Ya bas­ta, Fox-Co­ca-Co­la

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN - Ma­nú Dorn­bie­rer li­bros­de­ma­[email protected]

Al pri­mer fis­cal ge­ne­ral de la na­ción, Ale­jan­dro Gertz Ma­ne­ro.

Aver si el fis­cal le pres­ta aten­ción de es­ta de­nun­cia pe­rio­dís­ti­ca que tie­ne años de re­pe­tir­se en di­ver­sos es­pa­cios, sin que en nin­gún go­bierno la ha­ya aten­di­do: La {ul­ti­ma vez fue aquí y no hu­bo reac­ción.

El 16.2-19 pu­bli­qué una vez más la prue­ba de que Vi­cen­te Fox nos ro­bó mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos de agua a los me­xi­ca­nos pa­ra dar­los a o ven­der­los a la Co­ca Co­la. Así que otra vez re­pi­to hoy la vie­ja de­nun­cia, a ver si aho­ra sí con eso de que “no hay im­pu­ni­dad”, el fis­cal Gertz Ma­ne­ro to­ma no­ta y/o AC­TÚA.

“A pro­pó­si­to del Fo­ro Mun­dial del Agua en la Ciu­dad de Mé­xi­co, en la úl­ti­ma se­ma­na de mar­zo 2006, apa­re­ció en la re­vis­ta Fo­rum la au­tén­ti­ca his­to­ria del arribo al po­der de Vi­cen­te Fox Que­sa­da, pre­si­den­te de Mé­xi­co (2000-2006) y de uno de sus hom­bres cer­ca­nos, com­pa­ñe­ro de “la uni­ver­si­dad Co­ca-Co­la”: Cris­tó­bal Jai­me Já­quez, que él nom­bró di­rec­tor ge­ne­ral de la Co­mi­sión Na­cio­nal del Agua y que fue, se­gún Pa­blo Ca­ba­ñas Díaz, au­tor de la in­ves­ti­ga­ción “la chis­pa del Fo­xis­mo”. El es­cri­to de­ta­lla la his­to­ria de las con­ce­sio­nes que Fox otor­gó a sus an­ti­guos pa­tro­nes, com­pa­ñe­ros y ami­gos re­fres­que­ros pa­ra usu­fruc­tuar la de­fi­cien­te agua del país.

La lle­ga­da de Vi­cen­te Fox a la Pre­si­den­cia mar­ca el fin de un ci­clo. Fox ha­bía for­ma­do par­te del “ga­bi­ne­te al­ter­na­ti­vo” ins­ta­la­do por Ma­nuel Clout­hier en fe­bre­ro de 1989, en el área de “po­lí­ti­ca agro­pe­cua­ria”. Era uno de los hom­bres de su me­dio. En una en­tre­vis­ta ima­gi­na­ria con el es­pí­ri­tu de Clout­hier,

cuan­do su hijo Ri­car­do le pre­gun­tó quién se­ría el can­di­da­to del PAN a la Pre­si­den­cia en el 2000, Clout­hier nom­bró a Fox, Car­los Me­di­na Plas­cen­cia, Er­nes­to Ruf­fo y Fran­cis­co Ba­rrio. “De to­dos, me gus­ta­ría que el can­di­da­to pre­si­den­cial fue­se Vi­cen­te Fox”. Y la fic­ción se con­vir­tió en reali­dad. El gua­na­jua­ten­se, un em­pre­sa­rio que se sen­tía lla­ma­do a “sal­var” a Mé­xi­co de un ré­gi­men au­to­ri­ta­rio, con­si­guió su pro­pó­si­to: sa­car al Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal (PRI) de Los Pi­nos. Fox en­tró a la po­lí­ti­ca en 1988 se­du­ci­do por la re­fle­xión emo­ti­va del en­ton­ces can­di­da­to del Par­ti­do Ac­ción Na­cio­nal (PAN) Ma­nuel J. Clout­hier. Des­de en­ton­ces se ins­cri­bió en el ala neo­pa­nis­ta, la de los “prag­má­ti­cos”, opues­ta a la doc­tri­na y la or­to­do­xia tra­di­cio­na­les. Ese año fue elec­to dipu­tado fe­de­ral y fue cons­tru­yen­do su can­di­da­tu­ra pa­ra la gu­ber­na­tu­ra de Gua­na­jua­to (que per­dió en una con­cer­ta­ce­sión del PAN con Car­los Sa­li­nas de Gor­ta­ri en 1991, pe­ro que al­can­zó fi­nal­men­te en 1995), ca­ta­pul­ta a su vez pa­ra “la gran­de” del 2000. Vi­vió de ni­ño en un ran­cho ve­cino a la ciu­dad de León, al pie del Cris­to del Cu­bi­le­te y una de las ca­pi­ta­les del Mé­xi­co cris­te­ro y si­nar­quis­ta. Es­tu­dió con los je­sui­tas, se su­mer­gió en la lec­tu­ra de las vi­das ejem­pla­res, en las bio­gra­fías de san­tos y a pun­to es­tu­vo de abra­zar el sa­cer­do­cio. Fox de­jó in­con­clu­sos sus es­tu­dios a los 22 años en la Uni­ver­si­dad Ibe­roa­me­ri­ca­na. Tra­ba­jó has­ta 1979 en esa em­pre­sa en la que fue ven­de­dor, su­per­vi­sor, ge­ren­te, di­rec­tor de mer­ca­do­tec­nia y pre­si­den­te de la com­pa­ñía, don­de co­no­ció a Li­lián de la Concha, se­cre­ta­ria, con quien se ca­sa­ría en 1972. Lue­go de su tra­ba­jo en Co­ca-Co­la, Fox se de­di­có a la ad­mi­nis­tra­ción de los ne­go­cios de su fa­mi­lia, que des­de 1993 se be­ne­fi­cia­ron con im­por­tan­tes cré­di­tos ga­ran­ti­za­dos con pro­pie­da­des so­bre­va­lua­das.

Cuan­do se de­ci­dió a bus­car la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, los ase­so­res or­ga­ni­za­ron su cam­pa­ña mer­ca­do­téc­ni­ca. Di­se­ña­ron un ple­bis­ci­to so­bre el cam­bio y co­mo los me­xi­ca­nos es­ta­ban har­tos del

PRI, re­sul­tó. . Pe­ro, ¿quién fa­bri­có a Fox? ¿Quién o quié­nes pa­ga­ron la factura del “pro­duc­to Fox”? El pa­nis­ta con­tó con los ser­vi­cios en ase­so­ría po­lí­ti­ca e ima­gen del es­ta­dou­ni­den­se Dick Mo­rris, co­ti­za­do en más de un mi­llón de dó­la­res, que fue­rael pe­rro de ata­que, que con­si­guió la re­elec­ción de Wi­lliam Clinton a la Ca­sa Blan­ca en 1996. ¿Pe­ro quién pa­gó su factura? ¿Los Ami­gos de Fox? “La im­por­ta­ción del know­how elec­to­ral de Es­ta­dos Uni­dos, vía Mo­rris y Car­vi­lle, lle­vó a lo que Car­los Mon­si­váis de­fi­nió a Los Án­ge­les Ti­mes co­mo una “co­ca­co­la­fi­ca­ción de la po­lí­ti­ca” en Mé­xi­co. Otra va­ria­ble de “la de­mo­cra­cia co­mo un ne­go­cia­zo”, se­gún Rick Rid­der. Des­de un ini­cio Co­ca-Co­la-Fem­sa (Fo­men­to Eco­nó­mi­co Me­xi­cano SA, con­sor­cio que in­clu­ye la em­bo­te­lla­do­ra Co­ca-Co­la) es­tu­vo de­trás de la can­di­da­tu­ra de

Fox.

Fox tam­bién es­tu­vo re­la­cio­na­do con uno de los prin­ci­pa­les eje­cu­ti­vos de Co­ca-Co­la Mé­xi­co, Bur­ton Gross­man, quien mu­rió en Te­xas el 12 de no­viem­bre de 1999, fue yerno de Harry Fleish­man, ope­ra­dor de la Stan­dard Oil en la Huas­te­ca, re­pre­sen­tan­te de la fa­mi­lia Roc­ke­fe­ller en Mé­xi­co en la épo­ca de la ex­pro­pia­ción pe­tro­le­ra y un im­pla­ca­ble enemi­go del car­de­nis­mo. “A raíz de la ex­pro­pia­ción, ese gru­po em­pre­sa­rial tras­la­dó sus ac­ti­vi­da­des del pe­tró­leo a la in­dus­tria re­fres­que­ra, com­pran­do la pri­me­ra plan­ta em­bo­te­lla­do­ra de Co­ca-Co­la”. El pe­so de Co­ca-Co­la en el go­bierno fo­xis­ta no ha si­do ana­li­za­do pe­ro re­mi­te a los vie­jos víncu­los de Fox con un gru­po de mag­na­tes re­gio­mon­ta­nos (Ce­mex y Tec­no­ló­gi­co de Mon­te­rrey, en­tre otros). Exis­te un ex­pe­dien­te oculto que es el de los fa­vo­res que hi­zo el pre­si­den­te a los con­ce­sio­na­rios de Co­ca-Co­la. El pa­go de fa­vo­res a quie­nes tu­vie­ron un lu­gar pre­pon­de­ran­te en la vic­to­ria fo­xis­ta. Los fa­vo­res de es­te gru­po de hom­bres y mu­je­res de enor­me ri­que­za fue cla­ve pa­ra el triun­fo de Fox. Por ejem­plo, en la cuen­ta 1051957 -en Con­sul­to­ría In­ter­na­cio­nal Ca­sa de Cam­bio al ban­co Nort­hian Trust Bank, de Mia­mi, Flo­ri­da- la can­ti­dad de 45 mil 60 dó­la­res. Pu­ra Leonor es pre­si­den­ta del Con­se­jo de Ad­mi­nis­tra­ción de Pro­mo­to­ra In­dus­trial Azu­ca­re­ra SA de CV (Pia­sa), la cual ad­mi­nis­tra los dos in­ge­nios azu­ca­re­ros pro­pie­dad del gru­po Con­tal, que es la em­pre­sa más gran­de que dis­tri­bu­ye en La­ti­noa­mé­ri­ca Co­ca-Co­la. Pro­ce­so (7-VII-02) re­ve­ló la re­la­ción en­tre Pu­ra Leonor, la em­pre­sa Con­tal y Vi­cen­te Fox.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.