Se­gu­ri­dad: al­go es­tá fa­llan­do en Pa­la­cio Na­cio­nal y en la reali­dad

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN - Car­los Ra­mí­rez @car­los­ra­mi­[email protected]­mail.com

En ma­te­ria de po­lí­ti­ca de se­gu­ri­dad rum­bo ya a la fa­se fi­nal ope­ra­ti­va con las le­yes se­cun­da­rias so­bre la Guar­dia Na­cio­nal, hay cuan­do me­nos cua­tro da­tos que de­ben aten­der­se:

1.- El pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca man­tie­ne des­de el 2 de di­ciem­bre, una reu­nión ma­tu­ti­na en Pa­la­cio Na­cio­nal con el ga­bi­ne­te de se­gu­ri­dad: los se­cre­ta­rios de Go­ber­na­ción, De­fen­sa Na­cio­nal, Ma­ri­na y Se­gu­ri­dad y Pro­tec­ción Ciu­da­da­na. Ahí se con­cen­tran da­tos, se eva­lúan ac­tos de vio­len­cia y se aprue­ban de­ci­sio­nes. Sin em­bar­go, en es­tos cin­co me­ses se ha re­gis­tra­do en ci­fras ofi­cia­les un in­cre­men­to de ca­si 6% en los de­li­tos, en­tre ellos 9.7% de ho­mi­ci­dios do­lo­sos. Si hay una reu­nión dia­ria des­de el 2 de di­ciem­bre y exis­te una su­per­vi­sión pre­si­den­cial di­rec­ta, ¿por qué en­ton­ces ha subido la vio­len­cia cri­mi­nal?

Si las ci­fras que afec­tan la per­cep­ción so­cial so­bre la in­se­gu­ri­dad son de fue­ro co­mún, ¿por qué no hay en ca­da se­sión de Pa­la­cio go­ber­na­do­res y al­cal­des pa­ra ex­pli­car los pro­ble­mas en sus pla­zas? Go­ber­na­do­res y al­cal­des se han de­sen­ten­di­do de la in­se­gu­ri­dad en sus te­rri­to­rios, a pe­sar de que se tra­ta de de­li­tos lo­ca­les. Y se­ría im­por­tan­te que ca­da tres días en las con­fe­ren­cias de pren­sa en Pa­la­cio go­ber­na­do­res y al­cal­des ex­pli­quen qué ha­cen en sus pla­zas pa­ra de­tec­tar y com­ba­tir a las ban­das cri­mi­na­les.

2.- La es­tra­te­gia de se­gu­ri­dad ha te­ni­do in­ten­sa co­ber­tu­ra en la or­ga­ni­za­ción de la Guar­dia Na­cio­nal, pe­ro en reali­dad la ba­se cen­tral es­ta­rá en la in­te­li­gen­cia. Pe­ro por in­te­li­gen­cia no se de­be en­ten­der só­lo la fi­nan­cie­ra pa­ra ata­car el co­ra­zón del cri­men or­ga­ni­za­do, sino que se re­quie­re in­te­li­gen­cia pa­ra in­da­gar, investigar, se­guir y pre­ver a los cár­te­les de la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da/des­or­ga­ni­za­da.

La Es­tra­te­gia Na­cio­nal ya apro­ba­da por los se­na­do­res in­clu­ye un sis­te­ma na­cio­nal de in­te­li­gen­cia, un pro­gra­ma pa­ra la se­gu­ri­dad na­cio­nal y el en­fo­que en la prác­ti­ca de la se­gu­ri­dad in­te­rior cu­ya ley fue can­ce­la­da a fi­na­les del se­xe­nio an­te­rior. Sin em­bar­go, has­ta aho­ra na­da se sa­be de es­tas tres prio­ri­da­des ar­ti­cu­la­das a la Guar­dia.

Ata­car ac­ti­vos sin per­se­guir ban­das ni arres­tar ca­pos pue­de ser un en­fo­que re­duc­cio­nis­ta y has­ta pro­vo­ca­dor, por­que las ban­das cri­mi­na­les reac­cio­nan con más vio­len­cia cuan­do se me­ten con sus di­ne­ros. Ca­da con­ge­la­ción de cuen­tas con­du­ce, de ma­ne­ra di­rec­ta, a ac­cio­nes cri­mi­na­les su­ce­si­vas. Afec­tar ac­ti­vos sin una es­tra­te­gia de ofen­si­va con­tra ca­pos y je­fes y so­bre to­do ni­dos de de­lin­cuen­tes es otra for­ma de dar­le es­co­ba­zos al pa­nal de avis­pas nar­cas.

3.- En to­das las pre­sen­ta­cio­nes ofi­cia­les siem­pre ha fal­ta­do un diag­nós­ti­co real de los di­fe­ren­tes ti­pos de de­lin­cuen­tes, de la lis­ta de cár­te­les, de las ban­das lo­ca­les, de la for­ma en que se han re­le­va­do man­dos por la sa­li­da de ac­ti­vi­dad del 90% de los je­fes tra­di­cio­na­les y so­bre to­do del nú­me­ro apro­xi­ma­do de de­lin­cuen­tes en ac­ti­vo si se con­fir­man los da­tos de que en dos se­xe­nios se ha­bría de­te­ni­do a al­re­de­dor de me­dio mi­llón de de­lin­cuen­tes.

El nú­me­ro de de­lin­cuen­tes en ac­ti­vo im­por­ta por su con­tras­te con las fuer­zas de se­gu­ri­dad en tér­mi­nos apro­xi­ma­dos: 150 mil guar­dias na­cio­na­les, más de 250 mil fuer­zas ar­ma­das en las tres ar­mas, al­re­de­dor de 380 mil po­li­cías lo­ca­les y cer­ca de 500 mil efec­ti­vos de se­gu­ri­dad pri­va­da; es de­cir, un ejér­ci­to de al­re­de­dor de un más de un mi­llón 250 mil per­so­nas. Lo ma­lo, sin em­bar­go, es­tá la fal­ta de coor­di­na­ción, la es­ca­sa ca­pa­ci­ta­ción y so­bre to­do el he­cho de que una par­te de es­tas fuer­zas de se­gu­ri­dad es­tán al ser­vi­cio de los de­lin­cuen­tes y no del Es­ta­do ni de la so­cie­dad.

4.- El te­ma vi­tal de las po­li­cías mu­ni­ci­pa­les ha si­do ma­no­sea­do a ni­vel de da­tos, pe­ro no de pro­gra­mas reales de ca­pa­ci­ta­ción: de ca­si 2 mil 500 mu­ni­ci­pios, só­lo mil 800 tie­nen cuer­pos de se­gu­ri­dad, 900 cuen­tan con ape­nas 20 ele­men­tos ca­da uno y de ellos só­lo el 40% es­tá cer­ti­fi­ca­do. Es­tos da­tos se tie­nen des­de el Acuer­do de Se­gu­ri­dad de agos­to de 2008, pe­ro es la ho­ra en que na­die ha fi­ja­do un pro­gra­ma con pre­su­pues­to asig­na­do pa­ra ade­cuar a las po­li­cías mu­ni­ci­pa­les. Y hay mu­ni­ci­pios en Oa­xa­ca en don­de ni si­quie­ra hay po­li­cías: son to­pi­les --gra­do de au­to­ri­dad más ba­jo en co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas-- im­pro­vi­sa­dos.

Has­ta 2017 se ha­bían con­ta­bi­li­za­do 125 mil po­li­cías mu­ni­ci­pa­les, a una me­dia de 50 por ca­da mu­ni­ci­pio o 16.6 en tur­nos de ocho ho­ras. Y ca­da re­fe­ren­cia a la re­or­ga­ni­za­ción de la se­gu­ri­dad in­vo­lu­cra a mu­ni­ci­pios, pe­ro has­ta aho­ra las co­sas si­guen igual: po­cos, mal pa­ga­dos, sin ca­pa­ci­ta­ción, no cer­ti­fi­ca­dos y bue­na par­te al ser­vi­cio de las ban­das lo­ca­les-na­cio­na­les del cri­men or­ga­ni­za­do/des­or­ga­ni­za­do. Un da­to: las nar­co­tien­di­tas y pi­ca­de­ros --pa­ra ven­der o con­su­mir dro­ga-- só­lo son po­si­bles con el apo­yo de las po­li­cías mu­ni­ci­pa­les.

Por lo tan­to, a la es­tra­te­gia le fal­ta mu­cho por arre­glar an­tes de po­ner or­den en la de­lin­cuen­cia

-0

A lo chino. Ca­da par­ti­do tie­ne la li­ber­tad de bus­car sus aso­cia­dos ex­ter­nos. Mo­re­na es­tá li­ga­do al bo­li­va­ris­mo cha­vis­ta en Ve­ne­zue­la y al so­cia­lis­mo re­pre­si­vo de Cu­ba. Aho­ra fue­ron tras el Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Chi­na, qui­zá por el mo­de­lo más cer­cano: co­mu­nis­mo ca­pi­ta­lis­ta au­to­ri­ta­rio, al­go así co­mo el vie­jo

PRI.

Po­lí­ti­ca pa­ra dum­mies: La po­lí­ti­ca sir­ve pa­ra cues­tio­nar a la po­lí­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.