Mi ciu­dad ha­ce 50 y 25 años

Lis­to el fi­nan­cia­mien­to de las ca­sas pa­ra los eji­da­ta­rios

El Debate de Los Mochis - - LOS MOCHIS - Mó­ni­ca Ruf­fo

5 de ma­yo de 1969

Cré­di­to pa­ra Ji­quil­pan. El fi­nan­cia­mien­to pa­ra la cons­truc­ción de más de 500 ca­sas ha­bi­ta­ción que el Go­bierno del Es­ta­do cons­trui­rá a los eji­da­ta­rios de Ji­quil­pan, así co­mo el au­di­to­rio pa­ra asam­bleas de ese nú­cleo ejidal, de­fi­ni­ti­va­men­te se­rá otor­ga­do por el fon­do de Fo­men­to Ejidal. La can­ti­dad re­que­ri­da es de 20 mi­llo­nes de pe­sos, y la ins­ti­tu­ción cre­di­ti­cia ya cuen­ta con los pla­nos y ma­que­tas de las obras a rea­li­zar­se. En el cur­so de la pre­sen­te se­ma­na se ini­cia­rá el des­mon­te de las 526 hec­tá­reas que se ex­pro­pia­rán a Ji­quil­pan.

In­te­rés por me­jo­rar el ni­vel de vi­da del cam­pe­sino. Los ban­cos me­xi­ca­nos tie­nen el pro­pó­si­to de que el cam­pe­sino me­jo­re su ni­vel de vi­da, pues­to que al ha­cer­lo, pa­sa­rá a for­mar par­te im­por­tan­te del sec­tor que con­su­me nues­tra pro­duc­ción. De esa for­ma se alen­ta­rá el de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co del país. Se ha co­mi­sio­na­do a un gru­po de téc­ni­cos pa­ra que reali­cen un es­tu­dio in­te­gral so­bre el agro me­xi­cano, que com­pren­da los as­pec­tos di­rec­tos pa­ra que arro­je las po­si­bles so­lu­cio­nes a los pro­ble­mas del cam­po.

Ru­sia res­pon­de­rá con gue­rra nu­clear. Mos­cú. El ór­gano ofi­cial del Par­ti­do Co­mu­nis­ta, Prav­da, ad­vir­tió que la Unión So­vié­ti­ca es­tá dis­pues­ta a res­pon­der efec­ti­va­men­te cual­quier agre­sión de Chi­na ro­ja en el le­jano orien­te. “Cuan­do una po­ten­cia mun­dial es­tá dis­pues­ta a brin­dar a la hu­ma­ni­dad mi­llo­nes de tum­bas, en­ton­ces se im­po­ne una ló­gi­ca amar­ga pe­ro fé­rrea”, se­ña­la el ar­tícu­lo es­cri­to por el no­ve­lis­ta ≋ons­tan­tin Si­mo­nov. “Esa po­ten­cia de­be sen­tir que nin­guno de sus ac­tos que­da­rá sin cas­ti­go”, aña­de. Pi­ña­ta pa­ra Jai­mi­to Gar­cía. El pri­mer y ven­tu­ro­so año de vi­da del gua­po ca­ba­lle­ri­to Jai­me Gar­cía Bal­de­rra­ma, fue ce­le­bra­do con lu­ci­do fes­te­jo que ofre­cie­ron sus pa­dres, el li­cen­cia­do Jai­me Gar­cía Ló­pez y su gua­pa es­po­sa, Con­sue­li­to Bal­de­rra­ma de Gar­cía. Ves­ti­do a la mo­da, con ele­gan­te tra­je Mao, Jai­mi­to re­ci­bió a sus in­vi­ta­dos, quie­nes pa­ra ex­pre­sar­le la gran es­ti­ma que le tie­nen, lo ob­se­quia­ron es­plén­di­da­men­te con va­ria­dos ju­gue­tes y otros pre­sen­tes que mu­cho agra­de­ció el fes­te­ja­do.

5 de ma­yo de 1994

Au­di­to­rías a ayun­ta­mien­tos. Con la fi­na­li­dad de evi­tar que au­men­ten los dé­fi­cit en las cuen­tas pú­bli­cas, así co­mo los po­si­bles des­víos de re­cur­sos, el Con­gre­so del Es­ta­do prac­ti­ca­rá au­di­to­rías a to­dos los ayun­ta­mien­tos, pe­ro en es­pe­cial a los de Aho­me, Ma­zatlán, Si­na­loa, Es­cui­na­pa y Con­cor­dia, que es­tán so­bre­gi­ra­dos en los gas­tos efec­tua­dos. Por pri­me­ra vez, los le­gis­la­do­res desem­pe­ña­ron el pa­pel pa­ra el cual fue­ron de­sig­na­dos y ne­ga­ron la apro­ba­ción a las cuen­tas pú­bli­cas de los ayun­ta­mien­tos que gas­ta­ron mu­cho más de lo pre­su­pues­ta­do.

Reunión de le­gis­la­do­res con Abur­to. Mé­xi­co, D.F. El dipu­tado pa­nis­ta, Víc­tor Or­du­ño, di­jo que an­te la se­rie de con­tra­dic­cio­nes del ase­sino con­fe­so de Luis Do­nal­do Co­lo­sio, Ma­rio Abur­to, no pue­de ha­ber cer­te­za de que es­te ac­tuó so­lo. Asi­mis­mo, in­for­mó que la co­mi­sión le­gis­la­ti­va que da se­gui­mien­to a esa in­ves­ti­ga­ción, se re­uni­rá con el pre­sun­to ho­mi­ci­da en el pe­nal de al­ta se­gu­ri­dad de Al­mo­lo­ya de Juá­rez. Agre­gó que Abur­to pre­sen­ta di­fe­ren­tes tes­ti­mo­nios ca­da vez que de­cla­ra an­te el juez.

Ca­ño­neos en ≋iga­li. Nai­ro­bi. El ejér­ci­to ruan­de­ño y los re­bel­des se en­fren­ta­ron con in­ten­so fue­go de ar­ti­lle­ría que fue di­ri­gi­do con­tra el cen­tro de ≋iga­li. “¡Dios mío, las es­quir­las es­tán ca­yen­do den­tro del edi­fi­cio. Veo a la gen­te co­rrer pa­ra bus­car re­fu­gio!”, di­jo el por­ta­voz de la ONU, Ab­dul ≋abi, an­tes de sa­lir a bus­car pro­tec­ción él mis­mo. Las rá­fa­gas tam­bién die­ron en el ae­ro­puer­to, cuan­do los fun­cio­na­rios de la ONU in­ten­ta­ban eva­cuar a sol­da­dos de paz he­ri­dos en ata­ques.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.