La gran An­to­nie­ta, ayer y hoy

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN - Mart­ha Cha­pa Twit­ter: @mart­ha_­cha­pa

Siem­pre he te­ni­do muy pre­sen­te a An­to­nie­ta Ri­vas Mer­ca­do, tan­to por su in­ten­sa vi­da co­mo por su gran obra en la cul­tu­ra, y des­de lue­go aho­ra con el de­vas­ta­dor in­cen­dio de No­tre Da­me, don­de se sui­ci­da­ra el 11 de Fe­bre­ro de 1931, to­da­vía en­vuel­to en un mis­te­rio, aun­que se ha ido de­ve­lan­do con­for­me sa­be­mos más de su vi­da, sus an­gus­tias, sus pro­ble­mas.

Pe­ro en to­do ca­so pre­fie­ro ha­blar de su 118 na­ta­li­cio (28 de abril de 1900) y de esa mu­jer des­lum­bran­te que a mi pa­re­cer no es­tá de­bi­da­men­te valorada co­mo lo me­re­ce. Jus­to, el pa­sa­do do­min­go es­tu­ve en la ma­jes­tuo­sa ca­sa don­de vi­vió y que cons­tru­yó su pa­dre el afa­ma­do ar­qui­tec­to An­to­nio Ri­vas Mer­ca­do, la re­cor­da­mos y ho­me­na­jea­mos to­do.

To­da una re­si­den­cia, que ha si­do res­ca­ta­da y for­ma par­te de nues­tro pa­tri­mo­nio cul­tu­ral, y que si es­tá en pié y es­plen­do­ro­sa­men­te res­tau­rad, en mu­cho se lo de­be­mos a Ana Li­lia Ce­pe­da, mi tan apre­cia­da ami­ga, así co­mo el pa­tro­na­do que for­mó y del cual ten­go el gus­to de ser una de sus in­te­gran­tes.

Ahí pre­sen­ta­mos el mag­ní­fi­ca li­bro “Dia­rio de Bu­deos”, pu­bli­ca­ción com­pues­ta por dos to­mos, de la au­to­ría de Tay­de Acos­ta y edi­ta­do por Si­glo XXI, que da cuen­ta de su vi­da, a la vez que de sus es­cri­tos no del to­do co­no­ci­dos y re­co­no­ci­dos, que lo mis­mo abar­can no­ve­la, cuen­to, tea­tro, en­sa­yo, car­tas y co­rres­pon­den­cia que ella re­ci­bió de des­ta­ca­dos per­so­na­jes de la vi­da so­cial y cul­tu­ral de aque­lla épo­ca.

Un even­to, con­du­ci­do con acier­to por Ana Li­lia Ce­pe­da y en el que par­ti­ci­pé jun­to con la pro­pia au­to­ra y la ac­triz Mau­ra Monti.

En mi ca­so me re­fe­rí so­bre to­do al in­va­lua­ble le­ga­do de An­to­nie­ta en la di­men­sión fe­mi­nis­ta, que aho­ra com­par­to con us­te­des, así sea só­lo me­dian­te al­gu­nos pá­rra­fos.

“En su épo­ca no per­mea­ban aún los avan­ces que no­so­tras he­mos con­se­gui­do y go­za­mos en el pre­sen­te si­glo, que en bue­na me­di­da, hay que sub­ra­yar­lo, se de­ben a mu­je­res de tal va­lía, co­mo es el ca­so de la gran An­to­nie­ta. Se man­te­nían ce­rra­dos los es­pa­cios y has­ta era cas­tran­te pa­ra el desa­rro­llo de nues­tro gé­ne­ro. Po­cas se atre­vían a dar pa­sos más allá de lo per­mi­ti­do y quie­nes lo ha­cían en­se­gui­da eran des­ca­li­fi­ca­das con to­do ti­po de de­nues­tos y dis­cri­mi­na­cio­nes. Más aún, si su la­bor se desen­vol­vía en­tre hom­bres del me­dio li­te­ra­rio y ar­tís­ti­co, con­si­de­ra­do por mu­chos pa­ra bohe­mios, in­clu­so po­día lle­gar al gra­do de es­can­da­li­zar, cuan­do se tra­ta­ba de una mu­jer.

El rol de la mu­jer es­ta­ba en­ton­ces re­du­ci­do a las la­bo­res do­més­ti­cas del ho­gar, co­mo si fue­ra una es­pe­cie de ca­ja fuer­te in­sal­va­ble, ale­ja­das por lo mis­mo de cual­quier op­ción en el ho­ri­zon­te edu­ca­ti­vo y su con­se­cuen­te prác­ti­ca pro­fe­sio­nal.

Hoy, so­mos, que­rién­do­lo o no, to­da­vía una so­cie­dad de cor­te ma­chis­ta que ne­ce­si­ta re­fle­xio­nar a pro­fun­di­dad pa­ra rec­ti­fi­car sus inequi­da­des. No obs­tan­te hay más es­pa­cios y ven­ta­jas pa­ra no­so­tras que en aque­llos os­cu­ros tiem­pos An­to­nie­ta.

Pe­ro no ten­dría sen­ti­do si qui­sié­ra­mos di­vi­dir al mun­do en hom­bres y mu­je­res. Y por ello no es eso lo que pre­ten­de­mos. Nues­tra as­pi­ra­ción es que nues­tro tra­ba­jo se vin­cu­le to­da­vía más con com­ple­men­ta­rie­dad, res­pe­to y equi­dad. Ya no es po­si­ble con­ce­bir un go­bierno sin par­ti­ci­pa­ción igua­li­ta­ria y abier­ta pa­ra am­bos se­xos. Hoy más que nun­ca nues­tro ob­je­ti­vo es cla­ro: exi­gir lo que aún fal­ta pa­ra te­ner opor­tu­ni­da­des igua­les, así co­mo ex­tin­guir la dis­cri­mi­na­ción y la vio­len­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.