CUAN­DO NA­DIE AYU­DA EN UNA SI­TUA­CIÓN CRÍ­TI­CA

¿Por qué su­ce­de que al­gu­nas per­so­nas no apo­yan a quien se en­cuen­tra en una emer­gen­cia? Es­pe­cia­lis­tas lo de­fi­nen co­mo un fe­nó­meno psi­co­ló­gi­co lla­ma­do efec­to es­pec­ta­dor

El Debate de Los Mochis - - TERCER PISO - ≋Fa­bio­la Ce­rros fa­bio­la.ce­[email protected]­ba­te.com.mx

Sur­gen ca­sos en los que una per­so­na que ne­ce­si­ta so­co­rro no con­si­gue au­xi­lio de na­die, a pe­sar de que, en oca­sio­nes, hay una mul­ti­tud al­re­de­dor de la víc­ti­ma, li­mi­tán­do­se a ser so­lo tes­ti­gos. s po­si­ble, pues, que, an­te la ne­ce­si­dad de ayu­da, na­die acu­da a pro­por­cio­nar­la y pre­fie­ran vol­tear su mi­ra­da ha­cia otro la­do. En­ton­ces sur­ge el cues­tio­na­mien­to: ¿qué ha­ce que las per­so­nas ig­no­ren la ne­ce­si­dad aje­na de au­xi­lio?

La cri­mi­nó­lo­ga It­xel Cruz ex­pli­có que es­te com­por­ta­mien­to pue­de obe­de­cer a un fe­nó­meno psi­co­ló­gi­co de com­por­ta­mien­to so­cial lla­ma­do «efec­to es­pec­ta­dor», «la apa­tía del es­pec­ta­dor» o «bys­tan­der ef­fect». Cruz in­di­có que el fe­nó­meno se re­fie­re a ca­sos en los que in­di­vi­duos no ofre­cen ni pro­veen au­xi­lio o ayu­da a una víc­ti­ma si hay otros tes­ti­gos pre­sen­tes: «La pro­ba­bi­li­dad de que se brin­de una ayu­da es in­ver­sa­men­te pro­por­cio­nal al nú­me­ro de es­pec­ta­do­res que es­tén pre­sen­tes. O sea que, a ma­yor nú­me­ro de tes­ti­gos exis­tan, me­no­res son las pro­ba­bi­li­da­des de que al­guno de ellos pro­por­cio­ne

ayu­da», in­di­có la cri­mi­nó­lo­ga.

Apa­tía «Es im­por­tan­te tam­bién re­sal­tar que, más que apa­tía, pue­de tra­tar­se tam­bién de mie­do a ac­tuar, lo cual es­tá coar­ta­do al no ac­tuar del res­to de quie­nes es­tán pre­sen­tes», en­fa­ti­zó It­xel Cruz.

Ade­más, se­ña­ló la pre­sen­cia de in­ter­net co­mo un me­dio pa­ra vi­ra­li­zar y apre­ciar con ma­yor de­ta­lle es­tas cues­tio­nes; sin em­bar­go, ape­ló a la idea de que es­te efec­to no es ca­so nue­vo: «La era de in­ter­net sin du­da ha evi­den­cia­do con ma­yor fre­cuen­cia es­tas si­tua­cio­nes, pues hay in­con­ta­bles gra­ba­cio­nes de in­jus­ti­cias, ac­ci­den­tes, víc­ti­mas y necesitados que, en vez de re­ci­bir ayu­da, son li­mi­ta­dos a las mi­ra­das, co­men­ta­rios o la me­ra gra­ba­ción fur­ti­va; no es no­ve­dad, pe­ro va­ya que se ha di­fun­di­do más fá­cil», ex­pli­có.

Es­te efec­to y sus sin­gu­la­ri­da­des re­cuer­dan un ca­so pu­bli­ca­do por el dia­rio Re­for­ma el 23 de abril, don­de re­su­men el su­ce­so en el que una mu­jer de 56 años se des­ma­yó en la es­ta­ción del me­tro Ta­cu­ba­ya, en Ciu­dad de Mé­xi­co, y per­ma­ne­ció 26 ho­ras ti­ra­da sin re­ci­bir nin­gún ti­po de ayu­da tras su­frir un in­far­to ce­re­bral que le im­pi­dió mo­ver­se o pe­dir ayu­da. La mu­jer fue res­guar­da­da por po­li­cías del me­tro du­ran­te tres ho­ras más, sin re­ci­bir aten­ción mé­di­ca de nin­gún ti­po; pos­te­rior­men­te sa­ca­da a la in­tem­pe­rie y, fi­nal­men­te, fa­lle­ció. «Y es que en la ac­tua­li­dad y gra­cias a los te­lé­fo­nos ce­lu­la­res las re­des so­cia­les y la tec­no­lo­gía en ge­ne­ral ayu­da a per­ci­bir cir­cuns­tan­cias de es­te ti­po que cau­san in­quie­tud an­te el ima­gi­na­rio so­cial», ad­vir­tió. Es­to ge­ne­ra una cons­ter­na­ción. An­te­ce­den­tes

Tal es el ca­so del ase­si­na­to de ≋itty Ge­no­ve­se, quien mu­rió apu­ña­la­da en Nue­va York sin nin­gún ti­po de in­ter­ven­ción o ayu­da de ter­ce­ros, a pe­sar de los 38 tes­ti­gos que —se re­por­tó— es­cu­cha­ron el ac­to.

El pri­mer es­tu­dio pu­bli­ca­do acer­ca de la cues­tión e ins­pi­ra­do en el ca­so de Ge­no­ve­se pro­vie­ne de los in­ves­ti­ga­do­res Dar­ley y La­ta­né, quie­nes en su tra­ba­jo «In­ter­ven­ción del es­pec­ta­dor en emer­gen­cias: di­fu­sión de res­pon­sa­bi­li­dad», de 1968, rea­li­za­ron un ex­pe­ri­men­to que lo­gró de­fi­nir ras­gos ca­rac­te­rís­ti­cos de es­ta cues­tión de psi­co­lo­gía co­lec­ti­va.

Co­mo pio­ne­ros en el te­ma, los re­sul­ta­dos de es­te ex­pe­ri­men­to su­gi­rie­ron y plan­tea­ron por pri­me­ra vez que el nú­me­ro de ob­ser­va­do­res dis­mi­nu­ye las po­si­bi­li­da­des de ayu­da que ten­drá la víc­ti­ma; es de­cir: a más per­so­nas, me­nos ayu­da.

Fac­to­res

En el es­tu­dio de Dar­ley y La­ta­né se pre­ci­só que, a pe­sar el es­ta­tus so­cio­eco­nó­mi­co, el gé­ne­ro u otras ca­rac­te­rís­ti­cas in­di­vi­dua­les no in­flu­yen en el com­por­ta­mien­to al­truis­ta. La in­ves­ti­ga­ción pro­pu­so las dos prin­ci­pa­les ra­zo­nes es­pe­cí­fi­cas por las cua­les los es­pec­ta­do­res no pue­den o de­ci­den no ac­tuar en si­tua­cio­nes de emer­gen­cia, que se atri­bu­ye a los sen­ti­mien­tos de la ig­no­ran­cia plu­ral y la di­fu­sión de la res­pon­sa­bi­li­dad.

En ese sen­ti­do, el psi­có­lo­go Ós­car de Ávi­la pro­fun­di­zó en di­chos as­pec­tos del com­por­ta­mien­to hu­mano. Por un la­do, acla­ró los tér­mi­nos plan­tea­dos en el es­tu­dio de Dar­ley y La­ta­né: «La ig­no­ran­cia plu­ral se re­fie­re a la con­clu­sión a la que lle­ga un su­je­to con­si­de­ran­do que su ayu­da no se ne­ce­si­ta de­bi­do a la inac­ti­vi­dad de los de­más; mien­tras que la di­fu­sión de la res­pon­sa­bi­li­dad se pro­du­ce cuan­do los ob­ser­va­do­res asu­men que un ter­ce­ro va a in­ter­ve­nir».

Co­mo re­sul­ta­do de es­to, acla­ró que quie­nes ob­ser­van la si­tua­ción evi­tan la car­ga de ayu­dar a la víc­ti­ma o al ne­ce­si­ta­do. «Se sien­ten me­nos res­pon­sa­bles pa­ra ac­tuar», re­cor­dó el psi­có­lo­go. «Am­bas reac­cio­nes se pro­du­cen co­mo re­sul­ta­do de la in­fluen­cia so­cial, que es­tá su­pe­di­ta­da a la pre­sen­cia de otros», re­co­no­ció de Ávi­la.

Asi­mis­mo, Pa­blo Her­nán­dez, maes­tro y doc­to­ran­te en cien­cias so­cia­les, abun­dó pa­ra es­ta ca­sa edi­to­rial las par­ti­cu­la­ri­da­des de es­te fe­nó­meno: «Se di­ce que hay una di­fu­sión de la res­pon­sa­bi­li­dad. Por ejem­plo, ves un ac­ci­den­te en vía pública, y en lu­gar de co­rrer a ayu­dar, in­me­dia­ta­men­te pien­sas “al­guien más lo ha­rá” o “al­guien más de­be ha­cer­lo”», reite­ró.

Con­di­cio­nan­tes

Si bien la prin­ci­pal hi­pó­te­sis de­trás del efec­to es­pec­ta­dor plan­tea que el nú­me­ro de es­pec­ta­do­res con­di­cio­na es­ta si­tua­ción y la ca­pa­ci­dad de in­ter­ven­ción, Her­nán­dez pro­nun­ció sus con­si­de­ra­cio­nes, las cua­les plan­tean un es­ce­na­rio no ne­ce­sa­ria­men­te co­rres­pon­dien­te al fac­tor nu­mé­ri­co de los pre­sen­tes: «No es cla­ro que el efec­to es­pec­ta­dor de­pen­da so­lo del nú­me­ro de per­so­nas, hay otros fac­to­res, por ejem­plo el ries­go per­ci­bi­do de ac­tuar que va­ría se­gún la si­tua­ción», pro­fun­di­zó.

Pa­ra ello, Her­nán­dez dis­tin­guió cir­cuns­tan­cias que po­drían im­pli­car una in­fluen­cia en el ac­tuar del pú­bli­co, pues la cues­tión de la res­pon­sa­bi­li­dad tam­bién va li­ga­da a una cues­tión que equi­pa­ra las po­si­bles ac­cio­nes con las po­si­bles con­se­cuen­cias que eso atrae­ría, po­nien­do, por ejem­plo, la se­gu­ri­dad pro­pia co­mo as­pec­to pri­mor­dial: «Por ejem­plo, es más fá­cil que al­guien de­ci­da ayu­dar a un cie­go a cru­zar la ca­lle que a una per­so­na a la que es­tán asal­tan­do a mano ar­ma­da», se­ña­ló.

Pun­tua­li­zó que, a pe­sar de la in­he­ren­cia de ele­men­tos di­fí­cil­men­te mo­di­fi­ca­bles o con­tro­la­bles —co­mo la can­ti­dad de per­so­nas que pre­sen­cian un ac­ci­den­te, o en có­mo va a reac­cio­nar un ter­ce­ro—, hay al­gu­nas otras que sí se pue­den al­te­rar de ma­ne­ra po­si­ti­va, ha­cien­do cam­bios que van más allá de la cues­tión par­ti­cu­lar.

«Pro­mo­ver una cul­tu­ra del apo­yo mu­tuo y la so­li­da­ri­dad. La cues­tión es que esa pro­mo­ción no pue­de ser in­di­vi­dual, sino que de­be ser ins­ti­tu­cio­nal».

Adu­jo en­ton­ces que es po­si­ble fo­men­tar esa cul­tu­ra de so­por­te, pe­ro hi­zo én­fa­sis en que ello no de­be­ría ver­se o con­si­de­rar­se co­mo una al­ter­na­ti­va pa­ra los Go­bier­nos an­te las me­jo­ras de los ser­vi­cios de se­gu­ri­dad y sa­lud. Fi­nal­men­te, sub­ra­yó la efi­ca­cia de la Ad­mi­nis­tra­ción pública co­mo al­go que em­pu­ja­ría el re­for­za­mien­to de la em­pa­tía y la ca­pa­ci­dad de la so­cie­dad de ac­tuar an­te si­tua­cio­nes que así lo de­man­den: «Tam­bién es muy pro­ba­ble que, si la gen­te sa­be que el Go­bierno es efi­cien­te, en­ton­ces se de­ci­dan a ac­tuar y a ayu­dar, por­que sa­brán que no tie­nen que car­gar ellos con to­do el es­fuer­zo. Eso tam­bién es im­por­tan­te».

El pri­mer es­tu­dio y ex­pe­ri­men­ta­ción que se reali­zó pa­ra es­te fe­nó­meno fue en 1968 por los in­ves­ti­ga­do­res Dar­ley y La­ta­né

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.