ABAN­DO­NAN A RE­CIÉN NA­CI­DO

Des­pués de pre­sen­tar­lo an­te la Vi­ce­fis­ca­lía, la po­li­cía en­tre­ga al be­bé en buen es­ta­do de sa­lud al Sis­te­ma DIF

El Debate de Los Mochis - - PORTADA - ≋Ma­ri­se­la Jo­lie @de­ba­te.com.mx

Es­te vier­nes un he­cho con­mo­cio­nó a los ha­bi­tan­tes de la Higuera de Za­ra­go­za. Al­re­de­dor de la una de la tar­de, un be­bé re­cién na­ci­do fue aban­do­na­do en la úl­ti­ma ban­ca de la igle­sia de la sin­di­ca­tu­ra. La se­cre­ta­ria de la pa­rro­quia lo en­con­tró en­vuel­to en dos cobijas en el in­te­rior de una bol­sa de plás­ti­co y rá­pi­da­men­te dio aviso al sa­cer­do­te. “Yo es­ta­ba en la pla­za con­ver­san­do cuan­do se acer­ca la se­cre­ta­ria y me co­men­ta que quie­re ha­blar con­mi­go. Ve­ni­mos al tem­plo y mi­ré un bul­to, era el ni­ño en­vuel­to en unas cobijas, en una bol­sa de plás­ti­co. Le pre­gun­té qué es­ta­ba pa­san­do y me di­jo que cuan­do se dio cuen­ta de que ha­bía un bul­to, se acer­có y pen­só que era un mu­ñe­co, pe­ro al mo­ver­se el ni­ño, se asus­tó y fue cuan­do me lla­mó”, ex­pre­só Mar­tín de Je­sús Ló­pez Sán­chez, pá­rro­co de la igle­sia.

Me­nor aban­do­na­do

Asom­bra­dos por lo que es­ta­ba ocu­rrien­do, in­me­dia­ta­men­te lo lle­va­ron a la far­ma­cia más cer­ca­na pa­ra que lo re­vi­sa­ra un mé­di­co.

“Co­mo a las 1:20 de la tar­de lle­ga­ron el pa­dre y su se­cre­ta­ria con un be­bé en bra­zos en­vuel­to en dos cobijas de co­lor azul; me di­je­ron que traían a un be­bé que ha­bían de­ja­do en la igle­sia. Pro­ce­dí a pa­sar­lo a la ca­mi­ta pa­ra re­vi­sar­lo, lo des­cu­brí y mi sor­pre­sa fue que se tra­ta­ba de un va­rón re­cién na­ci­do. Y le calculé unas 4 o 6 ho­ras de na­ci­do cuan­do mu­cho. To­da­vía te­nía res­tos de san­gre”, pun­tua­li­zó Giovani Bool Cota, mé­di­co ge­ne­ral de la far­ma­cia.

Al re­vi­sar­lo, el doc­tor se per­ca­tó de que afor­tu­na­da­men­te el me­nor se en­con­tra­ba es­ta­ble. “El be­bé se en­con­tra­ba bien de sa­lud, lo aus­cul­té y su res­pi­ra­ción, sus la­ti­dos y su co­lo­ra­ción es­ta­ban muy bien; yo me ima­gino que a es­te be­bé lo tu­vie­ron en una ca­sa por­que lle­gó sin aten­ción mé­di­ca. No pre­sen­ta­ba da­tos de que se ha­ya te­ni­do en un hos­pi­tal. El cor­dón um­bi­li­cal del be­bé ve­nía ama­rra­do con un tra­pi­to, no ve­nía ti­ran­do san­gre gra­cias a Dios. El be­bé ve­nía sano. Nos di­mos cuen­ta de que es­ta­ba he­cho del ba­ño y se pro­ce­dió a lim­piar­lo, y abri­gar­lo muy bien, por­que un be­bé re­cién na­ci­do de­be es­tar bien ca­lien­ti­to”, ex­pli­có el mé­di­co. El be­bé, de apro­xi­ma­da­men­te tres ki­lo­gra­mos, per­ma­ne­ció ba­jo el cui­da­do de quie­nes lo en­con­tra­ron y le brin­da­ron la aten­ción mé­di­ca y el ca­ri­ño que ne­ce­si­ta­ba. “Yo es­ta­ba sor­pren­di­do por­que un be­bé na­ce y llo­ra, y es­te be­bé es­ta­ba tran­qui­lo y res­pi­ran­do muy bien, so­lo llo­ró cuan­do se pro­ce­dió a cam­biar­lo, a po­ner­le el pa­ñal, pe­ro lue­go lo arro­pa­mos bien con las cobijas que traía y que­dó ca­lien­ti­to y sin llan­to. Es un be­bé muy bo­ni­to, des­co­noz­co los mo­ti­vos de los pa­dres pa­ra ha­cer es­to”, di­jo el doc­tor. Lue­go de cer­cio­rar­se de que el be­bé go­za­ba de bue­na sa­lud, re­por­ta­ron el ha­llaz­go al 911, y en mi­nu­tos, agen­tes de la Po­li­cía Mu­ni­ci­pal de Aho­me acu­die­ron a la far­ma­cia.

“Vi­nie­ron los po­li­cías mu­ni­ci­pa­les, es­tu­vie­ron in­ves­ti­gan­do, le to­ma­ron fo­tos al be­bé, de­ci­die­ron lle­vár­se­lo a la sin­di­ca­tu­ra y unos 10 mi­nu­tos des­pués lle­gó la am­bu­lan­cia, se pro­ce­dió tras­la­dar­lo a la ciu­dad de Los Mo­chis”, afir­mó el doc­tor. Al en­tre­gar­lo a los bra­zos de los ele­men­tos po­li­cia­cos, el sa­cer­do­te ele­vó una ora­ción al cielo y pu­so su vi­da en las ma­nos de Dios. “Dios nues­tro Se­ñor se encargará de dar­le una bue­na vi­da, de eso es­toy se­gu­ro. A la ma­má le di­go que Dios se encargará de ese ni­ño y lo va a bendecir mu­cho, por­que su­po de­jar­lo en el lu­gar co­rrec­to, se lo de­jó a Dios, y Él se va a encargar de él”, ex­cla­mó el pá­rro­co.

Has­ta el mo­men­to se des­co­no­ce la iden­ti­dad de la per­so­na que aban­do­nó al be­bé en la igle­sia, y a de­cir de los lu­ga­re­ños, es la pri­me­ra vez que ocu­rre una si­tua­ción de es­te ti­po en la sin­di­ca­tu­ra. “Es una no­ve­dad, una sor­pre­sa y tris­te­za pa­ra to­dos, pa­ra que una per­so­na to­ma­ra una de­ci­sión así. Na­die ob­ser­vó na­da”. Un sa­cer­do­te y su se­cre­ta­ria, el mé­di­co y las em­plea­das de la far­ma­cia se con­vir­tie­ron en los án­ge­les guar­dia­nes de un me­nor aban­do­na­do. Ca­be se­ña­lar que al lle­gar a Los Mo­chis, el me­nor fue tras­la­da­do a la Vi­ce­fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do Zo­na Nor­te y pos­te­rior­men­te al Hos­pi­tal Ge­ne­ral de Los Mo­chis pa­ra so­me­ter­lo a una va­lo­ra­ción mé­di­ca.

«A la ma­má le di­go que Dios se encargará de ese ni­ño y lo va a bendecir mu­cho, por­que su­po de­jar­lo en el lu­gar co­rrec­to, se lo de­jó a Dios y Él se va a encargar de él» Mar­tín de Je­sús Ló­pez Sán­chez Sa­cer­do­te

«Mi sor­pre­sa fue que se tra­ta­ba de un va­rón re­cién na­ci­do, yo le calculé unas 4 o 6 ho­ras de na­ci­do cuan­do mu­cho, to­da­vía te­nía res­tos de san­gre» Giovani Bool Cota Mé­di­co ge­ne­ral de la far­ma­cia

FO­TO: COR­TE­SÍA

>El be­bé de apro­xi­ma­da­men­te tres ki­los fue aten­di­do por el mé­di­co de la far­ma­cia de la sin­di­ca­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.