Ter­cer pi­so

El Debate de Los Mochis - - TERCER PISO -

Ja­que ma­te. La ma­gis­tra­da Lucila Ayala de Mo­res­chi les dio una cá­te­dra ju­rí­di­ca a los po­de­res Eje­cu­ti­vo y Le­gis­la­ti­vo en el es­ta­do, y ayer vol­vió a to­mar po­se­sión de su car­go en el Tri­bu­nal de Jus­ti­cia Ad­mi­nis­tra­ti­va, de don­de afir­mó que no po­drán sa­car­la de nue­vo has­ta den­tro de sie­te años, cuan­do ter­mi­ne su se­gun­do pe­rio­do, por­que con la ac­tual le­gis­la­ción es­ta­tal su con­ti­nui­dad aho­ra es au­to­má­ti­ca, sin la ne­ce­si­dad de ser ra­ti­fi­ca­da por los dipu­tados lo­ca­les. Mien­tras tan­to, el Go­bierno del Es­ta­do me­tió un re­cur­so an­te el Tri­bu­nal Co­le­gia­do que fa­lló a fa­vor de Lucila Ayala, en bus­ca de mo­di­fi­car la sen­ten­cia; y el coor­di­na­dor de la ban­ca­da del PRI en el Con­gre­so, Ser­gio Jacobo Gu­tié­rrez, in­for­mó que in­sis­ti­rá en la im­pug­na­ción de la vo­ta­ción re­gis­tra­da ile­gal­men­te en la se­sión del pa­sa­do jue­ves, al no exis­tir quo­rum su­fi­cien­te pa­ra reanu­dar con la se­sión. Por lo pron­to, Lucila Ayala ya ocu­pó la ofi­ci­na que era de Héc­tor Torres Ulloa, quien tam­bién de­fien­de sus de­re­chos an­te es­ta re­so­lu­ción.

Des­lin­de. Más que pa­ra una so­lu­ción, pa­re­ce que la Se­cre­ta­ría de De­sa­rro­llo Sus­ten­ta­ble so­lo aten­dió a los ve­ci­nos afec­ta­dos por la ga­so­li­ne­ra en la co­lo­nia San Fran­cis­co por­que acu­die­ron a ellos, pe­ro ayer el di­rec­tor de Pro­tec­ción al Am­bien­te de la Se­cre­ta­ría de De­sa­rro­llo Sus­ten­ta­ble, Abel Ulises Ro­me­ro Pé­rez, de­ta­lló que en un acer­ca­mien­to con los ve­ci­nos se les acla­ró que des­de mar­zo del 2015 Go­bierno del Es­ta­do ya no tie­ne res­pon­sa­bi­li­dad con los es­tu­dios de im­pac­to am­bien­tal, y es­tos se de­ro­gan a la Agen­cia de Se­gu­ri­dad, Ener­gía y Am­bien­te (ASEA) del Go­bierno fe­de­ral. Por lo tan­to, es el Ayun­ta­mien­to de Aho­me el úni­co con in­je­ren­cia en los per­mi­sos de uso de sue­lo pa­ra la ins­ta­la­ción y ope­ra­ción de to­do ti­po de es­ta­ción de ser­vi­cios de hi­dro­car­bu­ros. O sea que co­mo es­te per­mi­so lo con­ce­dió el exal­cal­de Ar­tu­ro Duar­te Gar­cía, el ca­so se re­sol­ve­rá en los tri­bu­na­les. Es de­cir, co­mo di­jo el Cha­pu­lín Co­lo­ra­do: ¿quién po­drá de­fen­der­los?

Pa­vo­rreal. Ayer, el al­cal­de de Ma­zatlán, el mo­re­nis­ta Luis Gui­ller­mo Be­ní­tez Torres, se re­go­deó en la mues­tra gas­tro­nó­mi­ca que ofre­ció a los dipu­tados fe­de­ra­les en el Con­gre­so de la Unión, y en la cual par­ti­ci­pa­ron al me­nos 16 res­tau­ran­tes pa­tro­ci­na­do­res co­mo par­te de una ce­le­bra­ción por el 80 aniver­sa­rio de la ban­da El Re­co­do. Mien­tras, en el puer­to se le­van­ta­ron las vo­ces de crí­ti­cas. El re­gi­dor Ro­dol­fo Car­do­na, uno de los más in­flu­yen­tes del ca­bil­do, cri­ti­có que Be­ní­tez Torres no pi­dió el per­mi­so al ca­bil­do pa­ra ofre­cer la co­mi­lo­na, y me­nos pa­ra au­sen­tar­se del mu­ni­ci­pio.

Rue­dan ca­be­zas. El ajus­te de nó­mi­na en el Ayun­ta­mien­to de Gua­sa­ve pa­re­ce ir en se­rio, pues aun­que en un prin­ci­pio se pen­só que so­lo to­ca­ría a los em­plea­dos de me­nor suel­do, re­sul­ta que ayer ya fue­ron des­pe­di­dos dos ase­so­res, en­tre ellos uno que es­ta­ba asig­na­do a Pre­si­den­cia. Aun­que en la co­mu­na no se hi­zo pú­bli­co es­te ajus­te, pue­de ser que en es­tos días tam­bién sal­gan del or­ga­ni­gra­ma fun­cio­na­rios de se­gun­do y pri­mer ni­vel, quie­nes no se irían so­lo por el fac­tor eco­nó­mi­co, sino tam­bién por­que mu­chos de ellos se han to­ma­do atri­bu­cio­nes que no les co­rres­pon­den, las cua­les van des­de de­ci­sio­nes sin con­sul­tar a la al­cal­de­sa, has­ta el an­dar en­cam­pa­ña­dos de ca­ra al 2021. Sin im­por­tar que ha­ya o no pro­ble­mas fi­nan­cie­ros en el Go­bierno mu­ni­ci­pal, quie­nes tra­ba­jen ahí y quie­ran ha­cer­se los lis­tos pa­re­ce que sal­drán más rá­pi­do de lo que lle­ga­ron, o por lo me­nos ese men­sa­je se pre­ten­de en­viar des­de la ofi­ci­na de la al­cal­de­sa.

Con­tras­tes. A raíz de la cam­pa­ña Ena­mó­ra­te de Gua­mú­chil, el re­gi­dor al­va­ra­den­se Romeo Ge­li­nec Galindo In­zun­za sa­có a re­lu­cir los pro­ble­mas que hay res­pec­to a al­gu­nas zo­nas del cen­tro de la ciu­dad, don­de la su­cie­dad y el mal olor a con­se­cuen­cia de fu­gas del dre­na­je afec­tan a co­mer­cios y tran­seún­tes, re­fi­rién­do­se prin­ci­pal­men­te a las ma­lo­lien­tes aguas que sur­gen por el ca­lle­jón de la cen­tral ca­mio­ne­ra de las ru­tas de Mo­co­ri­to y An­gos­tu­ra, a lo que lan­zó la pre­gun­ta si de qué se iba a enamo­rar la gen­te, ¿de la pes­te? Al pa­re­cer, el pro­ble­ma vie­ne de va­rios fac­to­res, y si se quie­re dar real­ce a la ciu­dad en el ám­bi­to tu­rís­ti­co, es­tos de­ta­lles no de­ben de­jar­se por fue­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.