La in­va­sión mi­gran­te

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN - Ri­car­do Homs Twit­ter: @homs­ri­car­do

La fal­ta de con­trol, por par­te del go­bierno fe­de­ral, de quie­nes in­gre­san a nues­tro país por la fron­te­ra sur, se va a con­ver­tir en un pro­ble­ma de se­gu­ri­dad na­cio­nal en un pla­zo in­me­dia­to.

El “pac­to mi­gra­to­rio glo­bal” fir­ma­do por el go­bierno de Mé­xi­co con la ONU tie­ne las me­jo­res in­ten­cio­nes, pe­ro no exis­ten las mí­ni­mas con­di­cio­nes de se­gu­ri­dad pa­ra evi­tar que Mé­xi­co ter­mi­ne en­fren­tan­do gra­ves pro­ble­mas de se­gu­ri­dad, que afec­ta­rán a los me­xi­ca­nos. El re­gis­tro de do­cu­men­tos de los mi­gran­tes de­be ha­cer­se an­tes de que es­tos in­gre­sen a nues­tro te­rri­to­rio y no des­pués, cuan­do ya es­tán den­tro de nues­tro país.

Es­te fe­nó­meno mi­gra­to­rio, a di­fe­ren­cia de los an­te­rio­res al 2018, no pa­re­ce ser es­pon­tá­neo, sino un plan per­fec­ta­men­te ma­ni­pu­la­do, no só­lo des­de Cen­troa­mé­ri­ca, sino aho­ra des­de otros paí­ses.

Hay mu­cha in­ge­nui­dad en el nue­vo go­bierno y es­to lo pa­ga­re­mos ca­ro. Es evi­den­te que los mi­gran­tes son gen­te vul­ne­ra­ble que es­tá sien­do ma­ni­pu­la­da des­de sus paí­ses de ori­gen, don­de les pro­me­ten lo­grar el “sue­ño ame­ri­cano”, pe­ro

¿Quié­nes les ma­ni­pu­lan?... ¿con qué ob­je­ti­vo? Se vuel­ve im­pres­cin­di­ble la re­fle­xión: ¿Con quie­nes es­tá com­pro­me­ti­do el pre­si­den­te?... Si fue­se con los me­xi­ca­nos vul­ne­ra­bles, en­ton­ces de­bie­se es­tar cen­tran­do su aten­ción en ellos y no re­ci­bir más gen­te, pues quien in­gre­sa a nues­tro te­rri­to­rio va a de­man­dar ser­vi­cios pú­bli­cos y se­gu­ri­dad so­cial. Sin em­bar­go, el pre­su­pues­to asig­na­do pa­ra pro­gra­mas so­cia­les nun­ca va a al­can­zar si nues­tra fron­te­ra si­gue abier­ta a es­ta in­va­sión mi­gran­te.

Ade­más, ¿Qué con­trol se ha ins­tru­men­ta­do pa­ra ve­ri­fi­car que no es­te­mos sien­do in­fil­tra­dos por cár­te­les cen­troa­me­ri­ca­nos y gru­pos de­lin­cuen­cia­les que ven­gan a abrir nue­vas pla­zas? Un gra­ve pro­ble­ma sa­ni­ta­rio se nos ven­drá en­ci­ma a cor­tí­si­mo pla­zo, así co­mo el des­em­pleo. Si los re­cur­sos de la se­gu­ri­dad so­cial se in­ver­ti­rán en mi­gran­tes, va­mos a des­co­bi­jar a nues­tra pro­pia gen­te.

El ti­po de mi­gran­te que aho­ra lle­ga es exi­gen­te e im­po­si­ti­vo, so­lo ha­bla de sus de­re­chos. Es di­fe­ren­te al que lle­ga­ba de for­ma pau­la­ti­na has­ta ha­ce un año. A los an­te­rio­res los en­con­trá­ba­mos en los se­má­fo­ros ven­dien­do ma­nua­li­da­des rús­ti­cas rea­li­za­dos por ellos, pa­ra ga­nar un po­co de di­ne­ro pa­ra se­guir su ca­mino y con gus­to se les ayu­da­ba.

Si ya sa­be­mos que Es­ta­dos Uni­dos no los va a re­ci­bir, ¿por qué nues­tras au­to­ri­da­des si­guen sin con­tro­lar el flu­jo mi­gra­to­rio y en con­tra­po­si­ción les si­guen ofre­cien­do em­pleos que el go­bierno no ge­ne­ra? Los em­pleos los ge­ne­ra la ini­cia­ti­va pri­va­da y es­ta re­quie­re de gen­te ca­pa­ci­ta­da y qui­zá has­ta es­pe­cia­li­za­da, que no es el per­fil de la que es­tá lle­gan­do.

Es­ta pro­ble­má­ti­ca pue­de ge­ne­rar fe­nó­me­nos de­lin­cuen­cia­les nue­vos, em­pe­zan­do por la tra­ta de per­so­nas.

En es­ta no­ble la­bor al­truis­ta Mé­xi­co se que­da­rá so­lo, pues Es­ta­dos Uni­dos, que es la mo­ti­va­ción de los mi­gran­tes, no fa­ci­li­ta­rá las vi­sas so­li­ci­ta­das y de­be­mos re­co­no­cer que tie­ne de­re­cho de cui­dar sus in­tere­ses.

Por otra par­te, los go­bier­nos de los paí­ses cen­troa­me­ri­ca­nos fir­man­tes de es­te “Pac­to Mi­gra­to­rio Glo­bal”, Gua­te­ma­la, Hon­du­ras y El Sal­va­dor, que son el lu­gar de ori­gen de quie­nes lle­gan a nues­tra fron­te­ra sur, es­tán en su zo­na de con­fort, es­pe­ran­do que Mé­xi­co re­suel­va los pro­ble­mas so­cia­les, eco­nó­mi­cos y de in­se­gu­ri­dad que allá, en su te­rri­to­rio, se ge­ne­ran. Es en­ten­di­ble que hay una lar­ga tra­di­ción hu­ma­ni­ta­ria de Mé­xi­co fren­te a mi­gran­tes de paí­ses con pro­ble­mas so­cia­les y po­lí­ti­cos. Sin em­bar­go, se ha­cía con or­den y es­tas fa­mi­lias se in­te­gra­ban a la so­cie­dad me­xi­ca­na y hoy se sien­ten to­tal­men­te arrai­ga­das.

Hoy no sa­be­mos ni quié­nes son quie­nes se aden­tra­ron a nues­tro te­rri­to­rio y han hui­do de las es­ta­cio­nes mi­gra­to­rias.

Por tan­to, Mé­xi­co de­be ce­rrar su fron­te­ra has­ta que se pue­da ga­ran­ti­zar el in­gre­so or­de­na­do y se­gu­ro de mi­gran­tes. ¿Us­ted có­mo lo ve?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.