Re­no­var una leyenda

El Debate de Los Mochis - - CULTURA - Agus­tín Gal­ván el­duen­de­ca­lle­je­[email protected]

Re­cor­de­mos, la pri­me­ra pe­lí­cu­la co­mo di­rec­tor y guio­nis­ta de Joe Cor­nish se es­tre­nó en el 2011. Y es has­ta nues­tro 2019 que re­gre­sa a la pan­ta­lla con el tí­tu­lo Na­ci­do pa­ra ser rey (2019, Es­ta­dos Uni­dos y Reino Uni­do), pe­lí­cu­la que si­gue pal­mo a pal­mo la fór­mu­la de esas pe­lí­cu­las en las que un gru­po de ni­ños y ado­les­cen­tes de pron­to se en­cuen­tran in­mer­sos en una tra­ma ex­traí­da o de al­gu­na leyenda, o de al­gún clá­si­co de la li­te­ra­tu­ra. Y co­mo sue­le su­ce­der en esos ca­sos, la his­to­ria, que usual­men­te se si­túa en el pre­sen­te, va so­bre el des­cu­bri­mien­to y el en­tre­na­mien­to del ele­gi­do. En es­te ca­so, bas­ta ver cual­quie­ra de los pro­mo­cio­na­les de la pe­lí­cu­la pa­ra en­ten­der que es­ta­mos an­te la leyenda del rey Ar­tu­ro, una his­to­ria que en los úl­ti­mos años ha da­do ma­te­rial pa­ra al me­nos otras tres cin­tas: el ki­né­ti­co pas­ti­che rey Ar­tu­ro: La leyenda de la es­pa­da, di­ri­gi­da por Guy Rit­chie; Trans­for­mers: El úl­ti­mo ca­ba­lle­ro, di­ri­gi­da por Mi­chael Bay, am­bas del 2017, y el re­boot de Hell­boy, de Neil Mars­hall. Sin em­bar­go, des­de sus pri­me­ros mi­nu­tos, Cor­nish de­ja cla­ras sus in­ten­cio­nes y ade­más nos jus­ti­fi­ca, aun­que la ver­dad es­to no ten­ga ca­so, la ra­zón por la que ha es­co­gi­do pre­ci­sa­men­te a Ar­tu­ro de Bre­ta­ña, “mo­nar­ca ideal tan­to en la gue­rra co­mo en la paz” pa­ra su pe­lí­cu­la: lo que el mal­tra­ta­do reino de In­gla­te­rra ne­ce­si­ta en es­tos mo­men­tos de tur­bu­len­cia tan­to so­cial, co­mo po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca pro­du­ci­da es­pe­cí­fi­ca­men­te por el bre­xit, no es a un sim­ple hé­roe, sino a un lí­der. Uno no­ble, que sea ca­paz no so­lo de uni­fi­car a to­dos por un bien co­mún, sino de con­ver­tir­se en un fa­ro rec­tor que lo­gre con sus ac­cio­nes el desea­do cam­bio que tan­to se ne­ce­si­ta. Que­da cla­ro que Cor­nish no ve a esa per­so­na en la fi­gu­ra de un po­lí­ti­co o de un lu­cha­dor so­cial, sino en una leyenda. Va­ya iro­nía. Por eso es que nos pre­sen­ta a Ale­xan­der

Elliot (Louis Ash­bour­ne Ser­kis), de 12 años, que ini­cia el cur­so en una es­cue­la nue­va y tie­ne pro­ble­mas pa­ra adap­tar­se a su en­torno. Álex no du­da en de­fen­der a aquel que ve des­pro­te­gi­do, co­mo su ami­go Bed­ders (Dean Chau­moo), y que aca­ba ca­da tan­to en la di­rec­ción, acu­sa­do de in­ci­tar pe­leas, y don­de re­ci­be siem­pre el dis­cur­so de que las co­sas no van a arre­glar­se so­las, que él tie­ne que po­ner de su par­te por­que el mun­do es di­fí­cil. Una no­che, es­ca­pan­do de unos abu­si­vos, Álex se en­cuen­tra con una es­pa­da cla­va­da en una pie­dra en el te­rreno en cons­truc­ción en don­de se es­con­dió. Qui­ta la es­pa­da y lue­go des­cu­bre que es la mis­mí­si­ma Ex­ca­li­bur. Lo que ya des­cu­bri­rá es que al re­cla­mar su de­re­cho a ser rey, po­ne en fun­cio­na­mien­to una se­rie de even­tos que lo ha­rán en­ca­rar su des­tino. Di­cen que hay co­sas que cam­bian, pe­ro la ma­yo­ría per­ma­ne­ce igual. Bueno, Na­ci­do pa­ra ser rey es una de esas co­sas que afor­tu­na­da­men­te per­ma­ne­cen igual. No im­por­ta qué tan­tas ve­ces he­mos vis­to es­ta his­to­ria, se agra­de­ce que al me­nos en una de esas ve­ces se ten­ga la opor­tu­ni­dad de ver una cin­ta co­mo Na­ci­do pa­ra ser rey. Aho­ra so­lo res­ta es­pe­rar que Cor­nish no du­re otros ocho años pa­ra ha­cer su ter­cer cin­ta. Ci­neas­tas co­mo él son de los que se ne­ce­si­tan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.