Lle­ga la Vi­lla Na­vi­de­ña a Tra­pi­che Mu­seo In­ter­ac­ti­vo

Por pri­me­ra vez, los vi­si­tan­tes dis­fru­ta­rán de la ale­gría de la Na­vi­dad en sus ins­ta­la­cio­nes Per­ma­ne­ce­rá has­ta el 6 de enero y cuen­ta con seis ca­sas in­ter­ac­ti­vas y una res­ba­la­di­lla de hie­lo

El Debate de Los Mochis - - | LOS MOCHIS -

dis­fru­tar de mu­chas ac­ti­vi­da­des y di­ver­tir­se a lo gran­de en Tra­pi­che Mu­seo In­ter­ac­ti­vo”, aña­dió Pe­ñue­las Cas­tro.

Los te­mas de ca­da ca­sa na­vi­de­ña in­ter­ac­ti­va son: ar­te, ex­pe­ri­men­tos, ju­gue­tes, jen­gi­bre y la ca­sa de San­ta Claus, así co­mo una gran­ja en la que po­drán en­con­trar ani­ma­les co­mo bo­rre­gui­tos y pa­tos. En es­ta ex­hi­bi­ción tam­bién se cuen­ta con es­pa­cios para co­no­cer a los osos po­la­res de Co­ca-Co­la y una es­tan­cia en don­de la fa­mi­lia po­drá con­vi­vir y dis­fru­tar de lo que Tra­pi­che Mu­seo In­ter­ac­ti­vo ellos.

tie­ne

para

µ Di­ver­sión

Los ni­ños dis­fru­ta­ron el día de ayer la es­tan­cia con San­ta Claus y la di­ver­sión de des­li­zar­se por una em­pi­na­da res­ba­la­di­lla cu­bier­ta con hie­lo, así co­mo pa­sar el tiem­po rea­li­zan­do ma­nua­li­da­des, co­mo dul­ces, ju­gue­tes y ex­pe­ri­men­tos, que com­bi­nan la di­ver­sión, la cien­cia, la edu­ca­ción y la Na­vi­dad de una ma­ne­ra sa­na y amable.

Sin du­da al­gu­na, es una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble que no se de­be per­der

La ma­gia de la Na­vi­dad lle­gó a Tra­pi­che Mu­seo In­ter­ac­ti­vo, en don­de por pri­me­ra vez se cuen­ta con es­ta Vi­lla Na­vi­de­ña

29

DÍAS du­ra­rá es­ta Vi­lla Na­vi­de­ña, que ini­ció ayer y ter­mi­na el 6 de enero.

na­die y que es­ta­rá por apro­xi­ma­da­men­te un mes en Tra­pi­che.

“Es­tá bien chi­la la res­ba­la­di­lla, te suben a un in­fla­ble y te des­li­zan con él. Mis ami­gos de­ben ve­nir y co­no­cer to­do por­que es­tá muy bo­ni­to to­do”, co­men­tó Éd­gar Cas­tro, vi­si­tan­te de la Vi­lla Na­vi­de­ña. La ex­po­si­ción “Mu­ñe­cas y ju­gue­tes de Mé­xi­co, jue­go, fe­li­ci­dad y nos­tal­gia”, por Lino Lu­go, de­no­ta una gran cu­rio­si­dad, ya que in­clu­ye to­do ti­po de ju­gue­tes que se usa­ban en los años 50 y có­mo evo­lu­cio­na­ron con el tiem­po has­ta la fe­cha. Es un lu­gar en el que el tiem­po se re­gre­sa y te tras­la­da a los mo­men­tos an­ti­guos en don­de la crea­ti­vi­dad se usa­ba para di­ver­sión y no ha­bía lí­mi­tes para la ima­gi­na­ción.

“Tam­bién te­ne­mos su­per­hé­roes. El sol­da­do que se lla­ma­ba an­tes hom-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.