La his­to­ria del “Re­for­ma”

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN - Ma­nú Dorn­bie­rer li­bros­de­ma­[email protected]

La ne­ta, lo que sé de la ca­li­dad co­mo me­dio de co­mu­ni­ca­ción del pe­rió­di­co Re­for­ma es bas­tan­te su­per­fi­cial por­que no lo he leí­do ca­si nun­ca, sin­ce­ra­men­te por an­ti­pa­tía per­so­nal a lo que aho­ra se iden­ti­fi­ca co­mo “la pren­sa fi­fí” y sus lec­to­res, gru­pos a los que co­no­cí y per­te­ne­cí cuan­do es­ta­ba ca­sa­da y que le die­ron nom­bre a mi li­bro “Los In­dig­nos” (edi­ta­do por Dia­na, Gri­jal­bo, Li­bros del Sol e IN≋ ). Sé que siem­pre Re­for­ma les ha pa­ga­do mu­cho a sus ar­ti­cu­lis­tas y me da mu­cha en­vi­dia, pe­ro a ca­da quien le to­ca lo que su con­cien­cia le exi­ge, y el que ar­mó ese tin­gla­do, me co­no­cía y por lo vis­to com­pren­dió que yo no iba a “ja­lar pa­re­jo”. No me in­vi­tó a co­la­bo­rar en ese dia­rio, pe­ro sí tra­tó de apro­ve­char­me más tar­de la her­ma­na del pre­si­den­te (es­pu­rio tam­bién) Adria­na Sa­li­nas, due­ña de una edi­to­ra de li­bros, que me en­vió a una per­so­na a la cual des­pa­ché y ni si­quie­ra en­tró a mi de­par­ta­men­to. Cuan­do apa­re­ció Re­for­ma en Mé­xi­co, DF allá en el le­jano 1993, yo me ha­bía re­ti­ra­do de la pren­sa, es de­cir de los en­ton­ces 80 dia­rios que re­pro­du­cían mis ar­tícu­los y has­ta de la ra­dio, en pro­tes­ta por­que Raúl Sa­li­nas de Gor­ta­ri me ha­bía co­rri­do del pe­rió­di­co ca­pi­ta­lino Ex­cél­sior por ha­ber­lo en­cue­ra­do a él un po­qui­to (no se usa­ba en­ton­ces to­car ni con el pé­ta­lo de una ro­sa a la fa­mi­lia real), en un ar­tícu­lo de ju­nio 1991 que se lla­mó “El Hi­pó­dro­mo de Las Amé­ri­cas”. En él se­ña­lé tam­bién al pa­drino pre­si­den­cial, un tal Jus­to Fer­nán­dez, que lle­va­ba mal su nom­bre, y te­nía la con­ce­sión del di­cho hi­pó­dro­mo, pro­pie­dad de la na­ción, que le iba a pa­sar al me­ga bri­bón de Rau­li­to, hoy ab-so-lu-ta-men- te “im­po­lu­to”

gra­cias a nues­tro lin­dí­si­mo Po­der Ju­di­cial.

Pe­ro vol­vien­do al pe­rió­di­co hoy por su­pues­to opo­si­tor de AM­LO, pa­ra que se re­la­man los bi­go­tes los so­bre­vi­vien­tes de mis fa­mo­sos In­dig­nos y/o he­re­de­ros fi­fís de esa “es­tir­pe”, diz­que por tra­tar­se de “pren­sa li­bre”, me per­mi­to de­cir­les a los que no sa­ben que Re­for­ma es­tá y es­tu­vo siem­pre al ser­vi­cio de los Sa­li­nas, esos sí eter­nos. Y créan­me, no exa­ge­ro. Hoy con El Fi­nan­cie­ro , el Re­for­ma, si­gue alia­do al vie­jo ré­gi­men ri­quí­si­mo y la­dron­cí­si­mo, que de­be­mos TO­DOS can­ce­lar, pe­ro YA.

Re­tro­ce­dien­do de nue­vo en el tiem­po, en el 1993, cuan­do en la ca­pi­tal apa­re­ció el Re­for­ma, los re­par­ti­do­res de pe­rió­di­cos lo­ca­les se opu­sie­ron y fe­liz, el “pe­rió­di­co li­ber­ta­rio” or­ga­ni­zó un su­per show, en­tre mu­chas per­so­nas de ca­li­dad que se fue­ron con la fin­ta y lo ven­dían en las ave­ni­das, pa­ra apo­yar a ese “gran me­dio crí­ti­co del go­bierno”. En­tre ellos mi ami­ga Ma­ri­ví, Ma­ría Vic­to­ria Lla­mas (1940-2008), que a la ho­ra de la ho­ra no in­vi­ta­ron, muy do­ta­da y cul­ta co­mu­ni­ca­do­ra que se ha­bía me­ti­do a la po­lí­ti­ca con buen éxi­to por lim­pia e in­te­li­gen­te, pe­ro en el ca­so con po­co ol­fa­to. Me in­vi­tó al “hua­te­que”, es de­cir a ven­der Re­for­ma ellos mis­mos pa­ra lla­mar la aten­ción des­de un prin­ci­pio ha­cia su su­pues­ta in­de­pen­den­cia , ya que no que­rían dis­tri­buir el nue­vo dia­rio en los pues­tos de pe­rió­di­cos “por­que era grin­go y de grin­gos”, de­cían los re­par­ti­do­res.

Se ha­cía en Te­xas adon­de se ha­bían ido a vi­vir los hi­jos del pa­pá Jun­co, due­ño del pe­rió­di­co El Nor­te de Mon­te­rrey, que en­ton­ces pu­bli­có en in­ter­net: “Cría cuer­vos y te sa­ca­rán los ojos”. Ese se­ñor sí me ha­bía in­vi­ta­do a es­cri­bir, pe­ro no acep­té por­que le era fiel al pe­rió­di­co que en­ton­ces te­nía en Mon­te­rrey, “El Por­ve­nir”.

Y hoy ya va­mos en la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de Jun­cos y el pre­si­den­te se pe­lea por lo vis­to con un nie­to del fun­da­dor que es­tá re­sul­tan­do más de­re­chis­ta-sa­li­nis­ta que sus an­te­ce­so­res. Des­pi­dió, me di­cen, a co­la­bo­ra­do­res que tie­nen al­gu­na sim­pa­tía por el nue­vo pre­si­den­te. En su­ma el pe­rió­di­co “li­bre” ya de­mos­tró de quien es. Y ha­blan­do de pe­rió­di­cos “li­bres” … El di­rec­tor del Ex­cél­sior, Re­gino Díaz Re­don­do (Madrid 1934-2017, hi­jo de pa­dre re­pu­bli­cano) fue el que me co­rrió en 1991 y: se ra­jó an­te Raúl. Yo es­ta­ba en ese dia­rio por otra gran ami­ga, Ana Ce­ci­lia Tre­vi­ño, Bam­bi, un per­so­na­je ver­da­de­ra­men­te ins­ti­tu­cio­nal del pe­rió­di­co, que li­te­ral­men­te, me im­pu­so. To­do es­to vie­ne a co­la­ción por al­go que des­cu­brí tar­dia­men­te y que es­cri­bí en es­te te­nor el otro día en mi es­pa­cio de Fa­ce­book:

¿QUIEN IN­VEN­TÓ EL “RE­FOR­MA”? Por su­pues­to, Sa­li­nas y sus so­cios o pa­tro­nes grin­gos, pe­ro a tra­vés de al­guien que fue ami­go de un gru­po al que per­te­ne­cí y que apo­yó su pre can­di­da­tu­ra a la he­ren­cia de Car­los Sa­li­nas. No sé si a to­dos nos en­ga­ñó, pe­ro con­fie­so que a mí sí y era su ami­ga. Se tra­ta de Ma­nuel Ca­ma­cho So­lís (1946-2015), que era el re­gen­te de la la Ciu­dad de Mé­xi­co y le re­ga­ló al “DEFORMA”, el enor­me te­rreno en que se apo­sen­ta, en don­de nun­ca pa­gó im­pues­tos, ni si­quie­ra agua, y que me­tie­ron al Fo­ba­proa por de­ber 150 mi­llo­nes de dó­la­res. Po­bre Ma­nuel.

Al­guien me pre­gun­tó por­qué lo “po­bre­teo” y res­pon­dí:

1.- Por­que ha­bien­do he­cho Ma­nuel Ca­ma­cho por Car­los Sa­li­nas co­sas tan vi­les co­mo la des­cri­ta, fi­nal­men­te no fue su he­re­de­ro, co­mo ha­bían pac­ta­do de jó­ve­nes. 2.- Al­go ahí aden­tro ha­bla de in­je­ren­cia ex­tra­ña en la su­ce­sión de Sa­li­nas que cau­só los otros dos mag­ni­ci­dios, Co­lo­sio, ase­si­na­do en Ti­jua­na el 23 de mar­zo de 1994 y Ruiz Mas­sieu , go­ber­na­dor de Gue­rre­ro , a la sa­zón je­fe del PRI, igual­men­te ase­si­na­do en el DF po­co des­pués, el 28 de sep­tiem­bre del mis­mo año. Sin ha­blar de un car­de­nal tam­bién ba­la­cea­do en Gua­da­la­ja­ra.

A ver si “La Cuar­ta” al­gún día tie­ne tiem­po de acla­rar­nos los crí­me­nes del pa­sa­do. Y mien­tras, que me­ta a al­guien al bo­te de los que de­ba por la me­ga tran­sa del “NAIM o Ae­ro­puert­po de Tex­co­co” que des­cri­bió con gran pre­ci­sión en la Con­fe­ren­cia de ayer otro ami­go, Ji­me­nez Es­priú, se­cre­ta­rio de Co­mu­ni­ca­cio­nes. Fe­li­ci­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.