De­re­cho y de­por­te

El Debate de Los Mochis - - SINALOA - Juan Bau­tis­ta Li­zá­rra­ga Mot­ta [email protected]­te­gra­do­ra­le­gal.com

Des­de los ini­cios de la ci­vi­li­za­ción, el de­por­te ha si­do una ne­ce­si­dad de la so­cie­dad, que se ha ma­ni­fes­ta­do de di­ver­sas for­mas. Por ejem­plo: en la an­ti­gua Gre­cia, era tal la im­por­tan­cia de los Jue­gos Olím­pi­cos, que los con­flic­tos bé­li­cos en­tre las ciu­da­des-Es­ta­do se pos­po­nían has­ta la fi­na­li­za­ción de las com­pe­ten­cias de­por­ti­vas, las cua­les tam­bién te­nían un tras­fon­do re­li­gio­so re­le­van­te.

En el Mé­xi­co prehis­pá­ni­co se le da­ba gran va­lor al ejer­ci­cio fí­si­co, a los jue­gos de fuer­za, equi­li­brio y de des­tre­za, en­tre ellos las ca­rre­ras a pie, tan­to a dis­tan­cia co­mo de re­sis­ten­cia, las cua­les to­da­vía se rea­li­zan por gru­pos ta­rahu­ma­ras y ya­quis en el nor­te del país.

De tal ma­ne­ra que a lo lar­go de la his­to­ria ha que­da­do de­mos­tra­do có­mo to­dos los com­po­nen­tes que con­for­man las tra­di­cio­nes de­por­ti­vas re­crea­ti­vas de las co­mu­ni­da­des han for­ma­do par­te de las ri­que­zas cul­tu­ra­les de ca­da país, ciu­dad y po­bla­cio­nes ru­ra­les.

Exis­te una es­tre­cha re­la­ción en­tre el de­por­te y la cul­tu­ra tra­di­cio­nal po­pu­lar de de­ter­mi­na­das re­gio­nes de nues­tro país, co­mo es el ca­so del beis­bol (o baseball, en in­glés), en el su­res­te y no­roes­te de

Mé­xi­co, prin­ci­pal­men­te.

Es tal la im­por­tan­cia de es­te jue­go en el mun­do, que en fe­bre­ro de es­te año los se­na­do­res del es­ta­do de Nue­va York,

Ja­mes Se­ward, An­drew Gou­nar­des y Ro­bert An­to­nac­ci, pro­mo­vie­ron un pro­yec­to de ley pa­ra que el beis­bol sea el “de­por­te ofi­cial” de esa en­ti­dad, la cual, ade­más de ser se­de del Sa­lón de la Fa­ma de ese de­por­te, cuen­ta con la fran­qui­cia del equi­po más em­ble­má­ti­co de to­dos Los Yan­kees.

Ade­más, el de­por­te ha si­do, más en tiem­pos re­cien­tes en nues­tro país, un tram­po­lín pa­ra in­cur­sio­nar en po­lí­ti­ca.

Es el ca­so que in­con­ta­bles ex­de­por­tis­tas,

han ocu­pa­do car­gos po­lí­ti­cos, en­tre las que se en­cuen­tran dipu­tacio­nes fe­de­ra­les, lo­ca­les, gu­ber­na­tu­ras, se­na­du­rías, al­cal­días, en­tre otras.

El ejer­ci­cio fí­si­co me­jo­ra la fun­ción men­tal, la au­to­no­mía, la me­mo­ria, la ra­pi­dez, la “ima­gen cor­po­ral” y la sen­sa­ción de bie­nes­tar, se pro­du­ce una es­ta­bi­li­dad en la per­so­na­li­dad ca­rac­te­ri­za­da por el op­ti­mis­mo, la eu­fo­ria y la fle­xi­bi­li­dad men­tal.

En la ac­tua­li­dad, uno de los ob­je­ti­vos pri­mor­dia­les de la prác­ti­ca del de­por­te es el cui­da­do y pre­ser­va­ción de la sa­lud, al pre­ve­nir en­fer­me­da­des co­mo la obe­si­dad, la hi­per­ten­sión y la dia­be­tes, por lo que ello es del in­te­rés su­pre­mo del Es­ta­do, al en­con­trar­se pre­vis­to co­mo obli­ga­ción de es­te en el ar­tícu­lo 4.º de la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca de los Es­ta­dos Uni­dos Me­xi­ca­nos. Tam­bién, la prác­ti­ca del de­por­te evi­ta efec­ti­va­men­te la in­se­gu­ri­dad pro­vo­ca­da por gru­pos de­lin­cuen­cia­les, al ser sus­ti­tui­da por ac­ti­vi­da­des fí­si­cas re­crea­ti­vas, las cua­les en­se­ñan el va­lor de la dis­ci­pli­na y los fru­tos be­né­fi­cos del es­fuer­zo por al­can­zar una me­ta, lu­chan­do y ven­cien­do la ad­ver­si­dad y las pa­sio­nes que to­do ser hu­mano po­see.

De for­ma que, de ma­ne­ra sus­tan­cial, la pro­mo­ción del de­por­te cons­ti­tu­ye una po­lí­ti­ca pública, de­fi­ni­da es­ta co­mo aque­llas ac­cio­nes di­ri­gi­das a re­sol­ver pro­ble­mas per­ci­bi­dos co­mo pú­bli­cos, en­ca­mi­na­das a sa­tis­fa­cer una de­man­da so­cial. El Es­ta­do de­be pro­cu­rar rea­li­zar ma­yo­res in­ver­sio­nes pa­ra el de­sa­rro­llo de in­fraes­truc­tu­ras que fo­men­ten la prác­ti­ca ha­bi­tual de ac­ti­vi­da­des fí­si­cas re­crea­ti­vas, pues de esa ma­ne­ra cum­ple, en par­te fun­da­men­tal, con su de­ber de im­pul­sar y man­te­ner el co­rrec­to Es­ta­do de de­re­cho.

Co­mo siem­pre, un pla­cer sa­lu­dar­lo, es­pe­ran­do que es­tas po­cas le­tras ha­yan si­do de su agrado y, so­bre to­do, de uti­li­dad.

¡Has­ta la pró­xi­ma!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.