El dis­cur­so en Palacio y el fan­tas­ma xe­no­fó­bi­co

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN - Jor­ge­[email protected]­digy.net.mx Jor­ge Fer­nán­dez Menéndez

A la me­mo­ria de Ma­ría de los Án­ge­les Mo­reno, una mu­jer ho­nes­ta, ca­paz e in­te­li­gen­te

“Los me­dios de no­ti­cias fal­sas son el ver­da­de­ro enemi­go del pue­blo, de­ben pa­rar la abier­ta y ob­via hos­ti­li­dad y re­por­tar las no­ti­cias con exac­ti­tud y de ma­ne­ra jus­ta. Eso lo­gra­rá apa­gar la fla­ma del odio enojo y en­ton­ces po­dre­mos acer­car a to­dos en Paz y Ar­mo­nía”. No lo di­jo el pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor en al­gu­na de sus ma­ña­ne­ras, sino, con su par­ti­cu­lar sin­ta­xis, su ho­mó­lo­go Do­nald

Trump en uno de sus reite­ra­dos ata­ques a la pren­sa.

No es di­fe­ren­te a lo que di­ce co­ti­dia­na­men­te el pri­mer man­da­ta­rio. No se tra­ta de de­ba­tir in­for­ma­ción, se tra­ta de un ata­que cons­tan­te, su­yo y de su equi­po de co­mu­ni­ca­ción, in­clui­dos sus trols ci­ber­né­ti­cos (“y si no son pru­den­tes, ya sa­ben có­mo les va”) con­tra la pren­sa, los me­dios, e in­clu­so al­gu­nos co­mu­ni­ca­do­res en par­ti­cu­lar.

Cuan­do no quie­re con­tes­tar al­go, cuan­do al­go le mo­les­ta, cuan­do es en­con­tra­do en un error, una men­ti­ra o una ter­gi­ver­sa­ción evi­den­te, la res­pues­ta es acu­sar a los me­dios “con­ser­va­do­res, fi­fís”, en su lar­ga lis­ta de in­sul­tos lis­tos pa­ra to­do mo­men­to (es­te fin de semana le to­có in­clu­so a la CNTE) y oca­sión.

Lo que no en­tien­de el pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor es que su ló­gi­ca de cons­tan­te po­la­ri­za­ción y des­ca­li­fi­ca­ción ha crea­do un cli­ma po­lí­ti­co en el que esa po­la­ri­za­ción ter­mi­na­rá sien­do in­con­tro­la­ble, in­clu­so pa­ra su go­bierno. Aquel ti­gre que ame­na­zó con sol­tar­le a los ban­que­ros an­tes de las elec­cio­nes de 2018, po­dría es­tar li­be­rán­do­se por sí mis­mo en mu­chas zo­nas del país, ali­men­ta­do por el len­gua­je presidencial.

En Ta­pa­chu­la unos 600 mi­gran­tes en su ma­yo­ría cu­ba­nos se amo­ti­na­ron y es­ca­pa­ron de un re­fu­gio don­de se api­ñan, en si­tua­ción de­plo­ra­ble, más de mil 500 de va­rias na­cio­na­li­da­des, cuan­do se ca­pa­ci­dad má­xi­ma es de mil per­so­nas. No es­tán ahí pa­ra in­te­grar­se sino con la úni­ca es­pe­ran­za de via­jar a Es­ta­dos

Uni­dos. En esa ciu­dad fron­te­ri­za el har­taz­go ha­cia la cre­cien­te mi­gra­ción es evi­den­te. En el nor­te, la si­tua­ción con los mi­gran­tes en to­da la fron­te­ra nor­te se agra­va día con día: las ciu­da­des es­tán sa­tu­ra­das, no tie­nen re­cur­sos pa­ra aten­der­los y no exis­te, ni en el sur ni en el nor­te, una po­lí­ti­ca pa­ra un te­ma que se es­tá cla­ra­men­te es­ca­pan­do de las ma­nos y en el que la idea de sim­ple­men­te acep­tar

la po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se y con­ver­tir­se en ter­cer país re­cep­tor ter­mi­na­rá ha­cien­do las co­sas in­ma­ne­ja­bles.

Co­mo lo he­mos vis­to en Eu­ro­pa, en los pro­pios Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro tam­bién en las na­cio­nes li­mí­tro­fes de Ve­ne­zue­la, an­te los cien­tos de mi­les de per­so­nas que hu­yen de ese país, esos enor­mes mo­vi­mien­tos mi­gra­to­rios sin po­lí­ti­cas cla­ras que los ca­na­li­cen e in­te­gren, son el cal­do de cul­ti­vo de cual­quier ten­ta­ción po­lí­ti­ca ex­tre­mis­ta: de allí na­cen los gru­pos xe­nó­fo­bos, to­dos ellos po­pu­lis­tas y de ex­tre­ma de­re­cha, de allí na­ció des­de el Fren­te Na­cio­nal en Francia, has­ta los ex­tre­mis­tas hún­ga­ros o po­la­cos o ex­pre­sio­nes co­mo Vox, que ha­rá su apa­ri­ción en la gran po­lí­ti­ca es­pa­ño­la des­pués de las elec­cio­nes de ayer. De allí pro­vie­ne bue­na par­te de la ba­se elec­to­ral de Trump.

La xe­no­fo­bia es­tá en­tre no­so­tros. Mé­xi­co ha te­ni­do una cul­tu­ra de asi­lo pro­ver­bial en el mun­do del si­glo vein­te (co­mo lo tu­vo Eu­ro­pa o Es­ta­dos Uni­dos) pe­ro aho­ra nos es­ta­mos en­fren­tan­do a un fenómeno nue­vo y di­fe­ren­te. Son olea­das ma­si­vas de per­so­nas que bus­can re­fu­gio hu­yen­do del ham­bre y la de­lin­cuen­cia en mu­chas oca­sio­nes ma­ne­ja­dos por los pro­pios de­lin­cuen­tes, y que no quie­ren per­ma­ne­cer en Mé­xi­co o echar aquí raí­ces.

Ese am­bien­te ali­men­ta tam­bién la in­se­gu­ri­dad co­ti­dia­na. An­te la ola de in­se­gu­ri­dad en ca­da vez más es­ta­dos del país el te­mor, la per­cep­ción aun­que no sea así, es que los crímenes los es­tén co­me­tien­do los mi­gran­tes, sean cen­troa­me­ri­ca­nos, cu­ba­nos, hai­tia­nos, co­lom­bia­nos o ve­ne­zo­la­nos. A un áni­mo so­cial mar­ca­do por la in­se­gu­ri­dad, im­pu­ni­dad y vio­len­cia se es­tán su­man­do la po­la­ri­za­ción, la in­to­le­ran­cia y la cre­cien­te xe­no­fo­bia.

No es una es­pe­cu­la­ción. Las prin­ci­pa­les ciu­da­des de las fron­te­ras es­tán conviviendo si­mul­tá­nea­men­te con to­dos esos fe­nó­me­nos. Lo ocu­rri­do en Ta­pa­chu­la la semana pa­sa­da y lo que ha su­ce­di­do ya en otros re­fu­gios de las fron­te­ra nor­te, son só­lo ad­ver­ten­cias de fu­tu­ros pro­ble­mas que es­ta­lla­rán en sus peo­res for­mas cuan­do ocu­rra al­gu­na des­gra­cia que sea atri­bui­da so­cial­men­te a los mi­gran­tes. En­ton­ces se­rá cuan­do el fenómeno se ha­ya es­ca­pa­do ya de las ma­nos. Y pa­ra­dó­ji­ca­men­te to­do ello se ali­men­ta, cons­cien­te o in­cons­cien­te­men­te, ca­da ma­ña­na con un dis­cur­so po­la­ri­za­dor des­de Palacio Na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.