Mi ciu­dad ha­ce 50 y 25 años

La Ju­di­cial an­da tam­bién tras la pis­ta de po­si­bles ban­das de abi­geos

El Debate de Los Mochis - - LOS MOCHIS - Mó­ni­ca Ruf­fo

14 de enero de 1968

Ba­ti­da con­tra abi­geos y ca­za­do­res. Una enér­gi­ca cam­pa­ña con­tra el abi­gea­to y los ca­za­do­res noc­tur­nos que es­tán diez­man­do la ga­na­de­ría re­gio­nal ha si­do em­pren­di­da por la sec­ción ga­na­de­ra de la Po­li­cía Ju­di­cial y, pa­ra el efec­to, se en­cuen­tra en la re­gión un gru­po de agen­tes es­pe­cia­les al man­do del je­fe de esa de­pen­den­cia, Ale­jan­dro Va­len­zue­la. El ele­va­do ín­di­ce de mor­tan­dad de ga­na­do por ba­las dis­pa­ra­das por ca­za­do­res noc­tur­nos, que con­fun­den a las re­ses con ve­na­dos, mo­ti­vó que los ga­na­de­ros de la zo­na exi­gie­ran una pron­ta ac­ción.

Pro­yec­tan au­men­to en cuo­tas de rie­go. An­te la ne­ce­si­dad de lo­grar una me­jor con­ser­va­ción del dis­tri­to de rie­go y aten­der me­jor los ser­vi­cios téc­ni­cos y ad­mi­nis­tra­ti­vos, la Co­mi­sión del Río Fuer­te plan­teó a los pe­que­ños agri­cul­to­res y eji­da­ta­rios la po­si­bi­li­dad de un au­men­to en la cuo­ta de agua por hec­tá­rea. La ini­cia­ti­va tien­de, ade­más, a que aque­llos agri­cul­to­res que tie­nen un ma­yor gas­to de agua pa­guen más, y los que ten­gan me­no­res ne­ce­si­da­des del lí­qui­do, pa­guen me­nos.

Plan pa­ra crear ciu­dad ne­gra. Was­hing­ton. El di­ri­gen­te ne­gro Floyd Mc≋is­sick re­ve­ló la exis­ten­cia de un plan en­ca­mi­na­do a crear una ciu­dad, “Soul

City”, pro­pie­dad de la gen­te de co­lor, en la zo­na ru­ral del con­da­do de Wa­rren, co­mo al­ter­na­ti­va pa­ra la vi­da en los “ghet­tos” ur­ba­nos. Las gen­tes de co­lor lla­man soul (al­ma) a to­da ma­ni­fes­ta­ción o per­so­na que se re­la­cio­na con los pro­ble­mas de su ra­za. Se es­pe­ra que otros in­di­vi­duos alien­ten proyectos si­mi­la­res en di­fe­ren­tes zo­na em­po­bre­ci­das.

En­la­ce Vel­de­rráin-Sto­ne. En el tem­plo de San Jo­sé se ce­le­bró el ma­tri­mo­nio ecle­siás­ti­co de la lin­da se­ño­ri­ta Ma­ría Nil­da Vel­de­rráin y el se­ñor Ed­gar­do Oc­ta­vio Sto­ne Ha­ro. Los pa­dri­nos de ve­la­ción fue­ron el se­ñor Héc­tor Vel­de­rráin y su es­po­sa, Ma­ría Cris-ti­na de Vel­de­rráin, Héc­tor Sto­ne Ha­ro y su es­po­sa, se­ño­ra Ma­ría Ele­na Agui­lar de Sto­ne. Al tér­mino de la ce­re­mo­nia, se ce­le­bró es­plén­di­da recepción en la re­si­den­cia de la fa­mi­lia Vel­de­rráin Ma­ga­lla­nes, con los fon­dos ins­tru­men­ta­les de mag­ní­fi­ca or­ques­ta. 14 de enero de 1993

Con CSG se de­te­rio­ró el ni­vel de vi­da. Du­ran­te el se­xe­nio de Car­los Sa­li­nas se de­te­rio­ró gra­ve­men­te el ni­vel de vi­da de los me­xi­ca­nos, con un sal­do ma­yor de des­em­pleo, cie­rre ma­si­vo de em­pre­sas, más sa­cri­fi­cio de los tra­ba­ja­do­res y, co­mo nun­ca en los úl­ti­mos 10 años, un mar­ca­do de­te­rio­ro sa­la­rial que ha da­do al tras­te con las ex­pec­ta­ti­vas de desa­rro­llo en fa­vor de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Lo an­te­rior fue de­cla­ra­do por el dipu­tado si­na­loen­se Juan S. Mi­llán y re­co­men­dó rea­li­zar un ma­yor es­fuer­zo pa­ra aba­tir la mi­se­ria ex­tre­ma, generando más em­pleos.

CSG or­de­na ce­se al fue­go. Mé­xi­co, D.F. El pre­si­den­te Sa­li­nas or­de­nó al Ejér­ci­to Na­cio­nal el ce­se al fue­go en Chia­pas. Ase­gu­ró que las fuer­zas ar­ma­das ga­ran­ti­za­rán la tran­qui­li­dad de las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas, y que se per­do­na­rá a to­dos aque­llos que por pre­sión o de­ses­pe­ra­ción ha­yan par­ti­ci­pa­do en ese mo­vi­mien­to vio­len­to y que aho­ra acep­ten la paz. Sin em­bar­go, ad­vir­tió que el Ejér­ci­to res­pon­de­rá si es ata­ca­do por los gru­pos ar­ma­dos, y si es­tos no de­po­nen sus agre­sio­nes, los mi­li­ta­res se de­fen­de­rán. Fue­go sobre Sa­ra­je­vo. Bos­nia. Avio­nes de la OTAN vo­la­ron a ba­ja al­tu­ra sobre es­ta ase­dia­da ca­pi­tal bos­nia, mien­tras ar­ti­lle­ros ser­bios en las co­li­nas ca­ño­nea­ban la ciu­dad, de­jan­do por lo me­nos 3 muer­tos y 10 he­ri­dos. La OTAN, que ame­na­zó con ata­car a las tro­pas ser­bias si no de­ja­ban de “es­tran­gu­lar” a Sa­ra­je­vo, han en­via­do con fre­cuen­cia avio­nes en vue­los a ba­ja al­tu­ra sobre la ca­pi­tal, en una mues­tra de fuerza. Pe­ro los vue­los ra­san­tes más re­cien­tes fue­ron a me­nor al­tu­ra que lo ha­bi­tual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.