“Aquí es­toy, muy a pe­sar de mi Quirino Or­daz Cop­pel”: Lucila Ayala

La ma­gis­tra­da di­jo que gra­cias a cam­bios a la ley del Tri­bu­nal po­drá ocu­par sie­te años más es­te car­go

El Debate de Los Mochis - - SINALOA - ≋An­ge­li­na Co­rral @el­de­ba­te

Tras una dispu­ta le­gal de dos años y cua­tro me­ses, Lucila Ayala de Mo­res­chi fue res­ti­tui­da ayer co­mo ma­gis­tra­da en el Tri­bu­nal de Jus­ti­cia Ad­mi­nis­tra­ti­va, lue­go de que el pa­sa­do jue­ves el Con­gre­so del Es­ta­do acató la re­so­lu­ción del Pri­mer Tri­bu­nal Co­le­gia­do en Ma­te­ria Ad­mi­nis­tra­ti­va del Dé­ci­mo Se­gun­do Cir­cui­to, con se­de en Ma­zatlán, que de­ja sin efec­to el nom­bra­mien­to de Héc­tor Sa­muel Torres Ulloa y res­ti­tu­ye a Ayala de Mo­res­chi.

En 2017, Lucila Ayala pre­sen­tó una so­li­ci­tud de am­pa­ro por con­si­de­rar que se vio­len­ta­ron sus de­re­chos, pues el go­ber­na­dor Quirino Or­daz Cop­pel man­dó una ter­na de can­di­da­tos a ma­gis­tra­dos al Con­gre­so, la cual fue acep­ta­da, pe­se a que el man­da­ta­rio no te­nía la fa­cul­tad pa­ra pro­po­ner, y a ella no le die­ron la opor­tu­ni­dad de ser ra­ti­fi­ca­da. En un ac­to pú­bli­co, el ma­gis­tra­do pre­si­den­te del Tri­bu­nal de Jus­ti­cia Ad­mi­nis­tra­ti­va, Jesús Iván Chá­vez Ran­gel, dio el cum­pli­mien­to de la eje­cu­to­ria de am­pa­ro or­de­na­do

por el Tri­bu­nal fe­de­ral y dio la bien­ve­ni­da a la ma­gis­tra­da.

Triun­fo

En entrevista, la abo­ga­da ase­gu­ró que es­ta­rá otros sie­te años en es­te Tri­bu­nal, por­que gra­cias a los cam­bios que se le hi­cie­ron a la ley por ór­de­nes del go­ber­na­dor, tan­to pa­ra per­ju­di­car­la, co­mo pa­ra be­ne­fi­ciar a los ma­gis­tra­dos que él pu­so, la be­ne­fi­cian, y ya in­ter­pu­so un am­pa­ro pa­ra per­ma­ne­cer, in­de­pen­dien­te­men­te de si el Con­gre­so la ra­ti­fi­ca o no. “Aquí es­toy, muy a pe­sar de mi Quirino Or­daz Cop­pel”, ex­pre­só.

Ade­más, de­jó en cla­ro que no se­rá una ma­gis­tra­da a mo­do, y esa es la ra­zón por la que Or­daz Cop­pel reali­zó mu­chas ac­cio­nes pa­ra que no re­gre­sa­ra, por­que le con­vie­ne te­ner gen­te a mo­do por­que allí se van a re­vi­sar ca­sos en los que pu­do ha­ber exis­ti­do co­rrup­ción.

Asi­mis­mo, di­jo no en­ten­der por qué el go­ber­na­dor le tie­ne tan­to odio y em­pren­dió una lu­cha fe­roz por qui­tar­la co­mo ma­gis­tra­da, por lo que, en ca­so de se­guir, lo de­man­da­rá en la Co­mi­sión Na­cio­nal de los De­re­chos Hu­ma­nos: “No lo co­noz­co y no sé por qué esa per­ver­si­dad del go­ber­na­dor en con­tra de una mu­jer”. A las 11:50 ho­ras Ayala de Mo­res­chi ocu­pó la ofi­ci­na que era de Torres Ulloa, quien des­de el pa­sa­do lu­nes de­jó de ir al Tri­bu­nal, aun­que to­da­vía el Tri­bu­nal fe­de­ral tie­ne pen­dien­te re­sol­ver la pe­ti­ción que él in­ter­pu­so, y es la acla­ra­ción de sen­ten­cia.

FO­TO: RI­CAR­DO NEVÁREZ

> Lucila Ayala de Mo­res­chi sa­lu­da a Jesús Iván Chá­vez Ran­gel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.