Ga­na la iz­quier­da, se hun­de la de­re­cha y lle­gan los ul­tras

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN - Joa­quín Ló­pez-Dó­ri­ga lo­pez­do­ri­[email protected]

Sí, es cier­to, es me­jor el mal me­nor; el pro­ble­ma es cuan­ti­fi­car­lo. Flo­res­tán.

Ma­drid.- En las elec­cio­nes ge­ne­ra­les de es­te do­min­go, los es­pa­ño­les die­ron el triun­fo a la iz­quier­da des­pués de una dé­ca­da, pro­vo­ca­ron la de­ba­cle de la de­re­cha y por pri­me­ra vez en la his­to­ria de la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la abrie­ron las puer­tas del Con­gre­so a la ul­tra­de­re­cha.

To­do es­to ocu­rre cuan­do en el mun­do el po­pu­lis­mo ga­na go­bier­nos en to­dos los idio­mas y por la cri­sis de las mi­gra­cio­nes se for­ta­le­cen los na­cio­na­lis­mos, ya de de­re­cha, ya de iz­quier­da.

Es­te re­sul­ta­do elec­to­ral no es pro­duc­to de una de­ci­sión de úl­ti­ma ho­ra, los in­de­ci­sos guar­da­ron sus pre­fe­ren­cias has­ta las ur­nas en las que tam­bién se des­pe­jó la in­cóg­ni­ta, no a fa­vor quie­nes iban a vo­tar los es­pa­ño­les, sino con­tra qué iban a ha­cer­lo.

La ma­yo­ría vo­tó con­tra la co­rrup­ción del PP que li­gan con la co­rrup­ción del go­bierno y con la cri­sis eco­nó­mi­ca: pa­ro, ser­vi­cios de sa­lud y aten­ción a ma­yo­res.

Por eso, Pe­dro Sán­chez, del PSOE, el pri­mer pre­si­den­te de go­bierno que lle­gó al car­go por una de­ci­sión le­gis­la­ti­va y un blo­que abs­ten­cio­nis­ta que le per­mi­tió ob­te­ner la ma­yo­ría ca­li­fi­ca­da

pa­ra su­ce­der a Ma­riano Ra­joy, PP, tras per­der el go­bierno en un vo­to de con­fian­za más la cri­sis in­de­pen­den­tis­ta que nun­ca su­po ges­tio­nar y la red de co­rrup­ción par­ti­dis­ta. Así, Sán­chez ga­nó 123 es­ca­ños, con­tra los 85 que te­nía el PSOE, mien­tras en su de­ba­cle, el PP ca­yó de 137 a 66 su­peran­do por ape­nas dos­cien­tos mil vo­tos a Ciu­da­da­nos que se au­men­tó a 57 de los 32 que te­nía; Uni­das Po­de­mos tam­bién se vino aba­jo al ga­nar 42 de los 71 es­ca­ños y la ul­tra­de­re­cha de Vox de­bu­tó con 24. La di­fe­ren­cia de vo­tos se di­vi­dió en­tre lo que en Mé­xi­co lla­ma­mos chi­qui­lle­ría, ex­cep­to en el ca­so del ERC que subió de nue­ve a quin­ce es­ca­ños, que lo for­ta­le­ce ex­po­nen­cial­men­te en Ca­ta­lu­ña, su feu­do, y la in­de­pen­den­cia, su fuer­za lo­cal.

El te­ma es que Sán­chez, si bien ob­tu­vo el ma­yor nú­me­ro de es­ca­ños, 123, no al­can­zó la ma­yo­ría ca­li­fi­ca­da de 176 por lo que de­be­rá ne­go­ciar una se­rie de alian­zas que le den el go­bierno, lo que pue­de ha­cer con la iz­quier­da y los in­de­pen­den­tis­tas, pa­ra lo que ten­dría que ce­der an­te el ca­so ca­ta­lán, o, po­dría dar­se el fe­nó­meno de ne­go­ciar con el PP, cu­yos 66 dipu­tados le su­ma­rían 189, so­bra­dos pa­ra in­ves­tir­lo co­mo pre­si­den­te del go­bierno, sin las ata­du­ras de la iz­quier­da du­ra, ni los ul­ti­má­tums de los se­pa­ra­tis­tas ni las con­di­cio­nan­tes de los pe­que­ños.

Y es­toy de acuer­do que es­te es un plan­tea­mien­to con­tra na­tu­ra de su­mar esa iz­quier­da del PSOE, con esa de­re­cha del PP, pe­ro con to­do lo que he vis­to re­cien­te­men­te en ma­te­ria elec­to­ral, las lo­cu­ras ya se pue­den po­ner en la co­lum­na de lo po­si­ble, de lo con­ve­nien­te y de lo de ni tan lo­cu­ra.

Ya ve­re­mos qué pe­sa más en Es­pa­ña, si una lo­cu­ra co­mo esa alian­za que dé cer­te­za, o la que aún es­tá vi­vien­do, po­lí­ti­ca­men­te ha­blan­do, cla­ro.

Nos ve­mos ma­ña­na, pe­ro en pri­va­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.