PRI: evi­tar el error es­pa­ñol de di­vi­dir­se an­te tro­pie­zos de Mo­re­na

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN -

La fuer­za de los gru­pos en el po­der sue­le de­pen­der no de sus pro­pues­tas o cohe­sio­nes, sino de las di­vi­sio­nes en sus ad­ver­sa­rios. Es­pa­ña aca­ba de mos­trar que el de­bi­li­ta­do pre­si­den­te po­pu­lis­ta Pe­dro Sán­chez pue­de man­te­ner el pues­to por la frag­men­ta­ción y fal­ta de acuer­dos de la opo­si­ción con­ser­va­do­ra.

El blo­que mo­re­nis­ta en el co­rre­dor del po­der Pre­si­den­cia-Con­gre­so-gu­ber­na­tu­ras es­tá mos­tran­do su de­bi­li­dad en la fal­ta de uni­dad en la apro­ba­ción de ini­cia­ti­vas de­ci­si­vas pa­ra su con­so­li­da­ción, aun­que la opo­si­ción PAN-PRD-PRI es­tá des­ba­la­ga­da en la Cá­ma­ra de Dipu­tados y cohe­sio­na­da en prin­ci­pio en el Se­na­do.

El re­le­vo de di­ri­gen­cia priis­ta en septiembre --que po­dría ini­ciar­se for­mal­men­te el lu­nes con la pu­bli­ca­ción de la con­vo­ca­to­ria-es­tá mos­tran­do una frac­tu­ra que po­dría be­ne­fi­ciar a Mo­re­na. El ries­go que ame­na­za al PRI es­ta­ría en la fal­ta de acuer­dos in­ter­nos que lle­va­ra a la sa­li­da de priis­tas del par­ti­do y su po­si­ble in­cor­po­ra­ción a Mo­re­na.

La cla­ve del PRI se en­cuen­tra en la con­for­ma­ción de una coa­li­ción do­mi­nan­te in­ter­na, for­ma­da por re­pre­sen­tan­tes de to­do el blo­que de po­der priis­ta: lo que que­da de las cor­po­ra­cio­nes so­cia­les, los je­fes de las ban­ca­das, los li­de­raz­gos lo­ca­les, los gobernadores y has­ta los em­pre­sa­rios con­tra­rios

al mo­re­nis­mo que no en­cuen­tran un es­pa­cio po­lí­ti­co de con­so­li­da­ción de fuer­za.

Las tres po­si­cio­nes vi­si­bles reales tie­nen su per­fil cla­ro: el ex­rec­tor una­mi­ta Jo­sé Na­rro Ro­bles re­pre­sen­ta los in­tere­ses del pe­ña­nie­tis­mo que lle­vó al PRI a la de­ba­cle, el go­ber­na­dor cam­pe­chano Ale­jan­dro Mo­reno Cár­de­nas Alito ha lo­gra­do po­si­cio­nar­se sin rien­das del pa­sa­do --ni Sa­li­nas ni Pe­ña-- y el ex­go­ber­na­dor oa­xa­que­ño Uli­ses Ruiz Or­tiz tra­ta de re­vi­vir a la mi­li­tan­cia que siem­pre ha es­ta­do en el par­ti­do, que nun­ca ha con­ta­do y que en su ma­yo­ría só­lo an­da en bus­ca de car­gos pú­bli­cos.

El PRI se en­cuen­tra en la ori­lla de su ex­tin­ción. Su ba­se elec­to­ral pre­si­den­cial de 13.5% en vo­to por par­ti­do, 9.4% de los dipu­tados, 10.9% de se­na­do­res y 40% de gobernadores no re­pre­sen­ta nin­gu­na ga­ran­tía de ser el pi­so, por­que po­dría per­der al­re­de­dor de 7 gu­ber­na­tu­ras más y ba­jar su pre­sen­cia elec­to­ral en las le­gis­la­ti­vas fe­de­ra­les del 2021.

Por tan­to, el PRI se jue­ga su exis­ten­cia en el re­le­vo de su di­rec­ción na­cio­nal. En el 2000 y el 2006 el PRI se man­tu­vo co­mo pri­me­ra mi­no­ría en el Le­gis­la­ti­vo y des­de ahí obli­gó a los go­bier­nos pa­nis­tas a pac­tar. Hoy los le­gis­la­do­res priis­tas son po­cos y no se so­me­ten a sus li­de­raz­gos de ban­ca­da y exis­ten pac­tos se­cre­tos con Mo­re­na pa­ra sus vo­tos.

Co­mo ya se ha pu­bli­ca­do aquí, el PRI ca­re­ce de una fi­gu­ra fuer­te y con re­cur­sos co­mo fue el go­ber­na­dor me­xi­quen­se En­ri­que Pe­ña Nie­to en el 2006, lue­go del hun­di­mien­to del PRI por la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial de Ro­ber­to Ma­dra­zo Pin­ta­do que di­vi­dió al PRI y la es­tra­te­gia ne­go­cia­do­ra de la en­ton­ces priis­ta El­ba Est­her Gor­di­llo que trai­cio­nó al PRI y en se­cre­to pac­tó con Fox y Cal­de­rón la de­rro­ta de

Ma­dra­zo.

El PRI es­ta­ría en­fren­tan­do un es­ce­na­rio si­mi­lar al del 2006: di­vi­dir­se an­te la de­rro­ta del 2000 y de­jar la com­pe­ten­cia en­tre PAN y PRD, só­lo que aho­ra sin li­de­raz­go. Por ello, la pa­si­vi­dad y fal­ta de ex­pe­rien­cia de par­ti­do y de li­de­raz­go de Na­rro y el dis­cur­so de con­fron­ta­ción de Ruiz Or­tiz, la úni­ca po­si­bi­li­dad que tie­ne el PRI de man­te­ner­se se lo­ca­li­za en el go­ber­na­dor Alito Mo­reno Cár­de­nas y su agen­da de cons­truc­ción de una coa­li­ción do­mi­nan­te.

Con un PAN achi­cán­do­se por sus erro­res y di­vi­sio­nes in­ter­nas, un PRD rum­bo a su des­apa­ri­ción y Mo­re­na co­mo la To­rre de Ba­bel don­de to­dos ca­ben, don­de no hay un pro­yec­to po­lí­ti­co y don­de las can­di­da­tu­ras bus­can des­fon­dar a los de­más par­ti­dos, el PRI tie­ne que re­vi­sar su pro­pia his­to­ria, en­ten­der que nun­ca ha si­do ni se­rá un par­ti­do po­lí­ti­co for­mal y su fuer­za sa­lió de ha­ber na­ci­do des­de el Es­ta­do, el go­bierno y el po­der que hoy no tie­ne.

El prin­ci­pal ries­go que tie­ne el PRI ra­di­ca en la po­si­ble re­pro­duc­ción en Mo­re­na del mo­de­lo priis­ta del par­ti­do­go­bierno y par­ti­do-Es­ta­do y con ello qui­tar­le al tri­co­lor los po­cos hi­los de po­der que tie­ne. Ló­pez Obra­dor es­tá cons­tru­yen­do sus pro­pios pi­la­res po­lí­ti­cos: un sec­tor obre­ro sin la CTM, un cam­pe­si­na­do sin CNC y gru­pos po­pu­la­res sin la CNOP. Y si no lo lo­gra, de to­dos mo­dos, Mo­re­na tie­ne el pro­pó­si­to de se­guir di­na­mi­tan­do a los pre­ca­rios y en­clen­ques sec­to­res cor­po­ra­ti­vos priis­tas.

De la elec­ción de su nue­va di­rec­ción de­pen­de­rá el des­tino del PRI: so­bre­vi­vir o ex­tin­guir­se.

-0

Agen­da de la 22. La Sec­ción 22 de maes­tros de Oa­xa­ca se ha que­da­do co­mo la úni­ca fuer­za ac­ti­vis­ta con­tra la re­for­ma edu­ca­ti­va de Ló­pez Obra­dor que le quie­re re­ga­tear sus pe­ti­cio­nes de pla­zas y re­cur­sos y dar­les me­nos de lo que exi­gen. Pe­ro es la Sec­ción más fuer­te que la de Mi­choa­cán, Gue­rre­ro, Chia­pas y par­te de Va­lle de Mé­xi­co. El pro­ble­ma ra­di­ca en el he­cho de que el can­di­da­to hi­zo com­pro­mi­sos con­cre­tos que el pre­si­den­te no pue­de cum­plir. El pro­ble­ma de fon­do se ubi­ca en el he­cho de que la re­for­ma lo­pe­zo­bra­do­ris­ta ni cum­ple con sus pro­me­sas de cam­pa­ña ni ser­vi­rá pa­ra con­ver­tir a la edu­ca­ción en el pi­vo­te del de­sa­rro­llo. Po­lí­ti­ca pa­ra dum­mies: La po­lí­ti­ca se mi­de fren­te al ad­ver­sa­rio, no al in­te­rior de los alia­dos.

Car­los Ra­mí­rez @car­los­ra­mi­[email protected]­mail.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.