Gran­des pla­nes, pe­que­ñas con­sul­tas

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN - Carlos Ma­rín cma­[email protected]­le­nio.com

El pre­si­den­te es­tá em­pe­ña­do en que sus gran­des pro­yec­tos sean “de­ci­di­dos por el pue­blo” me­dian­te pe­cu­lia­res y po­co fia­bles con­sul­tas pú­bli­cas.

Una de las pri­me­ras fue la que dio la pun­ti­lla al nue­vo ae­ro­puer­to de Ciu­dad de Mé­xi­co en Tex­co­co y que de­jó sin em­pleo co­mo a 45 mil tra­ba­ja­do­res que ha­bían cons­trui­do un ter­cio de la obra. Otra con igual pro­ce­di­mien­to fue pa­ra echar a an­dar la ter­moe­léc­tri­ca de La Hues­ca. Una más, so­bre el fe­rro­ca­rril tran­síst­mi­co, la con­fir­mó a mano al­za­da en un mi­tin el pro­pio Ló­pez Obrador en Ju­chi­tán: “De una vez les di­go a los del par­ti­do con­ser­va­dor y a los fi­fís, ya se hi­zo la con­sul­ta del pro­yec­to del Ist­mo, y la gen­te, por­que el pue­blo es sa­bio, nos dio su con­fian­za, nos apo­yó en la con­sul­ta, di­jo que sí al pro­yec­to de de­sa­rro­llo pa­ra el Ist­mo de Tehuan­te­pec pe­ro, co­mo aquí es­ta­mos en una asam­blea y hay de to­das las co­rrien­tes de pen­sa­mien­to y de to­dos los par­ti­dos, ¿por qué no ha­ce­mos aquí una con­sul­ta...?”.

Y que­da una pen­dien­te pa­ra el Tren Ma­ya.

Del plan San­ta Lucía, el pre­si­den­te dio cuen­ta y ce­le­bró una con­sul­ta cu­ya rea­li­za­ción y mé­to­do se des­co­no­ce pe­ro, sea cual fue­re el pro­ce­di­mien­to, lo úni­co que pue­de co­le­gir­se es que los opi­nan­tes no

re­pre­sen­tan a las co­mu­ni­da­des im­pli­ca­das (a ni­ve­les lo­cal y na­cio­nal) ni con­ta­ron con lo prin­ci­pal: la in­for­ma­ción pre­ci­sa, con­ci­sa y ma­ci­za que ava­le cru­za­das de bo­le­ta o ma­nos le­van­ta­das. So­bre es­te pro­yec­to aeroportuario, la que se hi­zo re­sul­tó ser la úni­ca en­tre 20 lo­ca­li­da­des con po­bla­cio­nes que de­bie­ron ser to­ma­das en cuen­ta.

To­dos los pro­yec­tos re­fe­ri­dos re­pre­sen­tan una ma­ra­ña de com­ple­ji­da­des, la más no­to­ria pa­ra el nue­vo ae­ro­puer­to, y lo que se ha da­do a co­no­cer frag­men­ta­ria­men­te con­tras­ta con la es­pec­ta­cu­lar y con­vin­cen­te pre­sen­ta­ción que hi­cie­ron los ar­qui­tec­tos Nor­man Fos­ter y Fernando Ro­me­ro cuan­do ex­hi­bie­ron lo que pen­sa­ron po­día le­van­tar­se en Tex­co­co.

Pa­ra el de San­ta Lucía, co­mo el mis­mo Ló­pez Obrador tu­vo que re­co­no­cer, ape­nas es­tá di­se­ñán­do­se el pro­yec­to eje­cu­ti­vo y ni si­quie­ra se cuen­ta con el es­tu­dio de im­pac­to am­bien­tal.

En lo que res­pec­ta al tren tran­síst­mi­co (en reali­dad la adap­ta­ción de los ten­di­dos de las vías ins­ta­la­das des­de el si­glo pa­sa­do), teó­ri­ca­men­te muy com­pe­ti­ti­vo del Ca­nal de Pa­na­má, so­lo ca­be ima­gi­nar a un ac­ti­vis­ta de la CNTE plan­ta­do ca­da diez o 20 dur­mien­tes pa­ra que nun­ca sa­tis­fa­ga las ex­pec­ta­ti­vas. Y su pri­mo cer­cano, el tren ma­ya, de­be­rá sor­tear la opo­si­ción de am­bien­ta­lis­tas y co­mu­ni­da­des por las que co­rre­rá en Ta­bas­co, Cam­pe­che, Yu­ca­tán y Quin­ta­na Roo.

Más allá de lo fi­nan­cie­ro, an­tes que nin­gu­na de las otras, de la via­li­dad de ope­ra­ción que tie­nen es­tas obras la úni­ca que tie­ne sen­ti­do se­gu­ro (y so­lo si la re­sis­ten­cia lo­cal no lo im­pi­de) es la ter­moe­léc­tri­ca en Mo­re­los que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, de­jó he­cha y de­re­cha el neo­li­be­ra­lis­mo y la quie­re y pue­de apro­ve­char la cuar­ta trans­for­ma­ción...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.