¡Guar­dia Na­cio­nal: fra­ca­sa­da e ile­gal!

El Debate de Los Mochis - - MÉXICO -

Ape­nas han trans­cu­rri­do cin­co me­ses del nue­vo go­bierno y pa­re­ce que a na­die im­por­ta que to­dos los días el nue­vo pre­si­den­te vio­len­ta la Cons­ti­tu­ción, de ma­ne­ra pública y a los ojos de to­dos.

Y una de las más es­can­da­lo­sas vio­la­cio­nes la vi­mos en ca­de­na na­cio­nal, cuan­do el pre­si­den­te Obra­dor acu­dió a Mi­na­titlán pa­ra po­ner en mar­cha la Guar­dia Na­cio­nal, una se­ma­na des­pués de la ma­sa­cre de 14 per­so­nas.

El es­ce­na­rio más bien pa­re­ció un mon­ta­je ya que arran­có una fuer­za pública que, si bien tie­ne ran­go cons­ti­tu­cio­nal, aún no exis­te por­que no se han apro­ba­do sus le­yes re­gla­men­ta­rias.

Y si no exis­ten las le­yes que re­gla­men­tan la Guar­dia Na­cio­nal, el ban­de­ra­zo de sa­li­da que anun­ció el pre­si­den­te no es más que un mon­ta­je.

Y es que se­gún es­pe­cia­lis­tas, al or­de­nar la en­tra­da en ope­ra­ción de la Guar­dia Na­cio­nal, el pre­si­den­te no so­lo vio­la la Cons­ti­tu­ción —que ju­ró res­pe­tar y ha­cer res­pe­tar—, sino que bur­la las fa­cul­ta­des del Po­der Le­gis­la­ti­vo, en­car­ga­do de ela­bo­rar y apro­bar las le­yes re­gla­men­ta­rias de un cuer­po de se­gu­ri­dad que, de ma­ne­ra obli­ga­da, de­be res­pe­tar el pre­si­den­te.

Pe­ro lo más gra­ve es que an­te la inexis­ten­cia de la ley que re­gla­men­ta la ac­tua­ción de los efec­ti­vos y je­fes de la Guar­dia Na­cio­nal, re­sul­ta no so­lo ile­gal sino in­cons­ti­tu­cio­nal el des­plie­gue de esos efec­ti­vos. ¿Por qué?

Por­que co­me­te un de­li­to to­do po­li­cía, mi­li­tar o ma­rino que ac­túa al mar­gen de la ley y al am­pa­ro de una ins­ti­tu­ción inexis­ten­te, que no cuen­ta con su res­pec­ti­va re­gla­men­ta­ción y me­nos di­rec­tri­ces ope­ra­ti­vas y pre­su­pues­ta­les.

Así, por ejem­plo, una de­ten­ción pue­de ser com­ba­ti­da por los de­te­ni­dos an­te la pre­sun­ción de que se tra­tó de un se­cues­tro; la ba­ja de un cri­mi­nal pue­de ser con­si­de­ra­do co­mo un ase­si­na­to y, en ge­ne­ral, to­do el cuer­po re­pre­sor co­no­ci­do co­mo Guar­dias Na­cio­nal en reali­dad pu­die­ra ser con­si­de­ra­do co­mo un gru­po cri­mi­nal.

Pe­ro el pro­ble­ma va mu­cho mas allá.

¿Qué di­cen de esa ile­ga­li­dad los par­ti­dos opo­si­to­res; los le­gis­la­do­res de esos par­ti­dos; los mi­nis­tros de la Cor­te? ¿Por qué to­dos ca­llan; por qué so­la­pan a un pre­si­den­te que vio­len­ta de ma­ne­ra fla­gran­te la Cons­ti­tu­ción?

Es­tá cla­ra la com­pli­ci­dad de opo­si­to­res, le­gis­la­do­res y mi­nis­tros de la Cor­te, que ven pa­sar las vio­la­cio­nes a la Car­ta Mag­na y per­ma­ne­cen ca­lla­dos.

Pe­ro hay más.

Una re­vi­sión ele­men­tal de los pri­me­ros re­sul­ta­dos de la Guar­dia Na­cio­nal —en los lu­ga­res don­de ha em­pe­za­do a ope­rar—, de­mues­tra que se tra­ta de un cuer­po de se­gu­ri­dad fa­lli­do in­clu­so an­tes de na­cer.

¿Lo du­dan?

En fe­bre­ro pa­sa­do el Go­bierno fe­de­ral de­tec­tó los 17 mu­ni­ci­pios más vio­len­tos del país; con los ma­yo­res ni­ve­les de cri­mi­na­li­dad. Por eso, po­co des­pués des­ple­gó 10 mil 200 efec­ti­vos, en­tre po­li­cías fe­de­ra­les, mi­li­ta­res y ma­ri­nos. Se tra­tó de una suer­te de en­sa­yo de lo que se­rían los ope­ra­ti­vos de la Guar­dia Na­cio­nal, cu­ya crea­ción no ha­bía si­do apro­ba­da. Es de­cir, que el Go­bierno fe­de­ral pu­so en ope­ra­ción a un cuer­po de se­gu­ri­dad, sin es­tar en la Cons­ti­tu­ción y sin le­yes re­gla­men­ta­rias.

Sin em­bar­go, una pri­me­ra re­vi­sión arro­ja un fra­ca­so es­can­da­lo­so. Es de­cir, que en 10 de los 17 mu­ni­ci­pios en los que se ex­pe­ri­men­tó el des­plie­gue de una “Guar­dia Na­cio­nal Pa­ti­to” se in­cre­men­ta­ron la vio­len­cia y el cri­men. Por ejem­plo —y siem­pre se­gún el Se­cre­ta­ria­do Eje­cu­ti­vo del Sis­te­ma Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad Pública—, en Rey­no­sa, Ta­mau­li­pas, los ho­mi­ci­dios vio­len­tos se dis­pa­ra­ron en

225 %; en Mon­te­rrey, Nue­vo León, el al­za fue de 33 %; en Sa­la­man­ca y Ce­la­ya, Gua­na­jua­to, la vio­len­cia se ele­vó 20 % y 17 %, res­pec­ti­va­men­te; y en Ciu­dad Juá­rez, Chihuahua, la vio­len­cia subió 15 %...

¿Cuál es la con­clu­sión?

Re­sul­ta con­tun­den­te: hoy la Guar­dia Na­cio­nal que ope­ra en Mi­na­titlán y en los mu­ni­ci­pios más vio­len­tos del país no so­lo es ile­gal, sino que re­sul­tó fa­lli­da, aún an­tes de na­cer. Al tiem­po.

Ricardo Ale­mán itin­[email protected]

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.