DE PO­LÍ­TI­CA Y CO­SAS PEO­RES

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN - Catón ar­man­do­ca­[email protected] afa­ca­[email protected]

Au­na ca­sa des­afi­na­da, es de­cir, de ma­la no­ta, lle­gó un jac­tan­cio­so y egó­la­tra in­di­vi­duo. Se plan­tó en me­dio del lo­cal, y an­te el asom­bro de la con­cu­rren­cia pro­ce­dió a qui­tar­se la ca­mi­sa y la ca­mi­se­ta. Así, des­nu­do de cin­tu­ra arri­ba, pro­ce­dió a mos­trar su mus­cu­la­tu­ra en di­ver­sas po­ses. Lue­go, di­ri­gién­do­se a las chi­cas que ahí pres­ta­ban sus ser­vi­cios, de­cla­ró va­ni­do­so: “Me pre­sen­to an­te us­te­des, se­ño­ri­tas. Soy He­rro, el Hom­bre de Fie­rro. Mí­ren­me bien: pu­ños de fie­rro, bra­zos de fie­rro, hom­bros de fie­rro, cue­llo de fie­rro, es­pal­da de fie­rro, cin­tu­ra de fie­rro, es­tó­ma­go de fie­rro. Y lo de­más tam­bién de fie­rro. ¡Soy He­rro, el Hom­bre de Fie­rro!”. To­das las se­xo­ser­vi­do­ras se mos­tra­ron im­pre­sio­na­das an­te la ex­hi­bi­ción del in­di­vi­duo, me­nos una que, se veía a las cla­ras, era ve­te­ra­na ex­per­ta en to­das las li­des de su pro­fe­sión. Fue ha­cia el fa­ce­to in­di­vi­duo, lo to­mó por el bra­zo y le di­jo con acen­to im­pe­ra­ti­vo: “Va­mos al cuar­to, He­rro. Si tú eres el Hom­bre de Fie­rro yo soy Pan­do­ra la Fun­di­do­ra”. Don Je­ni­za­rio, el gen­dar­me del pue­blo, vio por la ven­ta­na que Ba­ba­lu­cas le es­ta­ba pro­pi­nan­do fuer­tes nal­ga­das a su hi­jo. De in­me­dia­to lla­mó la puer­ta, y cuan­do Ba­ba­lu­cas abrió le di­jo con se­ve­ri­dad: “¿Por qué mal­tra­ta en esa for­ma a su hi­jo? Lo que es­tá ha­cien­do no co­rres­pon­de a la con­duc­ta de un buen pa­dre”. “Per­mí­ta­me ex­pli­car­le res­pon­dió el ira­cun­do pa­pá-. Soy mú­si­co pro­fe­sio­nal, y to­co la gui­ta­rra. El ni­ño le dio vuel­ta a una de las cla­vi­jas, y me la la des­afi­nó”. “¿Y só­lo por eso gol­pea us­ted a la po­bre cria­tu­ra? -se in­dig­nó el po­li­cía-. ¿Por­que le des­afi­nó una cuer­da de la gui­ta­rra?”. “-No na­da más por eso -con­tes­tó fu­rio­so Ba­ba­lu­cas-. El chi­qui­llo no quie­re de­cir­me

cuál de las seis cuer­das fue la que me des­afi­nó”. El lo­qui­to del pue­blo lle­gó a la can­ti­na del lu­gar. Iba em­pu­jan­do una ca­rre­ti­lla va­cía que de­jó re­car­ga­da en la pa­red mien­tras be­bía la co­pi­ta de mez­cal que ca­da día le ob­se­quia­ba el com­pa­si­vo can­ti­ne­ro. Al sa­lir de la ta­ber­na se dio cuen­ta, cons­ter­na­do, de que su ca­rre­ti­lla ya no es­ta­ba ahí: al­guien se la ha­bía ro­ba­do. “¡Ca­ram­ba! -se preo­cu­pó el lo­qui­to-. ¿Y aho­ra en qué me voy a ir a mi ca­sa?”. Ya co­no­ce­mos a do­ña Fri­gi­dia: es la mu­jer más fría del pla­ne­ta. En cier­ta oca­sión pa­só en bar­co por el ecua­dor y lo con­ge­ló. Pues bien: una no­che ac­ce­dió a cum­plir­le el dé­bi­to con­yu­gal a su ma­ri­do des­pués de más de un año de cons­tan­tes ne­ga­ti­vas. A la mi­tad del tran­ce del amor le pre­gun­tó asus­ta­do don Frus­tra­cio, su es­po­so: “¿Te su­ce­de al­go, Fri­gi­dia? ¿Es­tás su­frien­do un ata­que de ner­vios, o tie­nes con­vul­sio­nes?”. “No -con­tes­tó do­ña Fri­gi­dia, ex­tra­ña­da-. ¿Por qué me pre­gun­tas eso?”. Ex­pli­có don Frus­tra­cio: “Es que te mo­vis­te”. Su­si­flor le con­tó a su ami­ga Lo­re­te­la: “Mi no­vio es es­tu­dian­te de Me­di­ci­na. Una vez por se­ma­na me ha­ce una tre­pa­na­ción”. Re­pli­có Lo­re­te­la: “Eso no pue­de ser”. “Sí pue­de ser -in­sis­tió Su­si­flor-. Se me tre­pa”. Dos ve­ci­nas es­ta­ban con­ver­san­do. Le di­jo una a la otra: “La vi­da es muy ex­tra­ña, y tie­ne co­sas im­pre­de­ci­bles. No sé si co­noz­cas a Lo­re­te­la Pa­ta­né, la del de­par­ta­men­to 34. La se­ma­na pa­sa­da se sa­có el pre­mio gordo de la lo­te­ría, y el mis­mo día se le mu­rió el ma­ri­do en un ac­ci­den­te”. Ex­cla­mó la otra, ad­mi­ra­da: “¡Qué bue­na suer­te de mu­jer!”. En el res­to­rán un ti­po le co­men­tó a otro: “A ter­mi­nar la co­mi­da voy a ir a ver a mi chi­qui­ta”. El me­se­ro es­cu­chó aque­llo y le di­jo: “El ba­ño es­tá al fon­do a la de­re­cha, ca­ba­lle­ro”. Ter­mi­nó el tran­ce de amor en la ha­bi­ta­ción 210 del po­pu­lar Mo­tel ≋ama­wa. La chi­ca le di­jo a su com­pa­ñe­ro: “¡Qué her­mo­so fue es­to! ¿Me ama­rás así cuan­do nos ca­se­mos?”. “Me­jor to­da­vía res­pon­dió el su­je­to-. Me ex­ci­ta mu­cho ha­cer el amor con una mu­jer ca­sa­da”. FIN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.