Amar­ga Na­vi­dad

El Debate de Guamuchil - - | OPINIÓN - Ca­tón ar­man­do­ca­[email protected] afa­ca­[email protected] Mart­ha Cha­pa Twit­ter: @mart­ha_­cha­pa

Es­te ami­go mío lle­vó por mu­chos años en el co­ra­zón cla­va­da una espina más cruel que aque­lla que ator­men­tó a Ma­cha­do. Su­ce­de que tie­ne una hi­ja her­mo­sa co­mo el sol, y co­mo el sol bri­llan­te y cá­li­da. Cuan­do a esa ni­ña le lle­gó el tiem­po de ser mu­jer, va­le de­cir el tiem­po de so­ñar, so­ñó con te­ner una fies­ta de 15 años co­mo de cuen­to de ha­das. Lu­ci­ría un ves­ti­do de prin­ce­sa; bai­la­ría su vals en el sa­lón de es­pe­jos y can­di­les de un pa­la­cio real. Por des­gra­cia mi ami­go es­ta­ba en esos días em­pe­ña­do en una hon­ro­sa lu­cha uni­ver­si­ta­ria, y to­dos sus re­cur­sos se le ha­bían ido en ella. La fies­ta de 15 años de su hi­ja, en­ton­ces, se lle­vó a ca­bo en la co­che­ra de su ca­sa. El ves­ti­do que lle­vó la be­llí­si­ma quin­cea­ñe­ra fue, con los arre­glos ne­ce­sa­rios, el ves­ti­do de no­via que su ma­má lle­vó el día de su bo­da. Esa mis­ma no­che, cuan­do los po­cos in­vi­ta­dos se re­ti­ra­ron a sus ca­sas, mi ami­go le pro­me­tió a su hi­ja que cuan­do ella se ca­sa­ra le ha­ría la fies­ta que esa no­che no le ha­bía po­di­do ha­cer. En­ton­ces se sa­ca­ría la espina. La ni­ña lo abra­zó, amo­ro­sa, y le di­jo que no que­ría que su pa­pá lle­va­ra aque­lla espina. Pa­sa­ron los años, y cuan­do la hi­ja de mi ami­go se ca­só él le hi­zo una fies­ta de en­sue­ño. Fue en el me­jor ho­tel de la ciudad, con un ban­que­te que de­jó me­mo­ria por lo abun­dan­te y su­cu­len­to y una or­ques­ta que so­na­ba me­jor que la de Paul Wes­ton o Percy Faith. To­dos esos re­cuer­dos se le vi­nie­ron a mi ami­go a la men­te y al co­ra­zón cuan­do le­yó la no­ta acer­ca de la mu­cha­chi­ta que al cum­plir 15 años se hi­zo re­tra­tar con su lin­do ves­ti­do de co­lor de ro­sa en la re­si­den­cia de Los Pi­nos, lu­gar an­tes ve­da­do al pue­blo,

En es­tos días de fin de año y de cam­bios de go­bierno no pu­de de­jar de te­ner pre­sen­te aque­lla can­ción in­ter­pre­ta­da con­mo­ve­do­ra­men­te por Ama­lia Men­do­za que em­pie­za con la inol­vi­da­ble fra­se de: “Di­ciem­bre me gus­tó pa que te va­yas…”.

Me re­fie­ro al año que ya con­clu­ye y abar­ca lo mis­mo lo­gros y omi­sio­nes res­pec­to a los pla­nes que hi­ci­mos, y así tam­bién a sa­tis­fac­cio­nes y mo­men­tos di­fí­ci­les y pro­ble­mas que de­bi­mos de re­sol­ver de la me­jor ma­ne­ra, y des­de lue­go nue­vos re­tos que se pos­po­nen para el año si­guien­te. Pe­ro en to­do ca­so, dar­le vuel­ta ya a la pá­gi­na. Por otra par­te, es in­sos­la­ya­ble la realidad de nues­tros días y de fe­chas cí­vi­cas cla­ve del ca­len­da­rio nacional có­mo es el cie­rre del go­bierno de Pe­ña Nie­to y el que se inau­gu­ró ya con An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, aun­que no que­re­mos ver tan­to ha­cia atrás y al pa­re­cer pre­fe­ri­mos apli­car la do­sis re­cu­rren­te de la es­pe­ran­za ca­da vez que ini­cia­mos un se­xe­nio.

Y en con­so­nan­cia con la can­ción, no han de­ja­do de re­gis­trar­se si­mul­tá­nea­men­te ru­das de­ci­sio­nes y ac­cio­nes del go­bierno en­tran­te, que ade­más he­mos vis­to un tan­to apre­su­ra­do en tan po­co tiem­po y que ya con­lle­va erro­res y acier­tos, por lo que si­guien­do con la can­ción no re­sis­to igual­men­te la ten­ta­ción de avan­zar con la le­tra que si­gue, es de­cir: “…que sea tu cruel adiós mi Na­vi­dad”.

Es­ta Na­vi­dad en­ton­ces im­pli­ca un se­llo par­ti­cu­lar, ade­más de la en­vol­tu­ra de nues­tras tra­di­cio­nes pro­pias de la cultura po­pu­lar que in­clu­yen ar­bo­li­tos, es­fe­ras, reunio­nes para des­pe­dir el año con ami­gos y fa­mi­lia, gas­tro­no­mía de­li­cio­sa ali­nean­do en la me­sa fa­mi­liar lo mis­mo pa­vos hor­nea­dos, ro­me­ri­tos, pier­nas, lo­mos, en­sa­la­das de no­che­bue­na, pon­ches o ba­ca­lao, sin fal­tar las 12 uvas el co­to ex­clu­si­vo de po­der. Aplau­dí y si­go aplau­dien­do a Ló­pez Obra­dor por ha­ber de­vuel­to a la gen­te lo que de la gen­te era. No con­si­de­ro que su ac­ción ha­ya si­do de po­lí­ti­ca po­pu­lis­ta: pien­so que obe­de­ce a una au­tén­ti­ca vo­lun­tad de dar al pue­blo lo que per­te­ne­ce al pue­blo. Me con­mo­vió la his­to­ria de esa quin­cea­ñe­ra. Se­gu­ra­men­te a mi ami­go -el de la espina- lo con­mo­vió tam­bién. La his­to­rie­ta que ha­ce des­cen­der hoy el te­lón de es­ta co­lum­ne­ji­lla es al­go irre­ve­ren­te. Las per­so­nas que no gus­ten de leer his­to­rie­tas irre­ve­ren­tes sál­ten­se en la lec­tu­ra has­ta don­de di­ce: “FIN”. Su­ce­dió que un día lle­ga­ron al mis­mo tiem­po al Cie­lo una mon­ji­ta, una mu­jer ca­sa­da y una mu­cha­cha de ta­cón do­ra­da, va­le de­cir se­xo­ser­vi­do­ra. San Pe­dro, el após­tol de las lla­ves, re­ci­bió a las re­cién lle­ga­das fren­te a las puer­tas de la man­sión eter­na y pro­ce­dió a bus­car sus res­pec­ti­vos ex­pe­dien­tes a fin de asig­nar­les el lu­gar don­de de­bían es­tar. Le­yó el historial de la mon­ji­ta y di­jo lue­go: “Veo que de­di­cas­te to­da tu vi­da a la ora­ción y a ha­cer el bien a tu pró­ji­mo. Re­ci­be es­ta lla­ve de oro, que es la lla­ve del Cie­lo”. Le­yó en se­gui­da Si­món Pe­dro el ex­pe­dien­te de la mu­jer ca­sa­da. De­cla­ró: “Ob­ser­vo que tu vi­da fue de sa­cri­fi­cio; la ofren­das­te con ab­ne­ga­ción a tu es­po­so y a tus hi­jos. Al­gu­nas ve­ces, sin em­bar­go, sen­tis­te ga­nas de re­tor­cer­les el pes­cue­zo. De­be­rás ex­piar esa se­cre­ta cul­pa an­tes de en­trar al Cie­lo. To­ma es­ta lla­ve de pla­ta, que es la lla­ve del pur­ga­to­rio”. Pro­ce­dió por úl­ti­mo a leer el ex­pe­dien­te de la mu­cha­cha de ta­cón do­ra­do. Esa lec­tu­ra le to­mó el res­to de esa ma­ña­na y par­te de la tar­de. Tras de ce­rrar por fin aquel grue­so le­ga­jo se se­có el sudor que le per­la­ba la cal­va, se com­pu­so la túnica y di­jo a la se­xo­ser­vi­do­ra: “Veo aquí que eres mu­jer sen­sual, li­bi­di­no­sa, las­ci­va, vo­lup­tuo­sa, lú­bri­ca, vi­cio­sa, con­cu­pis­cen­te, lu­ju­rio­sa, sa­laz y li­cen­cio­sa. To­ma es­ta lla­ve de bron­ce”. Pre­gun­tó, de­sola­da, la mu­cha­cha: “¿Es la lla­ve del in­fierno?”. Re­pli­có San Pe­dro ba­jan­do la voz: “No. Es la lla­ve de mi de­par­ta­men­to”. FIN.

me­ro día que cie­rra un año y se abre otro.

Al igual, co­mo mu­chos me­xi­ca­nos de­cía­mos, han ce­le­bra­do el ini­cio de una nue­va ges­tión gu­ber­na­men­tal en tan­to mu­chos otros tam­bién la cri­ti­can acer­ba­men­te en tér­mi­nos de un es­ti­lo muy si­mi­lar al que vi­vi­mos en la eta­pa eche­ve­rris­ta, no só­lo con su au­to­ri­ta­ris­mo implícito, sino con sus fol­clo­ris­mo co­mo sus­ti­tu­tos de un na­cio­na­lis­mo más ge­nuino y pro­fun­do.

Asi­mis­mo, he­mos de de­jar esas po­si­cio­nes ma­ni­queas de que to­do lo del se­xe­nio pa­sa­do es­tu­vo mal, pues tam­bién hay co­sas res­ca­ta­bles y al­gu­nos avan­ces, co­mo tam­bién que no sa­ta­ni­ce­mos de an­te­mano al en­tran­te y que has­ta se lle­gue a de­cir que el pre­si­den­te ac­tual de se­gu­ro va a bus­car la re­elec­ción en su mo­men­to.

Di­ga­mos adiós en­ton­ces a esas ten­den­cias ex­tre­mas o ra­di­ca­les, por un jui­cio crí­ti­co y ma­du­ro (tan le­jano o na­da que ver con el pre­si­den­te ve­ne­zo­lano), así co­mo lú­ci­do y pro­po­si­ti­vo, so­bre to­do en tér­mi­nos de que nun­ca nos apar­te­mos de la ley, ni de la Cons­ti­tu­ción y de nues­tras ins­ti­tu­cio­nes e in­clu­so que las for­ta­lez­ca­mos, man­te­nién­do­nos siem­pre vi­gi­lan­tes de que las de­ci­sio­nes de nues­tros go­ber­nan­tes apun­ten a un pro­yec­to nacional con li­ber­ta­des, jus­ti­cia, com­ba­te a la co­rrup­ción con sus de­bi­dos cas­ti­gos y san­cio­nes para quie­nes in­cu­rran en fal­tas, y muy es­pe­cial­men­te des­de mi pun­to de vis­ta, a erra­di­car la po­bre­za y la fal­ta de opor­tu­ni­da­des que to­da­vía en por­cen­ta­jes sig­ni­fi­ca­ti­vos la­ce­ra nues­tros días.

Qui­tar­le si­mul­tá­nea­men­te al ros­tro de Mé­xi­co ese re­fle­jo no­ci­vo del cau­di­lla­je, los fal­sos pro­fe­tas, los de­ma­go­gos, el au­to­ri­ta­ris­mo o el Tla­toa­ni ilu­mi­na­do su­pues­ta­men­te ca­ris­má­ti­co. La ver­da­de­ra so­lu­ción no es­tá en una sola per­so­na, sino de la so­cie­dad en su con­jun­to.

Ten­ga­mos pues es­ta vi­sión de nues­tros cam­bios, con­ven­ci­dos y fir­mes de que te­ne­mos que res­pon­sa­bi­li­zar­nos y ac­tuar a fin de que es­ta Na­vi­dad no re­sul­te amar­ga ni an­gus­tian­te.

Una ta­rea que nos es­pe­ra a to­dos en lo in­di­vi­dual, fa­mi­liar y so­cial, para aca­bar con lo que es­té mal pe­ro tam­bién con­ser­var lo que tan­to tra­ba­jo nos ha da­do cons­truir, más allá de ocu­rren­cias, ca­pri­chos y ex­tra­va­gan­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.