Ca­ba­ñue­las, el mé­to­do del pa­sa­do pa­ra sa­ber el cli­ma

El cálcu­lo po­pu­lar in­di­ca que los pri­me­ros 12 días re­pre­sen­tan un año. El 13 ini­ció la cuen­ta re­gre­si­va Es una me­di­da tra­di­cio­nal de con­teo que sir­ve pa­ra pro­nos­ti­car el cli­ma que se pre­sen­ta­rá du­ran­te el año

El Debate de Guamuchil - - GUAMÚCHIL - ≋Es­me­ral­da Ba­ñue­los es­me­ral­da.ba­nue­[email protected]­ba­te.com.mx

El con­teo tra­di­cio­nal uti­li­za­do por campesinos pa­ra pre­de­cir el cli­ma que pre­va­le­ce­rá du­ran­te el año ini­ció ayer, pe­ro aho­ra en cuen­ta re­gre­si­va. El uso de las ca­ba­ñue­las ha per­mi­ti­do por ge­ne­ra­cio­nes pro­nos­ti­car el cli­ma pa­ra pro­te­ger me­jor las siem­bras agrí­co­las. En ge­ne­ral, es una me­di­da pre­ven­ti­va que se uti­li­za pa­ra un me­jor de­sa­rro­llo de las ac­ti­vi­da­des en las co­mu­ni­da­des ru­ra­les. Significado

Los cre­yen­tes ase­gu­ran que se­gún co­mo se com­por­te el cli­ma du­ran­te los pri­me­ros 12 días del año, así se man­ten­drá el res­to del año. Las ca­ba­ñue­las son un con­jun­to de las va­ria­cio­nes de tiem­po que tie­nen lu­gar los pri­me­ros días de enero y agos­to y que sir­ven pa­ra pro­nos­ti­car la ten­den­cia del cli­ma du­ran­te ca­da uno de los me­ses del

mis­mo año o del si­guien­te. Es un mé­to­do que ha he­re­da­do por ge­ne­ra­cio­nes y aún se uti­li­za por ha­bi­tan­tes de las co­mu­ni­da­des ru­ra­les. Los orí­ge­nes se en­cuen­tran en la ci­vi­li­za­ción ma­ya, que uti­li­za­ban di­cho con­teo. Agri­cul­tor

El se­ñor Dio­ni­sio López Sán­chez, del Ran­chi­to de Los Ga­xio­la, mu­ni­ci­pio de Mo­co­ri­to, re­la­ta que des­de pe­que­ño escuchaba so­bre el con­teo que lle­va­ban sus abue­los, su padre y tíos, pa­ra po­der te­ner una me­di­ción de los pro­nós­ti­cos del cli­ma. “La gen­te de an­tes las usa­ban co­mo re­glas pa­ra sa­ber cuán­do iba llo­ver, por ejem­plo, co­mo aho­ra llo­vió en enero, su­pues­ta­men­te es­to in­di­ca que va llo­ver en el mes de no­viem­bre. To­da­vía al­gu­nas gen­tes de los po­bla­dos la si­guen uti­li­zan­do pe­ro al­gu­nos no creen ya por­que ya ve que es­tá muy di­fe­ren­te el cli­ma a có­mo era an­tes.” Cam­bio cli­má­ti­co. El se­ñor Dio­ni­sio López Sán­chez co­men­ta que de­bi­do a la ines­ta­bi­li­dad que exis­te en el cli­ma es­to ha afec­ta­do que las ca­ba­ñue­las fun­cio­nen con ma­yor exac­ti­tud por­que aho­ra no se sa­be bien cuán­do va llo­ver. Re­cuer­da que “en aque­llos tiem­pos ha­bía mu­cha llu­via des­de no­viem­bre has­ta los me­ses de enero, por­que me acuer­do de las fies­tas que ha­cían en el ran­cho y nos caían unos llo­vi­do­nes”. Có­mo fun­cio­na El mé­to­do usa­do por los campesinos con­sis­te en que el pri­mer día del mes de enero equi­va­le a un mes del año y así su­ce­si­va­men­te has­ta lle­gar el día 12.

En el día 13 con­ti­núa a la in­ver­sa; es de­cir, se­ría nue­va­men­te el mes de di­ciem­bre, has­ta lle­gar al día 24. Mien­tras que el día 25, los me­ses cam­bia­rían ca­da 12 ho­ras; es de­cir, ese día co­rres­pon­de­ría al mes de enero y fe­bre­ro. Y pa­ra el día 31, ca­da dos ho­ras se tra­ta­ría de un mes.

DA­NIEL AYA­LA

> Los campesinos las si­guen uti­li­zan­do pa­ra me­dir el cli­ma du­ran­te el res­to del año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.