Bu­tán, el país se­cre­to

Es­con­di­do en­tre mon­ta­ñas y a sal­vo del tu­ris­mo ma­si­fi­ca­do, es uno de los paí­ses más fe­li­ces del mun­do y un reino don­de el pa­so del tiem­po es ape­nas per­cep­ti­ble...

El Debate de Los Mochis - - EL BUSCADOR - @de­ba­te.com.mx

El Reino de Bu­tán al­ber­ga her­mo­sos pai­sa­jes mon­ta­ño­sos, bos­ques y sel­vas exu­be­ran­tes, que se unen a una im­pre­sio­nan­te ri­que­za de tem­plos bu­dis­tas. Ade­más, es uno de los paí­ses más fe­li­ces del mun­do, que con­ser­va in­tac­ta su cul­tu­ra y tra­di­ción, y ofre­ce una am­plia va­rie­dad de ac­ti­vi­da­des, co­mo trek­king, raf­ting, ka­yak y ru­tas en bi­ci­cle­ta, en un en­torno inol­vi­da­ble y con lu­ga­res po­co ex­plo­ra­dos. Hay mu­chas y bue­nas ra­zo­nes pa­ra vi­si­tar es­te país su­ra­siá­ti­co con un ac­ci­den­ta­do pai­sa­je y ubi­ca­do en un en­torno inol­vi­da­ble en la cor­di­lle­ra del Hi­ma­la­ya, que li­mi­ta con Chi­na y la In­dia, y es uno de los más pe­que­ños y me­nos po­bla­dos.

“Es uno de los rin­co­nes más au­tén­ti­cos del mun­do y sin tu­ris­mo ma­si­fi­ca­do, de­bi­do a su con­trol de la en­tra­da de via­je­ros. Su go­bierno de­ci­dió me­dir su bie­nes­tar con un Ín­di­ce Na­cio­nal de Fe­li­ci­dad, en vez de uti­li­zar un in­di­ca­dor clá­si­co, co­mo el Pro­duc­to Bru­to In­terno (PBI)”, in­for­man des­de la agen­cia de “via­jes ex­clu­si­vos y a me­di­da” NUBA. An­cla­do en un pa­sa­do no tan le­jano, pe­ro ca­si in­con­ce­bi­ble pa­ra los oc­ci­den­ta­les, el lu­gar se en­cuen­tra es­con­di­do en­tre mon­ta­ñas y pro­te­gi­do por una po­lí­ti­ca que lo man­tu­vo ais­la­do del tu­ris­mo has­ta 1974.

Bu­tán es un reino don­de el pa­so del tiem­po ape­nas se per­ci­be y se res­pi­ra es­pi­ri­tua­li­dad y que re­ci­be al via­je­ro (ca­si po­dría­mos de­cir al pe­re­grino) con la am­plia son­ri­sa de sus gen­tes, se­gún in­di­can des­de es­ta agen­cia es­pe­cia­li­za­da.

“Un via­je a es­te país es una ex­pe­rien­cia trans­for­ma­do­ra, en la que el via­je ex­te­rior im­pli­ca un via­je in­te­rior, ideal pa­ra aque­llos aven­tu­re­ros de es­pí­ri­tu jo­ven sin im­por­tar su edad, que no quie­ren per­der­se na­da, que to­do lo quie­ren ver y sen­tir, que desean su­pe­rar ba­rre­ras pa­ra al­can­zar nue­vos re­tos en ca­da via­je”, ex­pli­ca Inés Gar­cía, di­rec­to­ra de mar­ke­ting y co­mu­ni­ca­ción de NUBA (http://nuba.net).

“Pa­ra dis­fru­tar un via­je a Bu­tán en su to­ta­li­dad, lo ideal es con­tar con un mí­ni­mo de 10 días, y es pre­fe­ri­ble vi­si­tar­lo en la pri­ma­ve­ra del he­mis­fe­rio nor­te, pa­ra re­co­rrer sus cam­pos y ser tes­ti­gos de su enor­me re­co­rri­do”, se­ña­la Gar­cía a EFE.

“El dis­fru­te de es­te des­tino co­mien­za des­de el ai­re an­tes de ate­rri­zar en el ae­ro­puer­to de Pa­ro que, gra­cias a su ubi­ca­ción en una de las cor­di­lle­ras del Hi­ma­la­ya a una al­tu­ra de 2 mil 236 me­tros y ro­dea­do por in­nu­me­rab­les pi­cos de más de 5 mil me­tros de al­tu­ra, ofre­ce una en­tra­da es­pec­ta­cu­lar”, des­ta­ca. µ

Tim­bu, la ac­tual ca­pi­tal Un pun­to cla­ve del via­je es Tim­bu, la ca­pi­tal bu­ta­ne­sa, que al­ber­ga apro­xi­ma­da­men­te 100 mil ha­bi­tan­tes, in­clui­da la fa­mi­lia real, y es el principal cen­tro de co­mer­cio, re­li­gión y go­bierno.

“Es­ta pe­que­ña y bu­lli­cio­sa ciu­dad es la más mo­der­na de Bu­tán, con una gran can­ti­dad de res­tau­ran­tes, ci­ber­ca­fés, ba­res, cen­tros co­mer­cia­les y es­tá equi­pa­da con ca­je­ros au­to­má­ti­cos, pe­ro con­ser­va su iden­ti­dad cultural y sus va­lo­res”, se­gún Gar­cía.

Des­de el puen­te de la ciu­dad se avis­ta la ca­pi­tal, ad­mi­ran­do los bos­ques, pi­cos y puer­tos de mon­ta­ña de más de 4 mil me­tros de al­tu­ra que la ro­dean.

La for­ta­le­za y se­de del Go­bierno Tas­hi­choed­zong, la Es­cue­la de Artes y Ofi­cios, el mo­nas­te­rio bu­dis­ta Chan­gangk­ha Lhak­hang, el mo­nu­men­to na­cio­nal con­me­mo­ra­ti­vo Chor­ten (se­de de fe), una es­tu­pa bu­dis­ta, el Mu­seo de Tex­ti­les y la Fábrica de Pa­pel, así co­mo el mer­ca­do de fin de se­ma­na y sus tien­das de ar­te­sa­nía, son al­gu­nos de los atrac­ti­vos de Tim­bu. µ El va­lle de pa­ro

Es­ta pin­to­res­ca re­gión, con in­nu­me­rab­les cam­pos de arroz, un her­mo­so y cris­ta­lino río que ser­pen­tea por el va­lle, más de 155 tem­plos y mo­nas­te­rios, y una va­rie­dad de lu­jo­sos com­ple­jos tu­rís­ti­cos, es uno de los prin­ci­pa­les destinos pa­ra los vi­si­tan­tes, se­gún in­di­ca Gar­cía.

En el va­lle y sus co­li­nas cir­cun­dan­tes se asien­ta ele­gan­tes ca­sas de es­ti­lo tra­di­cio­nal, mien­tras que la pla­za cen­tral de la ciu­dad, si­tua­da en un fon­do de va­lle plano si­guien­do un pa­trón en for­ma de cua­drí­cu­la, es­tá ador­na­da con una gran rue­da de ora­ción y un pe­que­ño an­fi­tea­tro don­de se ce­le­bran even­tos to­do el año. En es­ta re­gión son de obli­ga­da vi­si­ta el Mo­nas­te­rio de Takt­sang o ‘Ni­do del Tigre’, con­si­de­ra­do sa­gra­do por los bu­dis­tas maha­ya­nas y el ma­yor atrac­ti­vo de Bu­tán, y el Mu­seo Na­cio­nal Tad­zong, que al­ber­ga la co­lec­ción más com­ple­ta de ico­nos, es­ta­tuas de bron­ce, pin­tu­ras, mo­ne­das y ‘than­kas’ (dia­gra­mas sim­bó­li­cos) del país, se­gún NUBA.

µ Pu­nak­ha, la ca­pi­tal an­ti­gua

Pu­nak­ha, la ca­pi­tal del país des­de 1637 has­ta 1907 y si­tua­da en un va­lle con mil 200 me­tros de ele­va­ción pro­me­dio so­bre el ni­vel del mar, al­ber­ga el se­gun­do ‘dzong’ (for­ta­le­za-mo­nas­te­rio) más an­ti­guo y más gran­de del país, con una de las es­truc­tu­ras más ma­jes­tuo­sas, se­gún NUBA.

“Pa­ra acceder a Pu­nak­ha se atra­vie­sa el pa­so de Do­chu­la (a 3 mi 100 me­tros de al­tu­ra), des­de don­de se apre­cia una de las vis­tas más im­pre­sio­nan­tes de la cor­di­lle­ra del Hi­ma­la­ya orien­tal y del pi­co Gangk­har Puen­seum (7 mil 570 me­tros), y que es muy co­no­ci­do e im­pac­ta por la so­lem­ni­dad que trans­mi­ten sus 108 es­tu­pas”, se­ña­la Gar­cía. “Du­ran­te el des­cen­so a Pu­nak­ha, el via­je­ro cru­za fron­do­sos bos­ques de mag­no­lias y ro­do­den­dros, arro­za­les y na­ran­jos”, apun­ta la ex­per­ta. µ Ex­pe­rien­cias que trans­for­man.

Otras ex­pe­rien­cias inol­vi­da­bles y trans­for­ma­do­ras que se pue­den vi­vir du­ran­te un via­je a Bu­tán son:

–So­bre­vue­lo en he­li­cóp­te­ro pri­va­do por el Hi­ma­la­ya. Una ac­ti­vi­dad a rea­li­zar pre­fe­ri­ble­men­te en in­vierno, cuan­do el cie­lo es más cla­ro y per­mi­te dis­fru­tar una es­plén­di­da vis­ta de la cor­di­lle­ra. –As­cen­der has­ta el Mo­nas­te­rio del Ni­do del Tigre a caballo, un tem­plo sus­pen­di­do so­bre un acan­ti­la­do de 900 me­tros de al­tu­ra y, des­pués, me­di­tar en una se­sión pri­va­da con un mon­je lo­cal. –Lle­gar al an­ti­guo mo­nas­te­rio de ≋he­wa Lhak­hang pa­ra for­mar par­te del tra­di­cio­nal ri­tual de en­cen­di­do de la lám­pa­ra de man­te­qui­lla de yak y co­nec­tar con la na­tu­ra­le­za más pu­ra dis­fru­tan­do de una bar­ba­coa de le­ña en el va­lle de Phob­ji­ka. –Par­ti­ci­par en una ce­re­mo­nia pri­va­da de me­di­ta­ción bu­dis­ta en los tem­plos de Gang­tey, los mo­nas­te­rio de Pu­nak­ha Dzong y de Chi­mi Lha­kang, ins­trui­dos por sus mon­jes o asis­tir a cla­ses de yo­ga pa­ra re­no­var cuer­po y es­pí­ri­tu. –Alo­jar­se en la ca­sa de una fa­mi­lia lo­cal en el área ru­ral de Pu­nak­ha, pa­ra que sea­mos par­tí­ci­pes de sus cos­tum­bres y vi­vir de cer­ca la ver­da­de­ra esen­cia bu­ta­ne­sa.

> Takts­hang, uno de los más be­llos mo­nas­te­rios de Bu­tán, que es­tá so­bre un acan­ti­la­do de más de 3 mil me­tros y cu­yo nom­bre sig­ni­fi­ca “Ni­do del Tigre”.

> Mon­jes en Rin­pung Dzong en el ae­ro­puer­to de Pa­ro, en Bu­tán.

> Dos jó­ve­nes bu­dis­tas es­tu­dian­tes en Nyaung, Bu­tán.

> Ima­gen de una ca­lle y adorno de fa­cha­das en la ca­pi­tal de Bu­tán, Tim­bu.

> Cir­cui­to de trek­king en las in me­dia­cio­nes de la ciu­dad bu­ta­ne­sa de Pun­bak­ha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.