Sa­lud atien­de pla­ga de pio­jos en es­cue­las

Epi­de­mió­lo­go ad­vier­te que afec­tan a ni­ños en edad es­co­lar; los alum­nos de prees­co­lar y pri­ma­ria son los más vul­ne­ra­bles Sa­lud Mu­ni­ci­pal rea­li­za fil­tros en es­cue­las que re­por­tan el pro­ble­ma

El Debate de Los Mochis - - LOS MOCHIS - ≋Ma­ri­se­la @de­ba­te.com.mx Jo­lie

«El pro­ble­ma es­tá con­tro­la­do y Sa­lud Mu­ni­ci­pal es­tá al pen­dien­te de los fil­tros pa­ra que no se re­pi­ta» Ho­lin­cer Cas­tro Ma­ra­ñón Di­rec­tor de pri­ma­ria Ge­ne­ral Lá­za­ro Cár­de­nas

« Los pio­jos afec­tan a ni­ños en edad es­co­lar, los alum­nos de prees­co­lar y pri­ma­ria son los más vul­ne­ra­bles» Ser­gio Co­ro­na­do Or­du­ño Epi­de­mió­lo­go Ju­ris­dic­ción Sa­ni­ta­ria 01

Los fil­tros sa­ni­ta­rios y con­cien­ti­za­ción a pa­dres de fa­mi­lia rea­li­za­dos en di­ver­sas es­cue­las pú­bli­cas por Sa­lud Mu­ni­ci­pal dis­mi­nu­ye­ron con­si­de­ra­ble­men­te el ín­di­ce de pio­jos que se re­gis­tró ha­ce al­gu­nas se­ma­nas en es­cue­las pú­bli­cas del mu­ni­ci­pio. El di­rec­tor de la es­cue­la pri­ma­ria ves­per­ti­na Ge­ne­ral Lá­za­ro Cár­de­nas, Ho­lin­cer Cas­tro Ma­ra­ñón, re­ve­ló que des­de el 28 de abril se re­ci­bió al per­so­nal de Sa­lud Mu­ni­ci­pal en es­te plan­tel, don­de se atien­de a una po­bla­ción de 388 ni­ños, y en ba­se a los re­sul­ta­dos se ini­ció con la con­cien­ti­za­ción y los fil­tros que es lo que brin­dó re­sul­ta­dos po­si­ti­vos.

“Los mé­di­cos de Sa­lud Mu­ni­ci­pal to­ma­ron una mues­tra de 35 ni­ños al azar, don­de se ob­tu­vie­ron 29 po­si­ti­vos con diag­nós­ti­co de pe­dicu­losis, lo que arro­jó un re­sul­ta­do del 82 por cien­to del to­tal del alum­na­do y fue por ello que se tu­vo que ac­tuar pa­ra aten­der el pro­ble­ma”, ex­pli­có.

µ Ex­pli­ca­ción mé­di­ca En es­te sen­ti­do, el epi­de­mió­lo­go de la Ju­ris­dic­ción Sa­ni­ta­ria 01, Ser­gio Co­ro­na­do Or­du­ño, ex­pli­có que los pio­jos se adquieren prin­ci­pal­men­te por la fal­ta de hi­gie­ne, y se pue­den ex­pan­dir a tra­vés del con­tac­to di­rec­to con per­so­nas in­fes­ta­das y al com­par­tir ob­je­tos per­so­na­les co­mo som­bre­ros, toa­llas, ce­pi­llos o pei­nes pa­ra el ca­be­llo. In­di­có que es­tos pe­que­ños ec­to­pa­rá­si­tos que vi­ven en la cabeza de las per­so­nas, ne­ce­si­tan ali­men­tar­se de san­gre hu­ma­na pa­ra so­bre­vi­vir, y sus hue­vos lu­cen co­mo es­ca­mas de la cas­pa so­bre el ca­be­llo. “La lien­dre es la lar­va, y en oca­sio­nes sue­le con­fun­dir­se con cas­pa en el ca­be­llo, pe­ro cuan­do cre­ce y se con­vier­te en pio­jo, ba­ja al cue­ro ca­be­llu­do y se ali­men­ta de la san­gre di­rec­ta­men­te”.

Per­so­nas vul­ne­ra­bles Asi­mis­mo, re­fi­rió que en la ma­yo­ría de los ca­sos los pio­jos afec­tan a ni­ños en edad es­co­lar: los alum­nos de prees­co­lar y pri­ma­ria son los más vul­ne­ra­bles. Las es­cue­las son el lu­gar don­de más se pro­pa­ga es­te pa­rá­si­to.

“A tra­vés del pro­gra­ma de pro­mo­ción y pre­ven­ción, acu­di­mos a las es­cue­las que nos lla­man, en don­de se pre­sen­tan ca­sos, a emi­tir las si­guien­tes re­co­men­da­cio­nes: una hi­gie­ne ade­cua­da, el la­va­do de cabeza con­ti­nuo, en los hom­bres usar el ca­be­llo cor­to, y en las mu­je­res traer­lo re­co­gi­do”.

Con­tra­rio a lo que re­fi­rió el di­rec­tor de la pri­ma­ria Lá­za­ro Cár­de­nas, Co­ro­na­do Or­du­ño in­di­có que el sec­tor sa­lud no han re­ci­bi­do re­por­tes de pio­jos en las es­cue­las en los úl­ti­mos me­ses, pe­ro de ser así, di­rec­to­res, maes­tros o pa­dres de fa­mi­lia pue­den co­mu­ni­car­se al nú­me­ro de la Ju­ris­dic­ción Sa­ni­ta­ria: 8 12 17 19. “Pu­die­ra ser que se de­tec­ten ca­sos aislados, por eso hay que emi­tir las re­co­men­da­cio­nes pa­ra evi­tar que se in­fes­ten la ma­yo­ría de los con­tac­tos di­rec­tos que hay en los plan­te­les edu­ca­ti­vos”.

Por su par­te, Fran­cis­co Espinoza Valverde se­ña­ló que los pio­jos aun­que son con­si­de­ra­dos una molestia sa­ni­ta­ria, no por­tan ni pro­pa­gan en­fer­me­da­des.

“Lo más que lle­gan a cau­sar es pru­ri­to, es de­cir, co­me­zón, y al­gu­nas ve­ces de­pen­dien­do del gra­do de in­fes­ta­ción, si hay de­ma­sia­do ras­ca­do pue­de lle­gar a cau­sar der­ma­ti­tis, in­fec­cio­nes del cue­ro ca­be­llu­do; si es ri­gu­ro­so el ras­ca­do pue­de lle­gar a cau­sar la­ce­ra­cio­nes en la piel e in­fec­cio­nes lle­va­das por las mis­mas uñas del pa­cien­te.” El di­rec­tor de Sa­lud Mu­ni­ci­pal de Aho­me afir­mó que pa­ra prevenir la pro­pa­ga­ción de pio­jos se de­be la­var con agua ca­lien­te la ro­pa, ten­di­dos de ca­ma y toa­llas, así co­mo tam­bién re­mo­jar pei­nes y ce­pi­llos.

“El la­va­do dia­rio y co­rrec­to del ca­be­llo pue­de ayu­dar a dis­mi­nuir es­ta si­tua­ción, el re­me­dio es te­ner una bue­na hi­gie­ne y con­tro­lar los bro­tes que se pue­dan lle­gar a dar. Em­pe­zar la hi­gie­ne des­de el ho­gar.”

«Una ade­cua­da hi­gie­ne; el la­va­do co­rrec­to y dia­rio del ca­be­llo pue­de ayu­dar a dis­mi­nuir es­te ti­po de si­tua­cio­nes» Fran­cis­co Espinoza Valverde Di­rec­tor Sa­lud Mu­ni­ci­pal Aho­me

COR­TE­SÍA

> Sa­lud Mu­ni­ci­pal rea­li­za fil­tros en es­cue­las que so­li­ci­tan el apo­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.