El dis­cur­so de odio y la mar­cha

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN - Mar­ga­ri­ta Za­va­la de­ba­[email protected]­ba­te.com.mx

No so­lo des­ca­li­fi­ca y di­vi­de, sino tam­bién to­ma de­ci­sio­nes con con­se­cuen­cias per­ju­di­cia­les pa­ra el país. Vea­mos cin­co de­ci­sio­nes: a) can­ce­la­ción del ae­ro­puer­to en Tex­co­co que da­ña­rá gra­ve­men­te al cre­ci­mien­to del país; b) las es­tan­cias in­fan­ti­les que can­ce­ló la po­si­bi­li­dad de mi­les de fa­mi­lias de te­ner una em­pre­sa que ayu­da­ra a otras tan­tas ma­más pa­ra tra­ba­jar y que a más de 200 mil ni­ños se les can­ce­la­rá to­tal­men­te una edu­ca­ción ini­cial; c) el des­pre­cio a las ener­gías re­no­va­bles y el re­gre­so a la pro­duc­ción de car­bón; d) la cons­truc­ción del Tren Ma­ya que es in­via­ble fi­nan­cie­ra­men­te y cu­yo cos­to se ha mul­ti­pli­ca­do en los es­tu­dios y han pa­sa­do de 120 a ca­si mil mi­llo­nes (¡tan só­lo los es­tu­dios!, to­da­vía fal­ta la obra) y que con­tra lo que di­ce el pre­si­den­te —que no se ta­la­rá nin­gún ár­bol— los do­cu­men­tos ofi­cia­les ya ha­blan de de­fo­res­tar 750 hec­tá­reas de sel­va, una su­per­fi­cie más gran­de que to­do el bos­que de Cha­pul­te­pec; y e) la im­ple­men­ta­ción de una po­lí­ti­ca de pre­cios de ga­ran­tía pa­ra el maíz y otros pro­duc­tos que en el pa­sa­do han re­sul­ta­do

en un ro­tun­do fra­ca­so, no só­lo por el in­ter­mi­na­ble vo­lu­men de sub­si­dios in­efi­cien­tes sino tam­bién por la dis­tor­sión que ge­ne­ra en la eco­no­mía agrí­co­la que aho­ra es su­per­avi­ta­ria gra­cias a pro­duc­tos co­mo hor­ta­li­zas y agua­ca­te que tie­nen más va­lor agre­ga­do por hec­tá­rea. Cla­ro que hay mu­cho qué agre­gar, en los cien días de go­bierno es­cri­bí, en es­te dia­rio, el mis­mo nú­me­ro de ma­las de­ci­sio­nes.

To­do eso nos tie­ne de­ses­pe­ra­dos, pe­ro lo que es peor es que tam­bién nos tie­ne apa­bu­lla­dos, aco­sa­dos, con po­ca ca­pa­ci­dad pa­ra ac­tuar en al­go que per­ma­nez­ca un po­co más allá de los bue­nos ejer­ci­cios ciu­da­da­nos a tra­vés de re­des o co­mo la exi­to­sa mar­cha de ayer do­min­go 5 de ma­yo.

Que te­ne­mos que ac­tuar, no hay du­da. Y so­bre to­do por­que ca­da ma­la de­ci­sión lle­va con­si­go lo que real­men­te me preo­cu­pa: el dis­cur­so de odio.

No di­go que ha si­do po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to, lo que di­go es que uti­li­za, cla­ra­men­te, un dis­cur­so de odio que po­la­ri­za y di­vi­de. Des­de el pri­mer día del go­bierno, An­drés Ma­nuel ha­bló de con­ser­va­do­res, neo­li­be­ra­les co­mo sus ad­ver­sa­rios.

Y no ha pa­ra­do en des­ca­li­fi­car y acu­sar a per­so­nas, em­pre­sas, ins­ti­tu­cio­nes. Y los in­sul­ta­dos y agre­di­dos, en gran ma­yo­ría, tam­bién me­xi­ca­nos, por lo que es cla­ra la in­ten­ción de di­vi­dir. Si el dis­cur­so de odio en sí mis­mo es pe­li­gro­so, lo es mu­cho más si se di­ri­ge des­de el po­der. El Es­ta­do no de­be ser neu­tral an­te el dis­cur­so de odio, tie­ne que usar su fuer­za po­lí­ti­ca y re­tó­ri­ca pa­ra pre­ve­nir­lo y en ca­so de que sur­ja, con­de­nar­lo; pe­ro en nues­tro país, el dis­cur­so de odio no vie­ne de un can­di­da­to, ni de un gru­po, vie­ne del Es­ta­do. Ese es el pro­ble­ma.

Con­tra el dis­cur­so de odio, to­dos de­be­mos ac­tuar. Ha­ce unos me­ses oí de­cir en San Luis Po­to­sí: “aquí na­die es chai­ro ni fi­fí, to­dos so­mos me­xi­ca­nos”. Vi­mos tam­bién en la mar­cha de es­te do­min­go más de un le­tre­ro que de­cía eso: “ni fi­fís, ni chai­ros, to­dos so­mos me­xi­ca­nos”.

Si los di­fe­ren­tes ac­to­res so­cia­les so­mos res­pon­sa­bles de com­ba­tir el dis­cur­so de odio, con ma­yor ra­zón son res­pon­sa­bles de con­de­nar­lo quie­nes he­mos de­ci­di­do li­bre­men­te de­di­car­nos a la co­sa pú­bli­ca.

La po­lí­ti­ca es ser­vi­cio a la so­cie­dad. ¿A ca­so hay ma­yor trai­ción a es­ta en­co­mien­da que la de di­vi­dir a la so­cie­dad con odio?

En la mar­cha de ayer, 5 de ma­yo, los ciu­da­da­nos fue­ron, ca­mi­na­ron, en si­len­cio la ma­yo­ría, mu­chos car­te­les se­ña­la­ron la im­por­tan­cia de no di­vi­dir. En lu­gar de in­sul­tar, pre­fi­rie­ron se­ña­lar la im­por­tan­cia del res­pe­to a la li­ber­tad de ex­pre­sión, a la Cons­ti­tu­ción y al De­re­cho. Pe­ro no pue­de que­dar en una mar­cha, —de­be ha­ber mu­chas más—, so­bre to­do de­be­mos dar pa­so al dis­cur­so ra­zo­na­do y crear una opo­si­ción fuer­te que re­quie­re de va­rios ins­tru­men­tos, Mé­xi­co Li­bre es una res­pues­ta y un ca­mino que de­be­mos cons­truir con ur­gen­cia por­que es ne­ce­sa­rio. No ce­rre­mos una po­si­bi­li­dad más y re­gís­tra­te en me­xi­co­li­bre.org.mx.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.