Mar­co Cé­sar Al­ma­ral, o es adi­vino o ex­hi­bió un pac­to se­cre­to de al­to ni­vel

El Debate de Los Mochis - - TERCER PISO - Luis En­ri­que Ra­mí­rez @Lui­sEn­ri­queRam7

El im­pac­to ge­ne­ra­do por la in­ves­ti­ga­ción pe­rio­dís­ti­ca de EL DE­BA­TE en su sec­ción «Ter­cer Pi­so» de ayer no es for­tui­to: Si­na­loa en­ca­be­za la lis­ta de los es­ta­dos más ca­ros en ma­te­ria de ven­ta de ga­so­li­na. Con­cre­ta­men­te, se tra­ta del mu­ni­ci­pio de Aho­me, que tan­to en ga­so­li­na Pre­mium, co­mo en dié­sel, apa­re­ce en pri­mer lu­gar na­cio­nal de ca­res­tía: 23.34 en el pri­me­ro; y 22.32 en el se­gun­do. Tam­bién fi­gu­ran en es­tas lis­tas de al­tos pre­cios en am­bos com­bus­ti­bles los mu­ni­ci­pios de Gua­sa­ve y Sal­va­dor Al­va­ra­do.

La in­ves­ti­ga­ción fue rea­li­za­da por nues­tro com­pa­ñe­ro Da­vid Or­te­ga, par­te del equi­po de Re­dac­ción de EL DE­BA­TE en la Ciu­dad de Mé­xi­co. A es­to, se­ño­ras y se­ño­res, le lla­ma­mos una lec­ción de buen pe­rio­dis­mo.

EL CA­SO LUCI AYALA. Si un mé­ri­to es im­po­si­ble de ne­gar a la doc­to­ra en de­re­cho Lucila Ayala de Mo­res­chi es su sa­pien­cia co­mo abo­ga­da, amén de su te­na­ci­dad. Es un per­so­na­je lleno de triun­fos en las más so­na­das ba­ta­llas le­ga­les; la más fa­mo­sa, des­de lue­go, es la que ga­nó co­mo re­pre­sen­tan­te ju­rí­di­ca de Ama­lia Ca­rras­co en su di­vor­cio de Ju­lio Cé­sar Chá­vez, allá en los años no­ven­ta, en la ple­ni­tud de Mr. No­caut, ami­go de to­dos los po­de­ro­sos de la épo­ca, co­men­zan­do por el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. En lo per­so­nal, no nos ex­tra­ña que ha­ya ga­na­do el jui­cio de res­ti­tu­ción co­mo ma­gis­tra­da del Tri­bu­nal de Jus­ti­cia Ad­mi­nis­tra­ti­va. Luci Ayala es una eru­di­ta del de­re­cho, pe­ro ade­más es una mu­jer de lu­cha por an­to­no­ma­sia. Que­da, sin em­bar­go, una ta­rea pen­dien­te pa­ra la ma­gis­tra­da: apren­der a uti­li­zar lo que se lla­ma «mano iz­quier­da» pa­ra ser to­ma­da en se­rio. Mo­de­rar su len­gua­je, por ejem­plo; lo pri­me­ro que se le ol­vi­da al de­cla­rar an­te la pren­sa son las re­glas de ur­ba­ni­dad. Bien di­jo al­guien una vez en el año 2010: pa­ra no vi­vir en me­dio de plei­tos cons­tan­tes y al­can­zar su me­ta con me­nos gol­pes en el ca­mino, la doc­to­ra Ayala de Mo­res­chi ten­dría que rein­ven­tar­se. Ella sa­be que es­to es ver­dad, y sa­be, an­te to­do, que pue­de ha­cer­lo; es cues­tión de que­rer. Le desea­mos to­da cla­se de éxi­tos por la es­tre­cha amistad que por años nos unió.

AL­MA­RAL Y SU BO­LA DE CRIS­TAL. Aho­ra bien, re­cor­de­mos aquel sa­bio refrán po­pu­lar que sen­ten­cia: del pla­to a la bo­ca, se cae la so­pa.

Lo de­ci­mos por la im­pug­na­ción que es­tá pre­sen­tan­do el gru­po par­la­men­ta­rio del PRI en con­tra de las vo­ta­cio­nes de la ban­ca­da ma­yo­ri­ta­ria de Mo­re­na. Pa­ra em­pe­zar, los priis­tas tie­nen de su la­do una gra­ve fal­ta le­gal co­me­ti­da por la ma­yo­ría mo­re­nis­ta: en la se­sión del jue­ves no hu­bo quo­rum, por tan­to se co­me­tió una fal­ta a la ley.

Afir­mó el lí­der de los dipu­tados del PRI, Ser­gio Jacobo Gu­tié­rrez: «Con­si­de­ra­mos muy sa­lu­da­ble que es­te te­ma se pue­da di­lu­ci­dar pa­ra te­ner un cri­te­rio en torno al te­ma del quo­rum, por­que ya lo vi­mos en una se­sión an­te­rior, y se­gu­ra­men­te lo va­mos a ver nue­va­men­te a fu­tu­ro». La de­cla­ra­ción del pre­si­den­te de la Me­sa Di­rec­ti­va, en el sen­ti­do de que la im­pug­na­ción no pro­ce­de­rá, me­re­ció un co­men­ta­rio especial de su co­te­rrá­neo na­vo­la­ten­se Ser­gio Jacobo: «A mí me sor­pren­de el al­can­ce, las lu­ces de mi pai­sano Mar­cos Cé­sar Al­ma­ral Ro­drí­guez, que pri­me­ro co­rri­gió a Pi­tá­go­ras, re­vo­lu­cio­nó la teo­ría ma­te­má­ti­ca y lue­go se es­tá con­vir­tien­do en un ex­per­to en de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal, que le da lí­nea al Po­der Le­gis­la­ti­vo, y aho­ra se ha con­ver­ti­do en adi­vino que vis­lum­bra lo que su­ce­de­rá en un li­ti­gio».

Ha­bla­mos de asun­tos se­rios, pe­ro es im­po­si­ble ne­gar­le la ra­zón al dipu­tado Jacobo y, de pa­so, reír a car­ca­ja­das con su for­ma de po­ner­le sa­bor a la ta­rea par­la­men­ta­ria.

Eso sí: lo peor de es­te ca­so se­ría que la pre­sun­ta ile­ga­li­dad co­me­ti­da en el Con­gre­so fue­ra fru­to de un pac­to de al­to ni­vel don­de la im­pu­ni­dad pa­ra los cul­pa­bles es­té ga­ran­ti­za­da. Ha­brá que es­pe­rar pa­ra co­no­cer los en­tre­te­lo­nes de es­te tin­gla­do, que no hue­le na­da bien.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.