Ca­tón

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN - Ar­man­do­ca­[email protected] afa­ca­[email protected]

“Me acu­so, pa­dre, de que fro­té mi par­te de va­rón en el cuer­po de mi no­via”. Así le di­jo un mu­cha­cho al pa­dre Ar­si­lio en el con­fe­so­na­rio. In­qui­rió el buen sa­cer­do­te: “¿Pa­sa­ron a ma­yo­res?”. “No -ase­gu­ró el jo­ven pe­ni­ten­te-. Eso fue to­do”. “Me re­sul­ta di­fí­cil creer­te -con­fe­só el con­fe­sor-. Bo­ca con bo­ca se des­bo­ca, cuan­to más cuer­po con cuer­po. De­ja 50 pe­sos en la ca­ja de las li­mos­nas. Tal es la pe­ni­ten­cia que se im­po­ne a quien lle­va a ca­bo el ac­to se­xual fue­ra del ma­tri­mo­nio”. “Pe­ro, pa­dre -ale­gó el mu­cha­cho-, no hu­bo ac­to se­xual, pues no hu­bo penetración. Tal fue el ar­gu­men­to que es­gri­mió Bill Clin­ton cuan­do fue en­jui­cia­do, y sus juz­ga­do­res le die­ron la ra­zón”. “No sé de po­lí­ti­ca -re­pli­có el sa­cer­do­te-, pe­ro en los tér­mi­nos del The­sau­rus Con­fes­sa­rii del pa­dre Bus­quet fro­tar es lo mis­mo que in­tro­du­cir. De­po­si­ta, pues, esos 50 pe­sos en el ce­po. Y re­za mu­cho. El que pe­ca y re­za empata”. Tras oír esa úl­ti­ma sen­ten­cia, por de­más he­te­ro­do­xa, y lue­go de re­ci­bir la ab­so­lu­ción, el mu­cha­cho fue a la ca­ja de las li­mos­nas, sa­có de su car­te­ra un bi­lle­te de 50 pe­sos y lo fro­tó en el ce­po: “¡Pa­dre! -le gri­tó al cu­ra-. ¡Fro­tar es lo mis­mo que in­tro­du­cir!”. Pe­pi­to ca­mi­na­ba por el par­que con su ami­go Jua­ni­li­to cuan­do pa­só jun­to a ellos una lin­dí­si­ma chi­qui­lla de agra­cia­do ros­tro y más agra­cia­da aún fi­gu­ra. Le co­men­tó Pe­pi­to a su ami­go: “Si al­gún día de­jo de odiar a las ni­ñas, se­gu­ra­men­te ésa se­rá la pri­me­ra a la que de­ja­ré de odiar”. Al­guno de mis cua­tro lec­to­res di­rá que soy in­ge­nuo, pe­ro la ver­dad es que creo en la ho­nes­ti­dad per­so­nal de Ló­pez Obrador, y pien­so que es sin­ce­ro su de­seo de com­ba­tir la co­rrup­ción. Eso a pe­sar de que los gran­des co­rrup­tos del ré­gi­men pa­sa­do an­dan li­bres y cam­pan­tes por efec­to de la im­pu­ni­dad que AMLO de­nun­ció co­mo can­di­da­to pe­ro que co­mo Pre­si­den­te ha man­te­ni­do. Aplau­do en­ton­ces, y con am­bas ma­nos pa­ra ma­yor efec­to, la can­ce­la­ción del con­tra­to que le­gal­men­te ha­bía ga­na­do un com­pa­dre de Ló­pez Obrador, el cual com­pa­dre anun­ció que se re­ti­ra de esa li­ci­ta­ción aten­dien­do una pe­ti­ción “per­so­nal y amis­to­sa” que le hi­zo el Pre­si­den­te. Muy ma­ni­da es­tá la fra­se se­gún la cual la es­po­sa del Cé­sar no só­lo de­be ser cas­ta, sino ade­más ha de pa­re­cer­lo. En es­te ca­so, sin em­bar­go, la tal sen­ten­cia tie­ne ca­bal apli­ca­ción. Com­par­tan mi aplau­so, pues, Ló­pez Obrador y su com­pa­dre Miguel Rin­cón, em­pre­sa­rio de la in­dus­tria del pa­pel. Lo su­ce­di­do sien­ta un buen pre­ce­den­te en la lu­cha con­tra el lla­ma­do in­flu­yen­tis­mo y con­tra la mul­ti­ci­ta­da co­rrup­ción. Es­pe­re­mos que no ten­ga vigencia ya la fra­se que di­jo Luis Bu­ñuel en tiem­pos de la do­mi­na­ción priis­ta: “Mé­xi­co es una dic­ta­du­ra ali­via­da por la co­rrup­ción”. Don As­ta­sio tie­ne más cuer­nos que una ces­ta de ca­ra­co­les. El sí­mil no es mío: lo to­mé de los re­cuer­dos que con­ser­vo de la pe­lí­cu­la “El be­llo An­to­nio”. Cier­to día lle­gó a su ca­sa, y pe­se a que eran ape­nas las 4 de la tar­de en­con­tró a su mu­jer sin ro­pa y en la cama. No só­lo eso: vio en el sue­lo pren­das y za­pa­tos de va­rón. Le pre­gun­tó: “¿Qué sig­ni­fi­ca es­to?”. Bal­bu­ceó ella: “Es que voy a sa­lir en una co­me­dia del Club de Da­mas, y ha­ré un pa­pel de hom­bre. Me acabo de pro­bar la ro­pa”. “Ah, va­ya -res­pon­dió con ali­vio don As­ta­sio-. Por un mo­men­to me fi­gu­ré otra co­sa. Per­do­na mi vana sos­pe­cha y mis re­ce­los in­jus­ti­fi­ca­dos”. Así di­cien­do fue a po­ner su sa­co en el cló­set. Den­tro es­ta­ba un in­di­vi­duo en pe­lo­tier, es­to es de­cir des­nu­do.

“¿Qué sig­ni­fi­ca es­to?” -vol­vió a in­qui­rir don

As­ta­sio, cu­yas po­si­bi­li­da­des ex­pre­si­vas eran bas­tan­te li­mi­ta­das. “Se­ñor mío -res­pon­dió el su­je­to-, si le cre­yó a su es­po­sa eso de la co­me­dia tam­bién de­be creer­me que es­toy aquí es­pe­ran­do el ca­mión”. FIN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.