VÍC­TI­MAS DEL DE­LI­TO EN MÉ­XI­CO»

El in­ves­ti­ga­dor del fe­nó­meno mi­gra­to­rio en el país y fun­da­dor de la or­ga­ni­za­ción Ma­zatlán Fra­terno se­ña­la que el in­cre­men­to en el des­pla­za­mien­to de cen­troa­me­ri­ca­nos obe­de­ce a la fal­ta de em­pleo, pe­ro tam­bién a la fuer­te vio­len­cia

El Debate de Los Mochis - - TERCER PISO - ≋Ce­ci­lia Ba­rrón ce­ci­lia.ba­[email protected]­ba­te.com.mx

Son mi­les los pies hon­du­re­ños que han ar­ma­do su an­dar en te­rri­to­rio me­xi­cano. Los ojos de Omar Li­zá­rra­ga Mo­ra­les los ha vis­to cru­zar sue­lo si­na­loen­se muy cer­qui­ta de las vías del tren.

Para el ga­na­dor del Pre­mio 2018 de In­ves­ti­ga­ción que otor­ga la Aca­de­mia Me­xi­ca­na de Cien­cias (AMC), los pa­sos de los ex­pa­tria­dos han si­do más cons­tan­tes des­de fi­na­les de oc­tu­bre e ini­cios de no­viem­bre con la lle­ga­da al es­ta­do de la pri­me­ra ca­ra­va­na mi­gran­te: «En Hon­du­ras se in­cre­men­ta­ron los des­pla­za­dos for­za­dos en los úl­ti­mos cin­co años. No so­lo se tra­ta de una mi­gra­ción eco­nó­mi­ca que bus­ca em­pleo, sino que son ex­pul­sa­dos de sus paí­ses, hu­yen­do de la vio­len­cia», es­ta es la hi­pó­te­sis que man­tie­ne el in­ves­ti­ga­dor ma­zatle­co que ha ba­sa­do su tra­ba­jo en es­tu­diar te­mas re­la­cio­na­dos al tu­ris­mo y a las mi­gra­cio­nes.

µ Ex­pul­sa­dos a su suer­te

De acuer­do con el tam­bién pre­si­den­te y fun­da­dor de la or­ga­ni­za­ción de apo­yo al mi­gran­te Ma­zatlán Fra­terno, de­trás de ca­da uno de los hon­du­re­ños, en­tre hom­bres, mu­je­res, ni­ños y ni­ñas que via­jan en esas ca­ra­va­nas, hay una his­to­ria de har­taz­go an­te su si­tua­ción, no so­lo eco­nó­mi­ca, sino de se­gu­ri­dad. Han lle­ga­do al gra­do de po­ner su pro­pia vi­da en ries­go y la de los su­yos in­ten­tan­do cru­zar tres fron­te­ras para pi­sar sue­lo nor­te­ame­ri­cano, pe­ro la sa­li­da de su país de ori­gen no les ga­ran­ti­za que el pe­li­gro en el ca­mino sea me­nor, ex­pli­có el ac­ti­vis­ta.

Lo an­te­rior que­dó re­gis­tra­do en los re­sul­ta­dos de una en­cues­ta apli­ca­da es­te año y en el 2017 en 400 cues­tio­na­rios por par­te de la or­ga­ni­za­ción que re­pre­sen­ta: «En la en­cues­ta se de­tec­tó que, de ca­da diez, ocho son víc­ti­mas de un de­li­to en Mé­xi­co, y los de­li­tos que se­ña­lan son prin­ci­pal­men­te ro­bo, ex­tor­sión, se­cues­tros, vio­la­cio­nes y tam­bién trá­fi­co de ór­ga­nos. No se ha po­di­do com­pro­bar es­te úl­ti­mo, hay nu­los ha­llaz­gos so­bre es­te cri­men en la PGR, pe­ro ellos cuen­tan que los se­cues­tran, ex­traen sus ór­ga­nos y los ven­den en el mer­ca­do ne­gro», se­ña­la Li­zá­rra­ga Mo­ra­les.

µ «Vi­si­tan­tes no bien­ve­ni­dos»

Des­de su for­ma­ción co­mo in­ves­ti­ga­dor, Ma­zatlán ha si­do el la­bo­ra­to­rio para Omar Li­zá­rra­ga. Ha in­ves­ti­ga­do las mi­gra­cio­nes que vie­nen del nor­te, de Es­ta­dos Uni­dos, que se ins­ta­lan por cor­tas o lar­gas tem­po­ra­das en el Pa­cí­fi­co me­xi­cano. Se tra­ta de mi­gra­cio­nes pla­cen­te­ras, por­que vie­nen y dis­fru­tan de las bon­da­des de la re­gión en in­vierno, una mi­gra­ción bien­ve­ni­da, por ser per­so­nas sol­ven­tes, pe­ro afir­ma que el otro la­do de la pe­lí­cu­la se cuen­ta con los mi­gran­tes pro­ve­nien­tes de Cen­tro y Su­da­mé­ri­ca: «Vie­nen en con­di­cio­nes di­fe­ren­tes, no son bien­ve­ni­dos y su­fren mu­cho en te­rri­to­rio me­xi­cano. Es una con­tra­dic­ción en Mé­xi­co que unos mi­gran­tes sí sean bien­ve­ni­dos y otros no. Un con­cep­to que he acu­ña­do para ex­pli­car el fe­nó­meno es la apo­ro­fo­bia: el re­cha­zo u odio a las per­so­nas po­bres».

Co­mo ca­te­drá­ti­co des­de ha­ce seis años tam­bién de la UAS, pre­pa­ra la pu­bli­ca­ción de un li­bro so­bre abu­sos y ries­gos de la mi­gra­ción cen­troa­me­ri­ca­na a lo lar­go de la Re­pú­bli­ca me­xi­ca­na ba­jo el con­cep­to de que tan­to en el país co­mo a ni­vel mun­dial los ex­tran­je­ros son bien re­ci­bi­dos mien­tras ten­gan re­cur­sos eco­nó­mi­cos.

µ De país de trán­si­to a na­ción des­tino An­te po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias ca­da vez más res­tric­ti­vas en los Es­ta­dos Uni­dos, en la úl­ti­ma dé­ca­da Mé­xi­co ha pa­sa­do de ser un país de trán­si­to a una na­ción des­tino, com­par­te el in­ves­ti­ga­dor: «Se pue­den ha­cer es­ti­ma­cio­nes por ser mi­gra­cio­nes irre­gu­la­res. De ca­da diez mi­gran­tes, cin­co son de­te­ni­dos en la fron­te­ra sur, otros tres son de­te­ni­dos en te­rri­to­rio me­xi­cano, y so­lo dos de ca­da diez se es­ti­ma que lle­gan a Es­ta­dos Uni­dos. Mu­chos de los que lo­gran lle­gar a Es­ta­dos Uni­dos son de­por­ta­dos tiem­po des­pués».

A tra­vés de las en­cues­tas apli­ca­das en su pa­so, Ma­zatlán Fra­terno ha con­fir­ma­do que un po­co más del 10 por cien­to de los mi­gran­tes ya no bus­ca lle­gar a Es­ta­dos Uni­dos, sino que quie­re asen­tar­se en un es­ta­do del te­rri­to­rio me­xi­cano, prin­ci­pal­men­te en Ba­ja Ca­li­for­nia, a tra­ba­jar en ma­qui­las: «Bus­can es­ta­dos fron­te­ri­zos con la in­ten­ción de in­sis­tir en una opor­tu­ni­dad de cru­zar al país ve­cino, pe­ro es in­tere­san­te que Mé­xi­co ya no so­lo es país de trán­si­to, sino que tam­bién ya se tra­ta de un país de des­tino de mi­gran­tes in­ter­na­cio­na­les»,

Ca­da vez son me­nos

La ca­ra­va­na mi­gran­te cen­troa­me­ri­ca­na que lle­gó a su­mar 7000 per­so­nas ha em­pe­za­do a di­sol­ver­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.