El Cár­tel de los So­les

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN - Ray­mun­do Ri­va Pa­la­cio rri­va­pa­la­[email protected]­cen­tral.com.mx

De­trás de la cri­sis ve­ne­zo­la­na y la su­ble­va­ción que no ob­tu­vo el ob­je­ti­vo in­me­dia­to que bus­ca­ban, por­que re­cu­la­ron los prin­ci­pa­les al­tos man­dos mi­li­ta­res que apa­ren­te­men­te ha­bían acep­ta­do trai­cio­nar al pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro a cam­bio que le ga­ran­ti­za­ran a él y a sus cer­ca­nos una sa­li­da hon­ro­sa, hay un fac­tor que ayu­da a en­ten­der por­qué no se dio, cuan­do me­nos has­ta aho­ra, la frac­tu­ra es­pe­ra­da: el Cár­tel de los So­les. Así se lla­ma a to­dos los mi­li­ta­res y fun­cio­na­rios del go­bierno de Ve­ne­zue­la im­pli­ca­dos en el nar­co­trá­fi­co, y se pue­de plan­tear co­mo hi­pó­te­sis de tra­ba­jo, que el en­tra­ma­do cri­mi­nal den­tro del apa­ra­to de go­bierno de Ma­du­ro, lle­vó a con­si­de­rar a va­rios de sus lea­les que en las con­di­cio­nes ac­tua­les, ere me­jor se­guir cohe­sio­na­dos que di­vi­di­dos. Di­fí­cil­men­te una sa­li­da “con ho­nor”, co­mo se ha­bía plan­tea­do, po­dría dar­se con tan­tos lea­les a Ma­du­ro, de­nun­cia­dos y per­se­gui­dos por la jus­ti­cia en Es­ta­dos Uni­dos.

La va­ria­ble cri­mi­nal en Ve­ne­zue­la ha­ce más di­fí­cil la so­lu­ción ne­go­cia­da a la cri­sis que se vi­ve, por­que es un fac­tor don­de no hay con­ce­sio­nes. El Cár­tel de los So­les fue un tér­mino uti­li­za­do por pri­me­ra vez en 1993, al dar­se a co­no­cer que los ge­ne­ra­les de la Guar­dia Na­cio­nal Bo­li­va­ria­na, Ra­món Gui­llén, je­fe la Uni­dad An­ti­dro­gas, fi­nan­cia­da por la CIA, y su su­ce­sor

Or­lan­do Hernández, eran in­ves­ti­ga­dos por trá­fi­co de co­caí­na a Es­ta­dos Uni­dos. Es­ta or­ga­ni­za­ción no es pro­pia­men­te un cár­tel, por­que no con­tro­la los me­dios de pro­duc­ción, dis­tri­bu­ción, co­mer­cia­li­za­ción, ni los pre­cios de las dro­gas, sino que trans­por­ta­ba la co­caí­na de las FARC co­lom­bia­nas de Ve­ne­zue­la a Hon­du­ras y Mé­xi­co, pa­ra ser trans­por­ta­da a Es­ta­dos Uni­dos por el Cár­tel del Pa­cí­fi­co, y a Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na y Su­ri­nam, pa­ra ser en­via­da a Eu­ro­pa y Áfri­ca.

La es­truc­tu­ra de man­dos del Cár­tel de los So­les, ex­pli­có Bren­da Fie­gel, ana­lis­ta de in­te­li­gen­cia en la Ofi­ci­na de Es­tu­dios Mi­li­ta­res en el Fuer­te Lea­ven­worth, ≋an­sas, en un ar­tícu­lo en Small Wars Jour­nal, fun­da­do por exin­fan­tes de Ma­ri­na de Es­ta­dos Uni­dos, só­lo com­pren­de al­tos man­dos mi­li­ta­res y del go­bierno, en un mo­de­lo je­rár­qui­co hí­bri­do, a di­fe­ren­cia de los cár­te­les me­xi­ca­nos y co­lom­bia­nos, que tie­nen una es­truc­tu­ra pi­ra­midal con un lí­der, je­fes de pla­za y lu­gar­te­nien­tes, que tie­nen que in­ver­tir fuer­tes su­mas de di­ne­ro y uti­li­zar sus co­ne­xio­nes gu­ber­na­men­ta­les pa­ra evi­tar que los cap­tu­ren. El Cár­tel de los So­les, agre­gó, son los mi­li­ta­res y los fun­cio­na­rios quie­nes ma­ne­jan la or­ga­ni­za­ción, de­ter­mi­nan las de­ten­cio­nes y crean le­yes que los be­ne­fi­cien.

Fie­gel se­ña­ló que el lí­der his­tó­ri­co de la or­ga­ni­za­ción es Dios­da­do Ca­be­llo, pre­si­den­te de la Asam­bla

Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te, aun­que su po­der es re­par­ti­do de ma­ne­ra ho­ri­zon­tal, a di­fe­ren­cia de los cár­te­les me­xi­ca­nos y co­lom­bia­nos. Ca­be­llo, hom­bre cer­ca­ní­si­mo a Ma­du­ro, es só­lo la pun­ta de la ma­de­ja. Una in­ves­ti­ga­ción de tres años rea­li­za­da por la fun­da­ción In­Sight Cri­me, con se­de en Was­hing­ton, que fue da­da a co­no­cer el año pa­sa­do, en­con­tró a 123 per­so­nas re­la­cio­na­das con el Cár­tel de los So­les, de las cua­les iden­ti­fi­có a un pu­ña­do que in­cluía, ade­más de Ca­be­llo, por aso­cia­ción a la es­po­sa de Ma­du­ro, Ci­lia Flo­res, cu­yo hi­jo, Wal­ter Ja­co­bo Ga­vi­dia, y dos so­bri­nos es­tán in­vo­lu­cra­dos en el nar­co­trá­fi­co; Ta­reck El Ais­sa­mi, vi­ce­pre­si­den­te pa­ra el Área Eco­nó­mi­ca; el ma­yor ge­ne­ral Nés­tor Re­ve­rol , ac­tual mi­nis­tro de Jus­ti­cia; Ra­món Ro­drí­guez Cha­cín, ex­mi­nis­tro del In­te­rior y de Jus­ti­cia; y Henry Rangel Sil­va, go­ber­na­dor de Tru­ji­llo y ex­je­fe del Co­man­do Es­tra­té­gi­co del Ejér­ci­to, en­tre otros.

Los ne­xos cri­mi­na­les abar­can al sec­tor em­pre­sa­rial. La in­ves­ti­ga­ción de In­Sight Cri­me re­cor­dó que el De­par­ta­men­to del Te­so­ro de Es­ta­dos Uni­dos, apli­có el Ac­ta ≋ing­ping a tra­vés de la Ofi­ci­na de Con­trol de Ac­ti­vos Ex­tran­je­ros pa­ra san­cio­nar a sie­te per­so­nas, la ma­yo­ría em­pre­sa­rios, en­ca­be­za­dos por el pre­si­den­te de Glo­bo­vi­sión, Raúl An­to­nio Go­rrín, por su pre­sun­ta vin­cu­la­ción con una red de co­rrup­ción en el que par­ti­ci­pó la ex te­so­re­ra, Clau­dia Dñiaz Gui­llén, don­de le da­ban dó­la­res a un ti­po de cam­bio pre­fe­ren­cial que ge­ne­ró ga­nan­cias le­ga­les por dos mil 400 mi­llo­nes de dó­la­res.

In­Sight Cri­me re­ve­ló que el nar­co­trá­fi­co se en­con­tra­ba en cuan­do me­nos 12 ins­ti­tu­cio­nes, in­clui­da la Vi­ce­pre­si­den­cia, la Guar­dia Na­cio­nal Bo­li­va­ria­na, la Fuer­za Ar­ma­da Bo­li­va­ria­na, el Ser­vi­cio Bo­li­va­riano de In­te­li­gen­cia Na­cio­nal Pe­tró­leos de Ve­ne­zue­la, los mi­nis­te­rios del Po­der Po­pu­lar del Des­pa­cho de la Pre­si­den­cia y Se­gui­mien­to de la Ges­tión de Go­bierno, del Po­der Po­pu­lar pa­ra la De­fen­sa, del Po­der Po­pu­lar de Agri­cul­tu­ra Ur­ba­na, del Po­der Po­pu­lar pa­ra la Edu­ca­ción, del Po­der Po­pu­lar pa­ra el Ser­vi­cio Pe­ni­ten­cia­rio, de Es­ta­do pa­ra el Co­mer­cio Ex­te­rior e In­ver­sión In­ter­na­cio­nal, y del Po­der Po­pu­lar pa­ra la Ener­gía Eléc­tri­ca.

“El pre­si­den­te Ma­du­ro, en lu­gar de ha­cer a un la­do a los acu­sa­dos de nar­co­trá­fi­co, los ha as­cen­di­do a los más al­tos car­gos, qui­zás cal­cu­lan­do que si el ré­gi­men cae ellos se­rán los que más ten­gan que per­der y por con­si­guien­te ha­rán lo má­xi­mo po­si­ble pa­ra pre­ser­var al ré­gi­men, y a su ca­be­za”, afir­mó In­Sight Cri­me. “Las fi­gu­ras más in­flu­yen­tes del ré­gi­men bo­li­va­riano lle­van aho­ra el es­tig­ma del nar­co­trá­fi­co en di­ver­sos gra­dos”. La cri­sis ve­ne­zo­la­na, en el se­gun­do día de su­ble­va­ción, es­ta­ba ca­rac­te­ri­za­da por dos fa­ce­tas. La pri­me­ra, que co­men­zó con la aso­na­da mi­li­tar lla­ma­da Ope­ra­ción Li­ber­tad, tie­ne que ver con la na­rra­ti­va. La otra, el de las ne­go­cia­cio­nes con el mi­nis­tro de De­fen­sa, Vla­di­mir Pa­drino, el co­man­dan­te de la Guar­dia de Ho­nor Pre­si­den­cial, Iván Ra­fael Hernández Da­la, y con Mai­kel Mo­reno, pre­si­den­te del Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia, que no han si­do se­ña­la­dos de víncu­los con el nar­co­trá­fi­co.

Elliott Abrams, un hal­cón en po­lí­ti­ca ex­te­rior y en­car­ga­do es­pe­cial de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra la cri­sis de Ve­ne­zue­la, con­fir­mó a la agen­cia EFE que ha­bían ne­go­ci­do rom­per con Ma­du­ro, pe­ro que cuan­do lle­gó el mo­men­to de la ac­ción no es­tu­vie­ron dis­pues­tos a ha­cer­lo. En ese mo­men­to de de­fi­ni­cio­nes, quie­nes le iban a dar la es­pal­da a Ma­du­ro re­eva­lua­ron sus cos­tos y pér­di­das, y ce­rra­ron fi­las, cuan­do me­nos por aho­ra, con el Cár­tel de los So­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.