Los ata­ques a la GN y el fac­tor Gu­rría

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN - Jor­ge­[email protected]­digy.net.mx Jor­ge Fer­nán­dez Me­nén­dez

Lo ocu­rri­do en los úl­ti­mos días en el ám­bi­to de la se­gu­ri­dad de­mues­tran por si aún fue­ra ne­ce­sa­rio ha­cer­lo, que no só­lo es­ta­mos le­jos de te­ner avan­ces sus­tan­cia­les en ese ám­bi­to, sino que tam­bién exis­te un desafío cre­cien­te de los gru­pos cri­mi­na­les con­tra las au­to­ri­da­des.

En los úl­ti­mos me­ses, los gru­pos cri­mi­na­les han ga­na­do pro­ta­go­nis­mo en dis­tin­tos es­pa­cios te­rri­to­ria­les y so­cia­les. No hu­bo, co­mo se di­jo en cam­pa­ña, una am­nis­tía, pe­ro re­sul­ta evi­den­te que la lu­cha con­tra los mis­mos des­de el cam­bio de ad­mi­nis­tra­ción si­guió otras ru­tas. Los pro­pios gru­pos cri­mi­na­les se es­tán pre­sen­tan­do así mis­mo co­mo “pa­ci­fi­ca­do­res” y no pa­re­cen te­ner so­bre sí una persecución in­ten­sa del Es­ta­do. Si has­ta no­viem­bre, El Men­cho o el Ma­yo Zam­ba­da eran los nar­co­tra­fi­can­tes más bus­ca­dos, hoy pa­re­ce exis­tir mu­cha más aten­ción en hua­chi­co­le­ros co­mo El Ojos y sus so­cios, que so­bre los ca­pos del nar­co­trá­fi­co. Ca­da vez te­rri­to­rios pa­re­cen ser te­rreno fér­til pa­ra los cár­te­les sin au­to­ri­da­des que les plan­ten ba­ta­lla. El día del niño, el Cár­tel Ja­lis­co Nue­va Ge­ne­ra­ción, el mis­mo que ejer­ce la vio­len­cia sin mi­ra­mien­tos en bue­na par­te del país, hi­zo un re­par­to ma­si­vo de ju­gue­tes en 12 mu­ni­ci­pios ve­ra­cru­za­nos. En un co­mu­ni­ca­do acom­pa­ña­do de las fotos y vi­deos del re­par­to, de­cían que “nues­tra la­bor es cui­dar y de­fen­der los de­re­chos de la gen­te tra­ba­ja­do­ra y no per­mi­tir que su­pues­tos gru­pos si­gan cau­san­do da­ño a la so­cie­dad en ge­ne­ral, aquí es­ta­mos, fir­mes y a la or­den”. ¿Y las au­to­ri­da­des?, ¿y el es­ta­do?, ¿al­guien tie­ne du­das so­bre quien man­da en bue­na par­te de Ve­ra­cruz?

Ese em­po­de­ra­mien­to de los gru­pos cri­mi­na­les tie­ne tam­bién otros efec­tos. Ni bien co­men­zó el des­plie­gue de la Guar­dia Na­cio­nal en el sur de Ve­ra­cruz y en al­gu­nas zo­nas de Puebla, la reac­ción de los mis­mos que pro­cla­ma­ban que “su de­ber es cui­dar y de­fen­der los de­re­chos de la gen­te tra­ba­ja­do­ra” co­men­za­ron a em­bos­car a po­li­cías mi­li­ta­res. Se han su­ce­di­do los en­fren­ta­mien­tos y los más du­ros se die­ron pre­ci­sa­men­te en Minatitlán, con dos po­li­cías federales muer­tos y seis he­ri­dos. An­tes, en Tux­pan, mu­rió en otra em­bos­ca­da un ele­men­to de la Ma­ri­na. En Puebla tam­bién ha ha­bi­do en­fren­ta­mien­tos. Al­gu­nos ar­gu­men­tan que los mis­mos no son con nar­co­tra­fi­can­tes sino con hua­chi­co­le­ros, sin com­pren­der que el ro­bo de com­bus­ti­ble

es una ac­ti­vi­dad más del cri­men or­ga­ni­za­do, cu­ya prin­ci­pa­les or­ga­ni­za­cio­nes se ex­pan­den ha­cia to­da ac­ti­vi­dad que sea lu­cra­ti­va, y por en­de de­ben ser com­ba­ti­dos co­mo un to­do.

A to­do eso se su­ma la vio­len­cia que se vi­ve, en for­ma cre­cien­te, en la ciu­dad de Mé­xi­co. Sú­me­le he­chos co­mo la inex­pli­ca­da muer­te de

Aydeé la jo­ven que mu­rió del un mis­te­rio­so dis­pa­ro que na­die vio ni es­cu­chó en el CCH Orien­te, el ba­la­zo que re­ci­bió otra jo­ven­ci­ta en una pre­pa­ra­to­ria del IPN, y la con­si­guien­te agi­ta­ción es­tu­dian­til (es­pon­tá­nea o tra­ba­ja­da) y el es­ce­na­rio no es na­da ha­la­güe­ño.

Y es que la es­tra­te­gia de se­gu­ri­dad, co­mo tal, co­mo es­tra­te­gia, no exis­te. Lo que apa­re­ce en el Plan Na­cio­nal de De­sa­rro­llo, en una suer­te de ex­pre­sión de de­seos que no atien­de la gra­ve­dad y pe­cu­lia­ri­dad de la si­tua­ción. Es ne­ce­sa­ria la Guar­dia Na­cio­nal, pe­ro des­ple­gar­la sin apo­yos se­rios del ám­bi­to es­ta­tal y mu­ni­ci­pal, sin un tra­ba­jo po­lí­ti­co que va­ya de la mano con las ta­reas po­li­cia­les, ter­mi­na­rá ago­tan­do a sus miem­bros que se­rán ob­je­to de la vio­len­cia de los cri­mi­na­les.

Es ur­gen­te es­ta­ble­cer me­ca­nis­mo de co­mu­ni­ca­ción au­tó­no­mos, se­pa­ra­dos de los emi­nen­te­men­te po­lí­ti­cos, que per­mi­tan dar la lu­cha en la so­cie­dad ci­vil (“ga­nar men­tes y co­ra­zo­nes”), al tiem­po que se es­ta­ble­ce un mo­de­lo po­li­cial úni­co que in­clu­ya a to­das las po­li­cías, de to­dos los ni­ve­les que ope­ran en el país, con man­dos, pro­ce­di­mien­tos y pro­to­co­los uni­fi­ca­dos. De otra for­ma la GN se que­da­rá so­la y ais­la­da.

Jo­sé Angel Gu­rría es el me­xi­cano más in­flu­yen­te en el ám­bi­to in­ter­na­cio­nal, no so­lo en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos, sino tam­bién po­lí­ti­cos. Es un per­so­na­je res­pe­ta­do en to­do el mun­do, que es­tá ya en su se­gun­do pe­rio­do en­ca­be­zan­do a la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y el De­sa­rro­llo, la OCDE, que in­te­gra a las eco­no­mías más gran­des del mun­do, y sus opi­nio­nes son es­cu­chas y aten­di­das en to­dos los paí­ses sean o no miem­bros de esa or­ga­ni­za­ción. Más allá de eso, es un hom­bre que ha­bla seis idio­mas, con una ca­pa­ci­dad y edu­ca­ción tan sin­gu­lar co­mo su ta­len­to, que se su­ma a la lar­ga ex­pe­rien­cia que ha ad­qui­ri­do a lo lar­go de los años.

De­cir que Gu­rría “no tie­ne ca­li­dad mo­ral” pa­ra opi­nar so­bre la eco­no­mía na­cio­nal y las po­lí­ti­cas del ac­tual go­bierno, o de cual­quier otro, des­ca­li­fi­ca a quien lo afir­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.