De po­lí­ti­ca y co­sas peo­res

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN - Ar­man­do­ca­[email protected] afa­ca­[email protected]

Una se­xo­ser­vi­do­ra le acon­se­jó a su com­pa­ñe­ra “No va­yas al cuarto con ese ti­po que acaba de en­trar. Pi­de co­sas muy feas”. “¿Co­mo qué? -pre­gun­tó la otra al tiem­po que ima­gi­na­ba las peo­res per­ver­sio­nes. Res­pon­dió la ami­ga: “Co­mo que le fies”. Don Añi­lio, se­ñor de edad ma­du­ra, cor­te­ja­ba dis­cre­ta­men­te a Hi­me­nia Ca­ma­fría, ma­du­ra se­ño­ri­ta sol­te­ra. El se­nil ca­ba­lle­ro ha­bía he­cho cons­truir en su jar­dín un pe­que­ño kios­co, y una tar­de le pro­pu­so a su dul­ci­nea, galante: “Que­ri­da ami­ga, va­ya­mos a mi ca­sa. Ahí le en­se­ña­ré mi pér­go­la”. “¡Se­ñor mío! -con­tes­tó in­dig­na­da la se­ño­ri­ta Hi­me­nia-. ¡Por nin­gún mo­ti­vo le ad­mi­to esa cla­se de gro­se­rías!”... “¡Có­mo han cam­bia­do los tiem­pos! -sus­pi­ró lle­na de nos­tal­gia la abue­li­ta-. En mi épo­ca las mu­je­res nos íba­mos a la ca­ma cuan­do muy tar­de a las 9 de la no­che”. Re­pli­có su jo­ven nie­ta: “Yo me voy a la ca­ma a las 8”. “¿De ve­ras?” -se sor­pren­dió la abue­la. “Sí -con­fir­mó la mu­cha­cha-. Así pue­do es­tar de re­gre­so en mi ca­sa an­tes de las 10”. Un ti­po les con­tó a sus ami­gos en el bar: “Mi mu­jer tie­ne un re­loj en las pom­pas”. Pre­gun­tó uno de los ami­gos, ex­tra­ña­do: “¿Có­mo es eso?”. Ex­pli­có el su­je­to “Ano­che le aga­rré una nal­ga en la ca­ma y me di­jo: ‘¡No manches!

¡Son las 3 de la ma­ña­na!’”. A más de sus fa­mo­sos sa­ra­pes y su sa­bro­sí­si­mo pan de pul­que; a más de sus pres­ti­gia­das ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas y sus bien ga­na­dos tim­bres cul­tu­ra­les; a más de sus mi­rí­fi­cas aguas, ca­pa­ces de re­ani­mar al más des­ani­ma­do va­rón y de po­ner­lo en ap­ti­tud de izar de nue­vo el lá­ba­ro de su va­ro­nía, Sal­ti­llo tie­ne otro mo­ti­vo de or­gu­llo: es una ciu­dad se­gu­ra cu­yos ha­bi­tan­tes nos sen­ti­mos bien cui­da­dos y pro­te­gi­dos en nues­tra vi­da co­ti­dia­na. Ha­ce un

par de se­ma­nas se sus­ci­tó un he­cho vio­len­to en una co­lo­nia po­pu­lar. Ele­men­tos po­li­cía­cos del es­ta­do y el mu­ni­ci­pio re­pe­lie­ron una agre­sión con ar­mas de fue­go por par­te de po­si­bles miem­bros de un gru­po cri­mi­nal, y hu­bo en­to­nes una ba­la­ce­ra. A raíz de ese acon­te­ci­mien­to inusi­ta­do el jo­ven al­cal­de sal­ti­llen­se Manolo Ji­mé­nez Sa­li­nas se di­ri­gió en es­tos tér­mi­nos a los ve­ci­nas y ve­ci­nos que in­te­gran los Co­mi­tés Ciu­da­da­nos de Se­gu­ri­dad: “Re­cor­de­mos -les di­jo- que una ciu­dad se­gu­ra no es aqué­lla en la que nun­ca pa­sa na­da: es una ciu­dad en don­de la au­to­ri­dad ac­túa con de­ci­sión y ra­pi­dez pa­ra sal­va­guar­dar la vi­da de las per­so­nas y de sus fa­mi­lias”. La efi­caz coor­di­na­ción de las au­to­ri­da­des es­ta­ta­les y mu­ni­ci­pa­les y el per­ma­nen­te apo­yo de las fuer­zas ar­ma­das na­cio­na­les -Ejér­ci­to y Ma­ri­naha­cen de Sal­ti­llo una ciu­dad se­gu­ra. De ese am­bien­te de paz, or­den y se­gu­ri­dad de­ri­va la cons­tan­te crea­ción de nue­vas em­pre­sas, fuen­te de em­pleo pa­ra mu­chos. Quie­nes nos vi­si­tan com­pran un sa­ra­pe sal­ti­lle­ro, dis­fru­tan una ri­quí­si­ma em­pan­da de nuez y lue­go, con fre­cuen­cia, po­nen su ne­go­cio aquí. Su­si­flor es­ta­ba con su no­vio en la sa­la de la ca­sa. Ha­bían so­na­do en el re­loj las 12 de la no­che, y la ma­má de Su­si­flor, in­quie­ta, le pre­gun­tó des­de la es­ca­le­ra: “¿Es­tá ahí tu no­vio?”. “To­da­vía no, ma­má -res­pon­dió ella-, pe­ro ya se va acer­can­do”. Pi­to­rreal, en­fer­me­ro de pro­fe­sión, tra­ba­ja­ba en un hos­pi­tal pú­bli­co. Ha­bía si­do ge­ne­ro­sa­men­te do­ta­do por la na­tu­ra­le­za en la par­te co­rres­pon­dien­te a la en­tre­pier­na. Uno de los ci­ru­ja­nos iba a ope­rar a una se­ño­ra. En el mo­men­to en que la in­ter­ven­ción iba a em­pe­zar el mé­di­co le pre­gun­tó a la en­fer­me­ra que lo asis­tía: “Se­ño­ri­ta Flo­ren­ce: ¿es cier­to que el en­fer­me­ro Pi­to­rreal es­tá tan bien do­ta­do que cuan­do una mu­jer lo ve pier­de el sen­ti­do?”. Res­pon­dió la asis­ten­te: “Es muy cier­to, doc­tor. Yo to­da­vía no lo ha­llo”. Le pi­dió el fa­cul­ta­ti­vo: “Ha­ga ve­nir a Pi­to­rreal pa­ra que lo vea la pa­cien­te a la que voy a in­ter­ve­nir. An­da­mos al­go es­ca­sos de anes­te­sia”.FIN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.