Héc­tor Es­pino es­ta­ría hoy en Coo­pers­town

El Debate de Los Mochis - - ACCIÓN - JUAN VENÉ jbeis­[email protected] @juan­ve­ne5

Co­ral Ga­bles, Flo­ri­da. (VIP-WI­RE).- “Pa­ra lle­gar a los 90 años de edad es con­ve­nien­te ha­ber cum­pli­do ya los 89”… Anó­ni­mo.

Ma­ña­na y el vier­nes se­rán

Días Ex­tras del Co­rreo, por ex­ce­so de co­rres­pon­den­cia.

Y hoy es Día del Co­rreo, co­mo to­dos los miér­co­les. Pe­ro no pue­do con­tes­tar a quie­nes no in­for­man des­de cuál ciu­dad o po­bla­ción es­cri­ben. En­der J. Villalobos, de Ma­ra­cai­bo, pre­gun­ta…: “¿Cier­to que Ty Cobb y Ba­be Ruth, no eran ami­gos? Pe­ro am­bos eran muy al­truis­tas. ¿A qué se de­bía esa di­fe­ren­cia fue­ra del te­rreno?”. Ami­go En­do…: No eran ami­gos, pe­ro tam­po­co enemi­gos. Y no ha­bía di­fe­ren­cia al­gu­na. To­do lo con­tra­rio, eran si­mi­la­res. Ca­da uno a su ma­ne­ra, lo da­ba to­do pa­ra que su equi­po ga­na­ra. Jo­sé E. Her­nán­dez, de Ca­gua, pre­gun­ta…: “¿Cuál es el ve­ne­zo­lano que po­drá lle­gar a tres mil in­co­gi­bles en Gan­des Li­gas? Y una de nos­tal­gia…: ¡Có­mo ex­tra­ño El Guai­cai­pu­ro de Oro co­mo pre­mio y el beis­bol de Guai­cai­pu­ro y Farándula!”. Ami­go Che­ché…: Si Miguel Ca­bre­ra jue­ga dos a tres tem­po­ra­das más, po­dría ser, po­que ya tie­ne dos mil 732 hits; des­pués, El­vis An­drus, ma­ra­ca­ye­ro co­mo Ca­bre­ra, pe­ro bas­tan­te le­jos, con mil 596 en 10 tem­po­ra­das y lo que va de la ac­tual… Y por su­pues­to, yo tam­bién re­cuer­do con dul­zu­ra y sa­tis­fac­ción al Guai­cai­pu­ro, su beis­bol y to­da la gen­te va­lio­sa que to­ma­ba par­te en esas ac­ti­vi­da­des anua­les. Jesús Ro­drí­guez M. de Ciu­dad de Mé­xi­co, pre­gun­ta…: “¿Héc­tor Es­pino ha si­do el me­jor ju­ga­dor de beis­bol na­ti­vo de Mé­xi­co, hu­bie­ra si­do ex­cep­cio­nal tam­bién en Gran­de Li­gas, can­di­da­to al Hall de la Fa­ma de Coo­per­sown?”. Ami­go Chu­cho…: Es­pino fue ex­cep­cio­nal en Mé­xi­co, y so­lo gra­cias a sus ha­bi­li­da­des na­tu­ra­les, sin ayu­da ex­ter­na. En Es­ta­dos Uni­dos, con los ins­truc­to­res de ba­teo, vi­deos, gim­na­sios, hu­bie­ra si­do muy su­pe­rior. Aho­ra es­ta­ría en­tre quie­nes en­ca­be­zan la lis­ta de los me­jo­res jon­ro­ne­ros de to­dos los tiem­pos y ocu­pa­ría un ni­cho en Coo­pers­town. Carlos E. Ba­rrue­ta P. de Los Te­ques, ex­po­ne…: “En re­la­ción a su ar­tícu­lo “Prohi­bi­cio­nes de Trump fa­vo­re­cen a los cu­ba­nos” pue­do in­fe­rir que, si el acuer­do MLB - FCB fue anu­la­do por el go­bierno de los Es­ta­dos Uni­dos, el sis­te­ma MLB uti­li­za­rá pa­ra las con­tra­ta­cio­nes de pe­lo­te­ros na­ci­dos y for­ma­dos en Cu­ba la vía de la agen­cia li­bre. Real­men­te, pa­re­ce atrac­ti­vo, los con­tra­tos otor­ga­dos por la agen­cia li­bre son ex­tra­or­di­na­rios. Ve­mos el ver­da­de­ro múscu­lo de MLB, lo que son ca­pa­ces de ha­cer pa­ra ad­qui­rir el com­pro­mi­so de un ju­ga­dor. Es evi­den­te, tam­bién, lo que los pe­lo­te­ros cu­ba­nos son ca­pa­ces de ha­cer, gra­cias a su al­ta ca­li­dad de jue­go. La atrac­ción en­tre am­bos, co­mo fle­cha­zos de amor, se sien­te en el am­bien­te, y to­dos sal­ta­mos de ale­gría cuan­do de­cre­ta­ron su unión”. Gra­cias a la vi­da que me ha da­do tan­to, in­clu­so un lector co­mo tú.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.