DE PO­LÍ­TI­CA Y CO­SAS PEO­RES

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN - Ar­man­do­ca­[email protected] afa­ca­[email protected]

Dul­ci­be­lla y Pi­to­rro se ca­sa­ron. Bien pron­to la fla­man­te des­po­sa­da se dio cuen­ta de que su ma­ri­do era in­sa­cia­ble en el cues­tión del se­xo. To­dos los días la pro­cu­ra­ba, sin fal­tar nin­guno, y en cier­tas fe­chas es­pe­cia­les -un cum­plea­ños, la fe­cha de su bo­da, el aniver­sa­rio de la ba­ta­lla de Acul­ti­zin­go- la re­que­ría dos y has­ta tres ve­ces en el mis­mo día. La po­bre Dul­ci­be­lla an­da­ba ya to­da de­rren­ga­da -me re­sis­tí a usar el ple­beo tér­mino “des­guan­gui­la­da”-, co­mo la ga­lli­ni­ta a la que el ga­llo le exi­gía po­ner hue­vos de 2 pe­sos, sien­do que las de­más los po­nían só­lo de uno. Así un día le di­jo a su es­po­so: “A par­tir de hoy só­lo ha­re­mos el amor tres ve­ces por se­ma­na”. “Es­tá bien -con­ce­dió el tal Pi­to­rro-. En­ton­ces ven­dré a la ca­sa ca­da ter­cer día”. La se­ño­ra dio a luz a una lin­da be­bé. En tono ter­mi­nan­te le anun­ció a su cón­yu­ge: “La ni­ña se lla­ma­ra Her­be­ne­gal­da. Así se lla­ma­ba mi abue­li­ta, la ma­má de mi ma­dre”. Al se­ñor, cla­ro, ese nom­bre le pa­re­ció es­pan­to­so. Ima­gi­nó las pe­na­li­da­des que su hi­ja iba a su­frir por cau­sa de ese sin­gu­lar ape­la­ti­vo. Pe­ro co­no­cía bien a su mu­jer, y ac­tuó en con­se­cuen­cia. Ex­cla­mó con si­mu­la­da ale­gría: “¡Qué bueno que pen­sas­te en ese nom­bre! ¡Así se lla­ma­ba una no­via que tu­ve, mu­jer a la que qui­se mu­cho!”. Al pun­to la se­ño­ra se co­rri­gió: “Pen­sán­do­lo me­jor la ni­ña se lla­ma­rá Ma­ría. Así se lla­ma­ba mi otra abue­li­ta, la ma­má de mi pa­dre”. Don So­re­co Na­cat­zát­zatl era más sor­do que una ta­pia. Que una ta­pia sor­da, acla­ro, pues hay pa­re­des que oyen. En cier­ta oca­sión el pa­pá de su nie­to le in­for­mó que le iban a ha­cer al ni­ño una pi­ña­ta con mo­ti­vo de cum­plir 10 años. Ma­ni­fes­tó don So­re­co: “A los 10 años yo ya me

ha­cía eso sin par­ti­ci­pa­ción de mis pa­pás”.Un cier­to ami­go mío de­cla­ra que to­das las no­ches duer­me muy tran­qui­lo. Aña­de: “No es que ten­ga la con­cien­cia tran­qui­la; lo que pa­sa es que me ha­go pen­de­jo”. Úl­ti­ma­men­te a mí se me ha ido el sue­ño, ese va­lio­so don que Cer­van­tes ca­li­fi­ca­ba de “dul­ce”. Y es que me preo­cu­pa la for­ma en que Ló­pez Obra­dor se alle­ga ca­da día más atri­bu­cio­nes, có­mo esa que la Cá­ma­ra de Dipu­tados -su Cá­ma­ra de Dipu­tados- le aca­ba de otor­gar, y que le per­mi­ti­rá de­ci­dir por de­cre­to el des­tino que ten­drán los fon­dos de­ri­va­dos de aho­rros en el pre­su­pues­to. El mis­mo Pre­si­den­te anun­ció ya que ta­les re­cur­sos se en­tre­ga­rán a per­so­nas en si­tua­ción vul­ne­ra­ble, co­mo dis­ca­pa­ci­ta­dos o adul­tos ma­yo­res. Eso se­ría ab­so­lu­ta­men­te en­co­mia­ble de no ser por el re­ce­lo de que di­chos apo­yos se usen a fin de ase­gu­rar el vo­to de esas per­so­nas pa­ra Mo­re­na y su lí­der. Siem­pre los pro­gra­mas so­cia­les han ten­di­do al be­ne­fi­cio del par­ti­do en el po­der, de mo­do que és­ta no es nin­gu­na no­ve­dad. Es­pe­re­mos, sin em­bar­go que ta­les pro­gra­mas y los re­cur­sos ta­les no va­yan a ser­vir a la lar­ga pa­ra la crea­ción de un ma­xi­ma­to. Ta­bu La­rra­sa y su es­po­so Di­mi­nu­cio su­frían de cor­te­dad en par­tes muy sen­si­bles. Ella ca­si no te­nía bus­to; él es­ta­ba muy des­po­seí­do en la par­te co­rres­pon­dien­te a la en­tre­pier­na. (En cier­ta oca­sión hu­bo de con­sul­tar a un uró­lo­go, y el fa­cul­ta­ti­vo tu­vo que re­cu­rrir a una lu­pa pa­ra efec­tos del exa­men clí­ni­co). Cier­to día los dos es­po­sos ca­mi­na­ban por la pla­ya y las olas arro­ja­ron a sus pies una lám­pa­ra de for­ma ex­tra­ña. Do­ña Ta­bu la fro­tó pa­ra lim­piar­la, y de la lám­pa­ra emer­gió un ge­nio del Orien­te. Con voz gra­ve les ha­bló el gi­gan­te: “Me ha­béis li­bra­do de mi pri­sión eter­na. A ca­da uno os con­ce­de­ré un de­seo”. Pi­dió al pun­to la mu­jer: “Quie­ro te­ner bu­bis más gran­des”. ¡Zoom! El bus­to le cre­ció has­ta al­can­zar la me­di­da del de Dolly Par­ton. Di­jo el hom­bre:

“Yo quie­ro que mi atri­bu­to de va­rón lle­gue has­ta el sue­lo”. ¡Zoom! Las pier­nas se le acor­ta­ron. FIN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.