Gol­pe en Ve­ne­zue­la

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN - Raymundo Riva Pa­la­cio rri­va­pa­la­[email protected]­cen­tral.com.mx

El lu­nes pa­sa­do apa­re­ció en la por­ta­da de la edi­ción me­xi­ca­na de la re­vis­ta GQ la fo­to­gra­fía de Juan Guai­dó, el au­to­pro­cla­ma­do pre­si­den­te in­te­ri­no de Ve­ne­zue­la con una pro­pues­ta cla­ra pa­ra lo­grar la caí­da del pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro: que­brar la ba­se de apo­yos que man­tie­ne en las es­truc­tu­ras de po­der, pe­ro en par­ti­cu­lar con los mi­li­ta­res. En la ma­dru­ga­da del mar­tes apa­re­ció un vi­deo en don­de Guai­dó lla­ma a un gol­pe de Es­ta­do. La entrevista ca­len­da­ri­za­da qui­zás uni­la­te­ral­men­te por los ase­so­res del ve­ne­zo­lano- coin­ci­dió con lo que lla­mó la “fa­se fi­nal” de la Ope­ra­ción Li­ber­tad, pa­ra lo­grar el “ce­se de­fi­ni­ti­vo” de la “usur­pa­ción” del po­der por par­te de Ma­du­ro, que dio el ban­de­ra­zo pa­ra que mi­les de per­so­nas to­ma­ran las ca­lles pa­ra desafiar a las fuer­zas de se­gu­ri­dad, ele­van­do la pre­sión al Ejér­ci­to pa­ra dar­le la es­pal­da al pre­si­den­te.

La in­ten­to­na del gol­pe de Es­ta­do, en tiem­po real.

Caos, vio­len­cia, ga­ses la­cri­mó­ge­nos y en­fren­ta­mien­tos do­mi­na­ron la jor­na­da, don­de no es­tá cla­ro qué hay de­trás de lo que no se ve. Lo que se vio, por la par­te de Guai­dó, es que en el vi­deo apa­re­ce en una to­ma ce­rra­da don­de cuan­do pa­nea la cá­ma­ra, pue­den con­tar­se má­xi­mo 35 sol­da­dos o, cuan­do me­nos, ves­ti­dos co­mo sol­da­dos, con un vehícu­lo en la par­te pos­te­rior que no es mi­li­tar, pe­ro abul­ta. Vis­to de es­ta ma­ne­ra, el “in­ten­to de gol­pe de Es­ta­do de una mag­ni­tud me­dio­cre”, co­mo de­fi­nió el mi­nis­tro de De­fen­sa y hom­bre fuer­te de Ma­du­ro, Vla­di­mir Pa­drino, pa­re­ce te­ner sen­ti­do.

Sin em­bar­go, hay al­gu­nos sín­to­mas de que las co­sas es­ta­ban fue­ra de con­trol. Des­de tem­pra­na ho­ra, la

Co­mi­sión Na­cio­nal de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, or­de­nó el cie­rre de la se­ñal abier­ta en los me­dios elec­tró­ni­cos pri­va­dos, por lo que las ca­de­nas de te­le­vi­sión y Ra­dio Caracas co­men­za­ron a trans­mi­tir pro­gra­mas de tarot o se en­la­za­ron a la se­ñal de la te­le­vi­sión es­ta­tal. Po­co des­pués, sa­có del ai­re las trans­mi­sio­nes de las ca­de­nas es­ta­dou­ni­den­ses CNN y CNBC, y de la in­gle­sa BBC. Po­co an­tes, se­gún el ob­ser­va­to­rio de In­ter­net en Eu­ro­pa, Net­Blocks, la em­pre­sa pa­ra­es­ta­tal de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, Com­pa­ñía Anó­ni­ma Na­cio­nal Te­lé­fo­nos de Ve­ne­zue­la, li­mi­tó el ac­ce­so a Twee­ter, Fa­ce­book, YouTu­be y otros ser­vi­cios de Goo­gle, aun­que pu­die­ron sa­lir da­tos a tra­vés de ser­vi­cios VPN.

So­bre la ex­pe­rien­cia de su­ble­va­cio­nes en otras na­cio­nes, se pue­de ar­gu­men­tar que lo que su­ce­dió en Ve­ne­zue­la es­te mar­tes, mos­tró que nin­gu­na de las dos par­tes te­nía la su­fi­cien­te fuer­za pa­ra im­po­ner­se rá­pi­da­men­te, y al mis­mo tiem­po, nin­gu­na es­ta­ba tan dé­bil pa­ra ser do­ble­ga­da. Es­te ti­po de in­ten­to­nas tie­nen otro ti­po de ve­lo­ci­dad. Cuan­do se su­ble­vó el co­ro­nel Leó­ni­das Ma­cías, je­fe de la Po­li­cía An­ti­dis­tur­bios en Pa­na­má -con el apo­yo tam­bién de Es­ta­dos Uni­dos- en 1988 en con­tra del ge­ne­ral Ma­nuel An­to­nio No­rie­ga, la gen­te sa­lió a las ca­lles y se arre­mo­li­nó en torno al cuar­tel de la Po­li­cía Na­cio­nal en el ba­rrio de La Cho­rre­ra, a me­dia ma­ña­na, pe­ro las tur­bas no­rie­guis­tas se en­fren­ta­ron a la gen­te en las ca­lles, y los mi­li­ta­res lea­les al ge­ne­ral so­fo­ca­ron el le­van­ta­mien­to. No­rie­ga sa­lió ai­ro­so en ese mo­men­to, pe­ro se­ría mar­ca­do co­mo el prin­ci­pio del fi­nal, que ter­mi­nó al año si­guien­te con la in­va­sión es­ta­dou­ni­den­se en Pa­na­má. En Ar­gen­ti­na, cuan­do el pue­blo ar­gen­tino se dio fi­nal­men­te cuen­ta que el go­bierno mi­li­tar los ha­bía es­ta­do en­ga­ñan­do con pro­pa­gan­da y que ha­bían per­di­do la gue­rra de las Mal­vi­nas con­tra el Reino Uni­do, en abril de 1982, cien­tos fue­ron a la Ca­sa Ro­sa­da a pro­tes­tar, pa­ra ser dis­per­sa­dos con ba­las de go­ma y ga­ses la­cri­mó­ge­nos. Aun­que apa­ren­te­men­te sa­lió in­tac­to el ré­gi­men, días des­pués el pre­si­den­te, el ge­ne­ral Fortunato Gal­tie­ri, pre­sen­tó su re­nun­cia y co­men­zó el ca­mino de la de­mo­cra­ti­za­ción en aque­lla na­ción. La mo­ra­le­ja de esos dos even­tos es que si al­can­za la su­ble­va­ción la fuer­za ne­ce­sa­ria pa­ra frac­tu­rar a un ré­gi­men, su caí­da se­rá in­mi­nen­te.

En Ve­ne­zue­la, a di­fe­ren­cia de Ar­gen­ti­na y Pa­na­má, el con­sen­so in­ter­na­cio­nal es­tá vol­ca­do ma­yo­ri­ta­ria­men­te ha­cia Guai­dó y la su­ble­va­ción. Sin em­bar­go, hu­bo po­si­cio­nes pon­de­ra­das. Fren­te a la abier­ta po­si­ción gol­pis­ta de Es­ta­dos Uni­dos, los go­bier­nos de Fran­cia y Es­pa­ña reite­ra­ron su apo­yo a un pro­ce­so pa­cí­fi­co de­mo­crá­ti­co, pe­ro ex­pre­sa­ron su preo­cu­pa­ción pa­ra que, co­mo di­jo el Pa­la­cio de la Mon­cloa, “no se pro­duz­ca un de­rra­ma­mien­to de san­gre”. En Mé­xi­co, el pre­si­den­te Andrés Ma­nuel Ló­pez Obrador es­tu­vo en esa lí­nea, al pe­dir una so­lu­ción pa­cí­fi­ca ne­go­cia­da, en con­tra­po­si­ción con la ma­yo­ría de las na­cio­nes la­ti­noa­me­ri­ca­nas.

Mé­xi­co es­tá del la­do co­rrec­to de la his­to­ria, aun­que a mu­chos me­xi­ca­nos, por ra­zo­nes ob­je­ti­vas, pre­fie­ran ver es­te epi­so­dio de ma­ne­ra co­yun­tu­ral. Es cier­to que Ma­du­ro ha des­trui­do ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas, ata­ca­do to­do el ré­gi­men de li­ber­ta­des, vio­la­do de­re­chos hu­ma­nos y lle­va­do a los ve­ne­zo­la­nos a vi­vir en la pre­ca­rie­dad, pro­du­cien­do un éxo­do ma­si­vo. Pe­ro acep­tar que por esas ra­zo­nes un go­bierno pue­da co­lo­car­se, mo­ral­men­te, al la­do de un gol­pe de Es­ta­do, es per­der de vis­ta los prin­ci­pios de au­to­de­ter­mi­na­ción. ¿Es­ta­rían de acuer­do los me­xi­ca­nos que apo­yan el gol­pe de Es­ta­do en Ve­ne­zue­la en res­pal­dar una ac­ción de esa na­tu­ra­le­za en Mé­xi­co por el he­cho de dis­cre­par con las ac­cio­nes de Ló­pez Obrador, que mi­na las ins­ti­tu­cio­nes, pro­vo­ca re­gre­sión a las li­ber­ta­des y to­ma de­ci­sio­nes que pue­den lle­var a la pre­ca­rie­dad?

Los ve­ne­zo­la­nos lle­ga­ron a la si­tua­ción en la que se en­cuen­tran por­que sus éli­tes fue­ron in­ca­pa­ces de or­ga­ni­zar­se y en­fren­tar el ré­gi­men. Hoy ne­ce­si­tan el apo­yo de Was­hing­ton pa­ra de­rro­car a Ma­du­ro. Ve­ne­zue­la nos re­ga­la una lec­ción. La pa­si­vi­dad y la co­bar­día, no ayu­dan. La de­fen­sa de los va­lo­res de­mo­crá­ti­cos y sus ins­ti­tu­cio­nes es el ca­mino, pa­ra no ju­gar el pa­pel de tí­te­res de un po­der pa­ra que les ayu­de con­tra el po­der que no qui­sie­ron ni su­pie­ron en­fren­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.