra sub­sa­nar es­ta Con­tra­dic­ción Cons­ti­tu­cio­nal AMLO ya di­jo y re­pi­tió que al que no le gus­te el suel­do del go­bierno, sien­do su prin­ci­pal in­ten­ción ga­nar di­ne­ro, que lo bus­quen en otra ac­ti­vi­dad, no en la de ser­vir a su país y a su pue­blo.

OTROS QUE­JO­SOS DE LA AUS­TE­RI­DAD “Ser­gio Ma­yer, dipu­tado fe­de­ral de Mo­re­na, se que­jó de que su die­ta es in­su­fi­cien­te pa­ra cos­tear su es­ti­lo de vi­da”. No tar­da­ron sus com­pa­ñe­ros en con­tes­tar­le: “el se­na­dor (o dipu­tado) le ha­ce un ser­vi­cio al pue­blo de Mé­xi­co y no es una po­si­ción pa­ra en­ri­que­cer­se”, sos­tu­vie­ron le­gis­la­do­res de su mis­mo par­ti­do.

Ri­car­do Ahued Bar­dahuil, tam­bién mo­re­nis­ta, le di­jo: “Ve­ni­mos a con­tri­buir. El que quie­ra tra­ba­jo que bus­que em­pleo en otro la­do, es­te es un ser­vi­cio a la na­ción. No he vi­vi­do de la po­lí­ti­ca sino de a lo que me he de­di­ca­do, que es el sec­tor em­pre­sa­rial. Pa­ra mí es un ho­nor es­tar en el Se­na­do. Sa­be­mos que te­ne­mos que co­la­bo­rar con es­te pro­yec­to de na­ción del li­cen­cia­do An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor. No ve­ni­mos por di­ne­ro. No ve­ni­mos por suel­do ni por fue­ro. Es un ho­nor po­der con­tri­buir y si te­ne­mos que po­ner­le de nues­tro bol­si­llo se­rá un ho­nor pa­ra con­tri­buir con es­te país que ne­ce­si­ta cam­bios fun­da­men­ta­les

que les per­mi­tan man­te­ner su rum­bo.

Vi­vi­mos en un sis­te­ma en que no to­do es res­pon­sa­bi­li­dad del eje­cu­ti­vo fe­de­ral. Los otros dos po­de­res de la Unión tie­nen una fun­ción que desem­pe­ñar; in­clu­so, los par­ti­dos po­lí­ti­cos van a ju­gar su papel: y no pue­de ser so­lo que­jar­se y de­cir que lo que ha­ce el ofi­cia­lis­mo es­tá mal o equi­vo­ca­do.

Du­ran­te 12 años el PAN fue go­bierno y se dio cuen­ta que mu­cho de lo que cri­ti­ca­ban lo te­nían que se­guir ha­cien­do. Hoy lle­ga la iz­quier­da y se­gu­ra­men­te va­rias co­sas que cri­ti­ca­ban las van a re­pli­car. Oja­lá es­to sir­va pa­ra que nues­tra de­mo­cra­cia ma­du­re y, en los distintos cam­bios de go­bierno que ven­drán, la opo­si­ción crí­ti­ca sea me­jor; una bue­na opo­si­ción ayu­da a ha­cer buen go­bierno. Se­gu­ra­men­te, el pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor cree en la opo­si­ción só­li­da por­que la ha en­car­na­do y es des­de don­de ob­tu­vo gran par­te de su ca­pi­tal po­lí­ti­co, co­men­zan­do des­de la con­for­ma­ción de su go­bierno “le­gí­ti­mo” en 2006.

Mé­xi­co ne­ce­si­ta una opo­si­ción in­te­li­gen­te, ma­du­ra y que sir­va al país y esa no se ha­ce con “no”, se ha­ce con “có­mo”; di­sin­tien­do con fir­me­za e in­te­li­gen­cia; con apoyar en lo que se cree que es­tá bien y no yén­do­se por el ca­mino fá­cil de la crí­ti­ca cons­tan­te.

El PRI es quien ha es­ta­do más años en el go­bierno y vien­do su tran­si­tar, a com­pa­ra­ción de otros paí­ses, nos da­mos cuen­ta de que ha en­tre­ga­do bue­nas cuen­tas y por eso tie­ne que ser esa opo­si­ción pa­ra me­jo­rar la con­di­ción de mi­llo­nes de me­xi­ca­nos que no van a te­ner la gra­cia de te­ner el suel­do que te­ne­mos se­na­do­res y dipu­tados”. Pe­ro hu­bo ¡PA­NIS­TAS! que no se que­da­ron atrás. La se­na­do­ra Mart­ha Cecilia Már­quez Al­va­ra­do, le con­tes­to a Ma­yer, así: “Si no al­can­za la die­ta es pro­ble­ma de ca­da quien. Yo creo que te­ne­mos hoy más que nun­ca un re­cla­mo so­cial de los ciu­da­da­nos que quie­ren que los dipu­tados y los se­na­do­res nos com­por­te­mos a la al­tu­ra de la dig­ni­dad que me­re­ce­mos to­dos. En­ton­ces te­ne­mos que dar ejem­plo de trans­pa­ren­cia, de ren­di­ción de cuen­tas, de dis­ci­pli­na, de ca­pa­ci­dad, que pa­ra eso fui­mos elec­tos”. Mien­tras que Víc­tor Os­wal­do Fuen­tes, se­na­dor del PAN tam­bién, ase­ve­ró:”Hay que ajus­tar­nos a esa jus­ta me­dia­nía en el ser­vi­cio pú­bli­co de la que ha­bla­ba Juá­rez. Quie­nes quie­ran te­ner al­gu­nos lu­jos adi­cio­na­les hay que po­ner­se a tra­ba­jar en sus tiem­pos li­bres en otras co­sas que les re­di­túen en el ejer­ci­cio de ser­vi­cios aca­dé­mi­cos, pro­fe­sio­na­les, co­mer­cia­les, otro in­gre­so. No sé pue­de ha­cer­se del di­ne­ro del pue­blo”.

Fe­li­ci­da­des, pre­si­den­te

, por arar en tie­rra fér­til.

¿Y LOS GO­BER­NA­DO­RES?

Pues esos tam­bién iban por la­na , pe­ro sa­lie­ron … re­sig­na­dos. No lo di­je­ron de en­tra­da… pe­ro fue ob­vio en su reunión con el pre­si­den­te que no les gus­ta que les cui­den las ma­nos. Pe­ro ni mo­do . Así es­tán las co­sas. Cuán­tos go­ber­na­do­res la­dro­nes no es­tán por ahí hu­yen­do de la JUS­TI­CIA (a ver si con mo­che los de­jan es­ca­par) .

Há­bil­men­te el pre­si­den­te les dio a los gó­bers por su la­do: No se me­te­rán sus su­per­de­le­ga­dos en ma­te­ria de Se­gu­ri­dad, que eso es “lo su­yo”, y a ver co­mo lo ha­cen por­que hay tan­tos que car­gan de­li­tos muy gra­ves, que más les va­le a los su­per­vi­vien­tes de los par­ti­dos apa­lea­dos y por su­pues­to de Mo­re­na, por­tar­se de­cen­te­men­te. To­dos de acuer­do , me­nos dos, El Bron­co, de Nue­vo León (si no se ha­ce lo que pi­do, le di­ré a los regios que no pa­guen im­pues­tos fe­de­ra­les). El otro re­bel­de es Au­reo­les de Mi­cho­cán, del PRD, ín­ti­mo de Pe­ña Nie­to.

con­gruen­te. Con esa vi­sión en men­te, la Pre­si­den­ta del CEN del PRI, Clau­dia Ruiz Mas­sieu, pro­mue­ve al par­ti­do pa­ra ser la opo­si­ción res­pon­sa­ble que ana­li­ce, es­tu­die y fun­da­men­te la crí­ti­ca o el apo­yo pa­ra la crea­ción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas óp­ti­mas. En mu­chos paí­ses exis­te una opo­si­ción, con pre­su­pues­to y apo­yo pú­bli­co, co­mo par­te del sis­te­ma po­lí­ti­co y que son es­cu­cha­dos y con­si­de­ra­dos. En Mé­xi­co no te­ne­mos un sis­te­ma par­la­men­ta­rio don­de la opo­si­ción sea ca­si par del go­bierno, por lo que el par­ti­do de­be­rá rein­ven­tar­se pa­ra ser­lo y dar se­gui­mien­to pun­tual a plan­tea­mien­tos, obras, pro­pues­tas, pre­su­pues­tos e im­ple­men­ta­ción de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas y pro­gra­mas de go­bierno. Es­ta ope­ra­ción se­rá una opor­tu­ni­dad pa­ra que el par­ti­do se for­ta­lez­ca co­mo opo­si­ción; pa­ra que no gri­te so­la­men­te, sino que su crí­ti­ca ten­ga fun­da­men­to y sus­ten­te sus di­chos. Es­te ejer­ci­cio se de­be de re­pli­car a nivel es­ta­tal por­que to­dos los priis­tas de­be­mos de par­ti­ci­par. El PRI de­be de ser una opo­si­ción du­ra, fuer­te, cla­ra e, in­clu­so, de apo­yo a bue­nas po­lí­ti­cas pú­bli­cas cuan­do lo crea ne­ce­sa­rio.

Ya pa­sa­mos la pri­me­ra prue­ba: la to­ma de po­se­sión. Nues­tros re­pre­sen­tan­tes, se­na­do­res y dipu­tados, se por­ta­ron a la al­tu­ra. Los priis­tas de­be­mos de unir­nos y apoyar es­ta idea: es­cri­bir, te­ner en­tre­vis­tas y pu­bli­ci­tar qué y có­mo que­re­mos in­ci­dir en ca­da uno de los te­mas de de­ba­te pú­bli­co. Jun­tos po­de­mos ha­cer bue­nas pro­pues­tas. Tra­ba­je­mos uni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.