Go­bierno y Congreso

El Debate de Guasave - - SINALOA - Aa­rón Sán­chez sa­naa­[email protected]

Los Po­de­res Eje­cu­ti­vo y Le­gis­la­ti­vo de Si­na­loa de­ben po­ner­se a tra­ba­jar en aque­llo que es real­men­te ur­gen­te y sus­tan­cial: cons­truir el pre­sen­te y el futuro de la en­ti­dad. Man­te­ner una in­ter­mi­na­ble dispu­ta so­bre asun­tos po­co pro­duc­ti­vos no be­ne­fi­cia a na­die. Tam­po­co so­lu­cio­na los pro­ble­mas so­cia­les y pro­duc­ti­vos que afec­tan a la re­gión.

Ya es tiem­po de aten­der lo im­por­tan­te. La eco­no­mía si­na­loen­se tie­ne va­rios años de es­tan­ca­mien­to. Ade­más, exis­te un fuer­te re­za­go en los in­di­ca­do­res so­cia­les. Go­bierno de Si­na­loa y Congreso del Es­ta­do de­ben dia­lo­gar y acor­dar ac­cio­nes es­pe­cí­fi­cas pa­ra dar ori­gen a una nue­va eco­no­mía es­ta­tal, más di­ná­mi­ca y con ma­yor ca­pa­ci­dad de cre­ci­mien­to.

Es ne­ce­sa­rio po­ner en mar­cha una nue­va es­tra­te­gia eco­nó­mi­ca. De ca­ra a los cam­bios que se observan en el futuro, es fun­da­men­tal que Si­na­loa cuen­te con un pro­yec­to de desa­rro­llo de lar­go pla­zo, cu­yos ob­je­ti­vos sean so­cial­men­te com­par­ti­dos y que re­de­fi­nan una vo­ca­ción pro­duc­ti­va que po­si­bi­li­te la ge­ne­ra­ción de nue­vos em­pleos y ma­yo­res in­gre­sos.

La eco­no­mía de Si­na­loa ne­ce­si­ta cre­cer, crear em­pleos, me­jo­res sa­la­rios, im­pul­sar el desa­rro­llo re­gio­nal, au­men­tar la ca­li­dad de vi­da de la po­bla­ción y te­ner ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas só­li­das y con ma­yor ca­pa­ci­dad pa­ra pro­mo­ver la transformación. Go­bierno y Congreso ya no de­ben per­der el tiem­po en dispu­tas es­té­ri­les. Los te­mas ur­gen­tes y prio­ri­ta­rios es­tán muy de­fi­ni­dos.

Se re­quie­ren re­for­mas ju­rí­di­cas de fon­do. Pen­sar en una nue­va Cons­ti­tu­ción, pe­ro tam­bién en una nue­va ley elec­to­ral, y nue­vas le­yes de planeación y de in­ver­sio­nes. Igual­men­te, hay que pro­mo­ver mo­di­fi­ca­cio­nes fis­ca­les y fi­nan­cie­ras que es­ti­mu­len la crea­ción de em­pre­sas y la ma­te­ria­li­za­ción de pro­yec­tos es­tra­té­gi­cos de al­to im­pac­to en in­fraes­truc­tu­ra y en nue­vas po­lí­ti­cas de desa­rro­llo so­cial.

En es­tos tiem­pos es in­dis­pen­sa­ble in­cen­ti­var la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na en el di­se­ño e ins­tru­men­ta­ción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas. Es­to no es un sim­ple asun­to de le­yes, sino de con­ven­ci­mien­tos y acuer­dos so­cia­les en torno a un nue­vo pro­yec­to de es­ta­do. Es ne­ce­sa­rio pro­mo­ver pac­tos so­cia­les o alian­zas ciu­da­da­nas, am­plias, in­clu­yen­tes y par­ti­ci­pa­ti­vas.

En la ac­tua­li­dad, la prin­ci­pal for­ta­le­za que tie­ne una en­ti­dad fe­de­ra­ti­va es el for­ta­le­ci­mien­to de su mer­ca­do in­terno. Por ello hay que prio­ri­zar las le­yes y las po­lí­ti­cas pú­bli­cas que fo­men­ten el desa­rro­llo re­gio­nal. Si­na­loa tie­ne que apro­ve­char de me­jor ma­ne­ra su te­rri­to­rio y sus re­cur­sos na­tu­ra­les. Hay que ha­cer pro­duc­ti­va la sie­rra, dar nue­vo ím­pe­tu a pes­ca, mi­ne­ría y a la in­dus­tria ru­ral.

So­bre to­do, es ur­gen­te con­tar con le­yes que pro­pi­cien una ma­yor di­ver­si­fi­ca­ción pro­duc­ti­va. Pro­du­cir ali­men­tos ya no es su­fi­cien­te. La di­ver­si­fi­ca­ción es ne­ce­sa­ria, ur­gen­te e inevi­ta­ble. Es ne­ce­sa­rio dar un im­pul­so di­fe­ren­te a Si­na­loa. Así lo exi­ge la cons­truc­ción de un me­jor futuro pa­ra to­dos. Go­bierno y Congreso de­ben su­pe­rar sus con­flic­tos y tie­nen que tra­ba­jar unidos.

«Es ne­ce­sa­rio dar un im­pul­so di­fe­ren­te a Si­na­loa. Así lo exi­ge la cons­truc­ción de un me­jor futuro pa­ra to­dos. Go­bierno y Congreso de­ben su­pe­rar sus con­flic­tos y tie­nen que tra­ba­jar unidos»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.