LU­PA DE LOS IN­FLUEN­CERS

Sus opi­nio­nes pue­den mo­ver ma­sas, pe­ro es­to no sig­ni­fi­ca que lo que di­cen es ver­da­de­ro, ase­gu­ran es­pe­cia­lis­tas en con­sul­to­ría y es­tra­te­gia po­lí­ti­ca

El Debate de Los Mochis - - TERCER PISO - ≋Lo­re­na Ca­ro @de­ba­te.com.mx

Co­men­za­ron pa­ro­dian­do a En­ri­que Pe­ña Nie­to, a Vi­cen­te Fox o a Car­los Sa­li­nas de Gor­ta­ri en vi­deos pa­ra YouTu­be; crea­ron su cuen­ta de Twit­ter pa­ra opi­nar con sá­ti­ra, sar­cas­mo y mu­cho hu­mor so­bre los can­di­da­tea­bles des­de el 2010, los dipu­tados o los se­na­do­res; y hoy, ade­más, man­tie­nen vías co­mo Fa­ce­book pa­ra com­par­tir dia­ria­men­te opi­nio­nes res­pec­to al Go­bierno de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor. Son jó­ve­nes que tie­nen en co­mún la era mi­llen­nial y han cons­trui­do una cre­di­bi­li­dad en­tre su pú­bli­co de re­des so­cia­les que los ha­ce in­fluen­cers en la po­lí­ti­ca; es de­cir, in­flu­yen en la opi­nión o en el pen­sa­mien­to de sus se­gui­do­res. Se des­cri­ben co­mo es­cri­to­res, guio­nis­tas, co­me­dian­tes o pro­duc­to­res di­gi­ta­les, quie­nes al­can­zan más se­gui­do­res in­clu­so que pe­rio­dis­tas es­ta­ble­ci­dos o me­dios na­cio­na­les.

De acuer­do con un aná­li­sis rea­li­za­do por EL DE­BA­TE —usan­do el pro­gra­ma in­ter­na­cio­nal Crow­dTan­gle—, in­fluen­cers co­mo Chu­mel To­rres, Ca­llo de Ha­cha, So­fía Ni­ño de Ri­ve­ra, Jor­ge Gar­cés; Ig­na­cio Ro­drí­guez, el Cha­pu­ce­ro; y Car­los Cha­vi­ra no so­lo lo­gran am­plio al­can­ce con sus vi­deos, imá­ge­nes o tex­tos y tie­nen un im­pac­to con su opi­nión so­bre las de­ci­sio­nes gu­ber­na­men­ta­les del país, sino que ade­más lo­gran mo­ne­ti­zar su ac­ti­vi­dad por ca­da me gus­ta o re­pro­duc­ción de su vi­deo. Sin em­bar­go, de acuer­do con

Pa­tri­cio Mo­re­los y Va­nia de Dios —con­sul­to­res y es­tra­te­gas po­lí­ti­cos en­tre­vis­ta­dos por EL DE­BA­TE—, tam­bién pue­den con­tri­buir a la pro­pa­ga­ción de in­for­ma­ción fal­sa. Aná­li­sis de Crow­dTan­gle

De acuer­do con el aná­li­sis de EL DE­BA­TE, Chu­mel To­rres su­pera los dos mi­llo­nes de se­gui­do­res en Twit­ter, y la in­te­rac­ción al mes es de más de un mi­llón. Co­men­zó con un ca­nal de YouTu­be, don­de a mo­do de pa­ro­dia com­par­te in­for­ma­ción po­lí­ti­ca re­le­van­te. Jor­ge Ro­ber­to Avi­lés Váz­quez, me­jor co­no­ci­do co­mo Ca­llo de Ha­cha, en sus re­des so­cia­les ha al­can­za­do el mi­llón 500 mil de me gus­ta en su pá­gi­na de Fa­ce­book y su­pera el mi­llón 600 mil de se­gui­do­res. En el úl­ti­mo mes lo­gró 373.4 mil in­ter­ac­cio­nes; y sus vi­deos más de un mi­llón de re­pro­duc­cio­nes. So­fía Ni­ño de Ri­ve­ra es una co­me­dian­te en re­des que tam­bién ha­ce alu­sión a las si­tua­cio­nes po­lí­ti­cas del país pa­ra crear con­te­ni­do en sus cuen­tas. Al­can­za el mi­llón de se­gui­do­res en Twit­ter; y has­ta los 55.6 mil me gus­ta en el úl­ti­mo mes.

Jor­ge Gar­cés es un in­fluen­cer po­lí­ti­co mul­ti­fa­cé­ti­co, quien ha crea­do di­ver­sas pá­gi­nas en re­des so­cia­les pa­ra pa­ro­diar a po­lí­ti­cos, co­mo Car­los Sa­li­nas de Gor­ta­ri, que in­clu­so le han va­li­do pu­bli­ca­cio­nes en el me­dio es­ta­dou­ni­den­se The Huf­fing­ton Post. De acuer­do con el aná­li­sis de Crow­dTan­gle, en Fa­ce­book su­pera las 81.6 mil in­ter­ac­cio­nes, y sus pu­bli­ca­cio­nes fue­ron com­par­ti­das 26.8 mil de ve­ces du­ran­te el úl­ti­mo mes. Sus

se­gui­do­res son más de 80 mil.

Ig­na­cio Ro­drí­guez, el Cha­pu­ce­ro, es ge­ne­ra­dor de vi­deos con in­for­ma­ción ca­si al mo­men­to. En la ma­yo­ría de ellos se ca­rac­te­ri­za por opi­nar a fa­vor del Go­bierno de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor. Tie­ne su ca­nal de YouTu­be lla­ma­do El Cha­pu­ce­ro, con 862 mil 638 sus­crip­to­res; y en Fa­ce­book su­pera los 136 mil se­gui­do­res, con 395.4 mil in­ter­ac­cio­nes y has­ta 148.9 mil com­par­ti­das tan so­lo has­ta el úl­ti­mo mes.

En YouTu­be tam­bién se en­cuen­tra a Car­los Cha­vi­ra TV, el jo­ven que pa­ro­dia vi­deos con el acon­te­cer de la vi­da po­lí­ti­ca no so­lo a ni­vel na­cio­nal, sino tam­bién in­ter­na­cio­nal. Ahí ha lo­gra­do 187 mil 446 sus­crip­to­res. En su cuen­ta de Fa­ce­book al­can­za los 800 mil se­gui­do­res con has­ta 12.3 mil de in­te­rac­ción. Opi­nio­nes

An­te di­cho pa­no­ra­ma, Pa­tri­cio Mo­re­los, con­sul­tor po­lí­ti­co, in­di­có pa­ra EL DE­BA­TE que la fi­gu­ra de los in­fluen­cers en la po­lí­ti­ca par­te del pro­ble­ma de cre­di­bi­li­dad que exis­te ha­cia los me­dios con­ven­cio­na­les. El ex­per­to en cien­cias po­lí­ti­cas por el Tec­no­ló­gi­co de Mon­te­rrey se­ña­ló que lo an­te­rior ha pro­vo­ca­do que mu­chos de los

in­fluen­cers men­cio­na­dos con an­te­rio­ri­dad ten­gan ma­yor cobertura que los no­ti­cie­ros: «Creo que los más co­no­ci­dos a ni­vel na­cio­nal se­rían Chu­mel To­rres y Ca­llo de Ha­cha; sin em­bar­go, tam­bién hay que ver que hay un mer­ca­do de in­fluen­cer en lo lo­cal, en lo es­ta­tal y en lo na­cio­nal, y es­to ha lle­va­do a

que se ge­ne­re un mer­ca­do de

in­fluen­cers. ¿Qué sig­ni­fi­ca? Ac­tual­men­te hay agen­cias de me­dios de co­mu­ni­ca­ción co­mo los hay de can­tan­tes, de ac­to­res, ac­tri­ces; ya hay agen­cias que ge­ne­ran un pa­que­te que se le ven­de des­de a mar­cas de ro­pa, has­ta par­ti­dos po­lí­ti­cos o a can­di­da­tos», ex­pli­có.

Asi­mis­mo, ex­pu­so que co­mo es­tra­te­ga de cam­pa­ña lo ha vi­vi­do de­bi­do a que se acer­can las agen­cias y ofre­cen, por ejem­plo, diez

in­fluen­cers, que su­man 400 mil se­gui­do­res o un mi­llón, y a par­tir de ahí ca­da can­di­da­to o po­lí­ti­co de­fi­ne si en su es­tra­te­gia en­tra un

in­fluen­cer. Pa­ra mues­tra la re­so­lu­ción de los ma­gis­tra­dos del Tri­bu­nal Elec­to­ral del Po­der Ju­di­cial de la Fe­de­ra­ción (TEPJF) en 2017, que con­fir­ma­ron que el Par­ti­do Ver­de de­bía pa­gar 7 mi­llo­nes de pe­sos por el ca­so de los tuits que 42 ar­tis­tas, de­por­tis­tas, con­duc­to­res y un can­di­da­to emi­tie­ron en fa­vor de ese par­ti­do en las elec­cio­nes fe­de­ra­les de ju­nio del 2015.

En pe­rio­do de ve­da; es de­cir, tres días an­tes y du­ran­te la jor­na­da elec­to­ral de ese año, los fa­mo­sos emi­tie­ron men­sa­jes en pro del PVEM y fra­ses con las pro­pues­tas de ese par­ti­do con las eti­que­tas #Ver­deSíCum­ple, #Be­ca­sPa­raNoDe­ja­rLaEs­cue­la y #Va­mo­sVer­de.

En­tre los tui­te­ros es­tu­vie­ron Glo­ria Tre­vi; Jor­ge Ga­briel «Bu­rro» Van Ran­kin, el bo­xea­dor Ju­lio Cé­sar Chávez, Ga­li­lea Mon­ti­jo, Raúl

Arai­za, Dan­na

Pao­la, en­tre otros.

Pa­tri­cio Mo­ra­les, di­rec­tor ge­ne­ral de una fir­ma es­pe­cia­li­za­da en co­mu­ni­ca­ción y cam­pa­ñas elec­to­ra­les en Mon­te­rrey que ha tra­ba­ja­do en paí­ses co­mo Ecua­dor, ex­pli­có que el pro­ble­ma ma­yor que se es­tá vien­do es que mu­chos de ellos se es­tán vendiendo al me­jor pos­tor, lo que es bas­tan­te pe­li­gro­so. Por lo tan­to, in­di­có que sí se pres­ta pa­ra que mu­chos de es­tos

in­fluen­cers re­ci­ban re­cur­sos por ha­blar bien o mal de un per­so­na­je. Ex­pre­só que co­mo las re­des so­cia­les son un fe­nó­meno que si bien no es­tá re­gu­la­do por el te­ma de la li­ber­tad de ex­pre­sión, de­ja la puer­ta li­bre pa­ra ma­ne­jo de pa­gos y co­bros por pun­tos de vis­tas u opi­nio­nes, in­clu­so pa­ro­dias: «No es­toy di­cien­do que se ha­ga, pe­ro cla­ro que hay opor­tu­ni­dad de que se con­tra­ten

y se ge­ne­ren pro­gra­mas de pu­bli­ci­dad tan­to pa­ra ata­car, co­mo pa­ra apo­yar», re­afir­mó. Ob­ser­vó que mu­chos de los in­fluen­cers no so­lo for­man par­te de agen­cias de re­pre­sen­ta­ción, sino que son po­le­mis­tas: «Y creo que Chu­mel y Ca­llo de Ha­cha son los má­xi­mos ex­po­nen­tes de es­te te­ma. Ellos tra­tan de con­tras­tar, de po­la­ri­zar a la so­cie­dad, con el úni­co ob­je­ti­vo de au­men­tar sus se­gui­do­res y sus re­pro­duc­cio­nes en las re­des so­cia­les, por­que tam­bién hay es­que­mas de co­bro por YouTu­be, por Fa­ce­book; con el nú­me­ro de se­gui­do­res, la pla­ta­for­ma tam­bién te va pa­gan­do», in­for­mó. In­for­ma­ción de ca­li­dad

Va­nia de Dios, con­sul­to­ra en co­mu­ni­ca­ción

pa­ra cam­pa­ñas elec­to­ra­les y de go­bierno, in­di­có des­de Gua­da­la­ja­ra que una de las ca­rac­te­rís­ti­cas prin­ci­pa­les de los

in­fluen­cers en la po­lí­ti­ca es có­mo se co­mu­ni­can y qué es­tán di­cien­do. La ex­per­ta in­di­có que es de ana­li­zar­se si la in­for­ma­ción que com­par­ten es­tá ve­ri­fi­ca­da o si son opi­nio­nes dis­fra­za­das o en al­gu­nos ca­sos in­clu­so pue­da tra­tar­se de fa­ke news, in­for­ma­ción en­ga­ño­sa o fal­sa: «No por­que ellos es­tén lle­gan­do a una ma­yor can­ti­dad de per­so­nas, o que ten­gan una au­dien­cia más am­plia, no siem­pre sig­ni­fi­ca que lo que ellos es­tán di­cien­do es ver­dad o que la in­for­ma­ción es ob­je­ti­va, o in­clu­so a lo me­jor ni si­quie­ra es in­for­ma­ción, son pu­ros pun­tos de vis­ta y es­tán dis­fra­za­dos de opi­nio­nes», ex­pli­có.

Lo preo­cu­pan­te —di­jo— es la ca­li­dad de la in­for­ma­ción que es­tán trans­mi­tien­do por la gran can­ti­dad de in­for­ma­ción que en oca­sio­nes no apor­ta na­da. Al ser cues­tio­na­da so­bre

qué

tan­to pue­de apor­tar en la ima­gen de un po­lí­ti­co el he­cho de que el in­fluen­cer ha­ble bien de él, la es­pe­cia­lis­ta di­jo que es un te­ma muy de­li­ca­do, por­que mu­chas ve­ces es muy evi­den­te el fi­nan­cia­mien­to que hay de­trás pa­ra ese vi­deo a fa­vor o ese men­sa­je en re­des a fa­vor de un de­ter­mi­na­do fun­cio­na­rio: «In­clu­so el pro­pio per­so­na­je que es­tá en la po­lí­ti­ca pue­de per­der cre­di­bi­li­dad. Si hay al­go que ellos tie­nen y cui­dan mu­cho es cre­di­bi­li­dad. Ya en el mo­men­to que se evi­den­cia que son pa­ga­dos, o que hay al­gún otro te­ma de­trás, in­te­rés, lo que se tie­ne en jue­go, la cre­di­bi­li­dad y la repu­tación que es lo que les da di­ne­ro a ellos», con­clu­yó la tam­bién con­fe­ren­cis­ta y aca­dé­mi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.