En Mé­xi­co se pien­sa mu­cho en ti…

Ellos se quie­ren ver me­no­res a su edad, yo me veo de la mía. Flo­res­tán.

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN - Joa­quín Ló­pez-Dó­ri­ga lo­pez­do­ri­[email protected]

Ma­drid.- Ve­nir a es­ta cu­na siem­pre es un pri­vi­le­gio.

Re­co­rrer sus ca­lles lim­pias, mo­ver­se en su efi­caz sis­te­ma de trans­por­te pú­bli­co, ca­mi­nar sus rin­co­nes de día y de no­che sin mi­rar ha­cia atrás, me­ter­se a cual­quier tas­ca a echar un cha­to de vino y un pin­cho, o dos y dos, o una ca­ñi­ta de cer­ve­za con unos bo­que­ro­nes y unas acei­tu­nas, pa­sar, por El Pra­do a vi­si­tar a Ve­láz­quez siem­pre y por en­ci­ma de to­do, a El Gre­co, al in­men­so Go­ya.

Pe­ro ve­nir a Ma­drid en una jor­na­da de elec­cio­nes ge­ne­ra­les que dio al PSOE su pri­me­ra vic­to­ria en on­ce años, que hun­dió al PP por su in­ca­pa­ci­dad de ges­tión de go­bierno y obs­ce­nos ex­ce­sos en la de co­rrup­ción, ver que la ul­tra na­cio­nal-fas­cis­ta se ha­ce de es­pa­cios, 24 es­ca­ños, por pri­me­ra vez en la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la, es, pe­rio­dís­ti­ca­men­te fas­ci­nan­te.

Un re­sul­ta­do elec­to­ral que dio el triun­fo al PSOE con 123 es­ca­ños, sí, pe­ro no el go­bierno por la fal­ta de una ma­yo­ría ca­li­fi­ca­da que só­lo po­drá cons­truir vía alian­zas con otros par­ti­dos por in­tere­ses elec­to­ra­les y que lle­va­rá a dos ron­das de in­ves­ti­du­ra. La pri­me­ra que per­de­rá Pe­dro Sán­chez, y la se­gun­da que ga­na­rá con la abs­ten­ción opo­si­to­ra que le per­mi­ta re­du­cir la va­ra de la ma­yo­ría ca­li­fi­ca­da pe­ro que le su­birá la de la ne­go­cia­ción

Y cuan­do aquí to­ma pul­so a Mé­xi­co, no obs­tan­te una pri­me­ra cri­sis por la car­ta cu­yo con­te­ni­do con­fir­mó, pri­me­ro, y de­ta­lló des­pués, el pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor exi­gien­do el per­dón de la co­ro­na es­pa­ño­la a los pue­blos ori­gi­na­rios por las atro­ci­da­des du­ran­te con­quis­ta y co­lo­nia, lo que fue re­cha­za­do en for­ma ro­tun­da por el go­bierno del mis­mo Sán­chez que ga­nó es­tas elec­cio­nes, en la ca­lle se quie­re a los me­xi­ca­nos co­mo se nos ha que­ri­do siem­pre: por en­ci­ma de sus go­bier­nos, a tra­vés de esos ca­na­les que jun­ta­ron sus san­gres. Cier­to, en la ca­sa real y el go­bierno, exis­te el ma­les­tar por la re­ve­la­ción de un pro­ce­so que en con­ver­sa­cio­nes pri­va­das se ha­bía acor­da­do avan­zar, pe­ro no me­nos cier­to es que, co­mo en

Mé­xi­co, el te­ma ha que­da­do a ni­vel de los pa­si­llos pa­la­cie­gos, los de aquí y los de allá.

Aquí, el úni­co te­ma pú­bli­co de in­te­rés en la re­la­ción con Amé­ri­ca La­ti­na es el de Ve­ne­zue­la y la dic­ta­du­ra de Ma­du­ro, la per­se­cu­ción de los de­mó­cra­tas y de la li­ber­tad, el en­car­ce­la­mien­to de las ideas, la ten­ta­ción siem­pre pre­sen­te, pe­ro siem­pre pa­ra mí siem­pre inacep­ta­ble, de una in­ter­ven­ción mi­li­tar de Es­ta­dos Uni­dos.

Aquí la exi­gen­cia pú­bli­ca de las dis­cul­pas por las cul­pas his­tó­ri­cas que ha­ce el pre­si­den­te de Mé­xi­co no es un te­ma de arre­ba­to po­pu­lar, re­pi­to, co­mo tam­po­co lo es en Mé­xi­co.

En to­do ca­so, cuan­do sur­ge de ca­sua­li­dad, lo des­de­ñan, por­que la ma­yo­ría, de allá y acá re­cha­zan el con­flic­to co­mo he­rra­mien­ta y mé­to­do de go­bierno.

Y de­bo de­cir que en es­te ca­so, la pru­den­cia ha es­ta­do del la­do de los go­ber­nan­tes de Es­pa­ña.

Nos ve­mos ma­ña­na, pe­ro en pri­va­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.