Plan Na­cio­nal de De­sa­rro­llo, ex­pli­ca­do en pa­la­bras más sen­ci­llas

El Debate de Los Mochis - - SINALOA - Juan Bau­tis­ta Li­zá­rra­ga Mot­ta [email protected]­te­gra­do­ra­le­gal.com

¿ Qué es el Plan Na­cio­nal de De­sa­rro­llo? ¿Cual es su fun­ción y uti­li­dad? ¿Por qué es tan im­por­tan­te? Es­tos y otros cues­tio­na­mien­tos son los que la ma­yo­ría de no­so­tros nos ha­ce­mos res­pec­to a es­ta fi­gu­ra, la cual no que­da del to­do cla­ra pa­ra la ma­yo­ría. Pa­ra com­pren­der me­jor el sig­ni­fi­ca­do y tras­cen­den­cia del Plan Na­cio­nal de De­sa­rro­llo (PND), ini­cie­mos de­li­mi­tan­do su con­cep­to. De ma­ne­ra que, por “de­sa­rro­llo” de­be­mos en­ten­der el “dar in­cre­men­to o acre­cen­tar al­go”, que pue­de ser fí­si­co o in­te­lec­tual. Cuan­do es­te tér­mino se apli­ca a una co­mu­ni­dad hu­ma­na, apa­re­ce re­la­cio­na­do con el pro­gre­so eco­nó­mi­co, cul­tu­ral, so­cial o po­lí­ti­co. En cuan­to a la no­ción de “plan” se re­fie­re a la guía o mo­de­lo “sis­te­má­ti­co” en­ca­mi­na­do a eje­cu­tar “ac­cio­nes”, con la fi­na­li­dad del lo­gro de “ob­je­ti­vos con­cre­tos”. De tal ma­ne­ra que un “plan de de­sa­rro­llo” es una he­rra­mien­ta de ges­tión que pro­mue­ve el pro­gre­so so­cial en un de­ter­mi­na­do te­rri­to­rio.

Aho­ra bien, por “Plan Na­cio­nal de De­sa­rro­llo” lo en­ten­de­mos co­mo aquel ins­tru­men­to que es­ta­ble­ce los pa­sos a se­guir pa­ra lo­grar el de­sa­rro­llo so­cial de un país. En Mé­xi­co, el PND es el ins­tru­men­to rec­tor de la pla­nea­ción del de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co, po­lí­ti­co y so­cial del país, en él se de­fi­nen las po­lí­ti­cas, ob­je­ti­vos, es­tra­te­gias y li­nea­mien­tos ge­ne­ra­les que ob­ser­va­rá el Eje­cu­ti­vo fe­de­ral pa­ra orien­tar la con­duc­ción de los queha­ce­res pú­bli­co, so­cial y pri­va­do, en el que se pre­ci­san los pro­pó­si­tos y cri­te­rios po­lí­ti­cos pa­ra el de­sa­rro­llo na­cio­nal, así co­mo los pro­gra­mas que de­ben ela­bo­rar­se e ins­tru­men­tar­se pa­ra aten­der de for­ma es­tra­té­gi­ca y prio­ri­ta­ria las cues­tio­nes eco­nó­mi­cas y so­cia­les del Es­ta­do.

El PND tie­ne su fun­da­men­to en el se ar­tícu­lo 26 de la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca de los Es­ta­dos Uni­dos Me­xi­ca­nos y se ela­bo­ra de acuer­do con lo es­ta­ble­ci­do en la Ley de Pla­nea­ción, cu­yo ar­tícu­lo 3.º la de­fi­ne co­mo “…la or­de­na­ción ra­cio­nal y sis­te­má­ti­ca de ac­cio­nes que, con ba­se en el ejer­ci­cio de las atri­bu­cio­nes del Eje­cu­ti­vo Fe­de­ral en ma­te­ria de re­gu­la­ción y pro­mo­ción de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, so­cial, po­lí­ti­ca, cul­tu­ral, de pro­tec­ción al am­bien­te y apro­ve­cha­mien­to ra­cio­nal de los re­cur­sos na­tu­ra­les así co­mo de or­de­na­mien­to te­rri­to­rial de los asen­ta­mien­tos hu­ma­nos y de­sa­rro­llo ur­bano, tie­ne co­mo pro­pó­si­to la trans­for­ma­ción de la reali­dad del país, de con­for­mi­dad con las nor­mas, prin­ci­pios y ob­je­ti­vos que la pro­pia Cons­ti­tu­ción y la ley es­ta­ble­cen. Me­dian­te la pla­nea­ción se fi­ja­rán ob­je­ti­vos, me­tas, es­tra­te­gias y prio­ri­da­des, así co­mo cri­te­rios ba­sa­dos en es­tu­dios de fac­ti­bi­li­dad cul­tu­ral; se asig­na­rán re­cur­sos, res­pon­sa­bi­li­da­des y tiem­pos de eje­cu­ción, se coor­di­na­rán ac­cio­nes y se eva­lua­rán re­sul­ta­dos”. La fi­na­li­dad pri­mor­dial del PND es la de es­ta­ble­cer los ob­je­ti­vos na­cio­na­les, las es­tra­te­gias y las prio­ri­da­des que du­ran­te la Ad­mi­nis­tra­ción de­be­rán re­gir la ac­ción del Go­bierno, en la que es­ta en­cuen­tra su rum­bo y di­rec­ción.

La idea de fi­jar con an­ti­ci­pa­ción las me­tas y pla­nes pa­ra bus­car el de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co y so­cial de un país sur­ge en prin­ci­pio en la ya ex­tin­ta Unión de Re­pú­bli­cas So­cia­lis­tas So­vié­ti­cas o URSS, la cual fue adop­ta­da con pos­te­rio­ri­dad por paí­ses co­mo Mé­xi­co. El pri­mer an­te­ce­den­te for­mal del PND fue el pre­sen­ta­do por el pre­si­den­te Mi­guel de la Ma­drid Hur­ta­do en 1983, no obs­tan­te, po­de­mos re­mon­tar su ori­gen al Pri­mer Plan Se­xe­nal, pre­sen­ta­do por el pre­si­den­te Lá­za­ro Cár­de­nas del Río en 1934. El PND se de­be ela­bo­rar den­tro del pri­mer se­mes­tre del se­xe­nio de ca­da Go­bierno fe­de­ral, y su va­li­dez fi­na­li­za con el pe­rio­do cons­ti­tu­cio­nal que co­rres­pon­da. Pa­ra el cum­pli­mien­to de sus ob­je­ti­vos se di­vi­de en cua­tro gru­pos de pro­gra­mas: 1.- Pro­gra­mas Sec­to­ria­les: que com­pren­den los ob­je­ti­vos, prio­ri­da­des y po­lí­ti­cas a las que de­be­rá su­je­tar­se ca­da uno de los sec­to­res de la Ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca; 2.- Pro­gra­mas Ins­ti­tu­cio­na­les: aque­llos ela­bo­ra­dos por y pa­ra las en­ti­da­des pa­ra­es­ta­ta­les, su­je­tos a los pro­gra­mas sec­to­ria­les co­rres­pon­dien­tes; 3.- Pro­gra­mas Re­gio­na­les: he­chos pa­ra las re­gio­nes que se con­si­de­ren prio­ri­ta­rias y es­tra­té­gi­cas pa­ra el cum­pli­mien­to de los ob­je­ti­vos del Plan y que sean re­ba­sa­dos por la de­li­mi­ta­ción te­rri­to­rial de una en­ti­dad fe­de­ra­ti­va y 4.- Pro­gra­mas Es­pe­cia­les: los cua­les de­ben con­traer­se a las prio­ri­da­des del de­sa­rro­llo in­te­gral del país o a las ac­ti­vi­da­des de dos o más de­pen­den­cias coor­di­na­das de sec­tor. El pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca ela­bo­ra­rá el PND y lo re­mi­ti­rá a la Cá­ma­ra de Dipu­tados del Con­gre­so de la Unión pa­ra su apro­ba­ción, de con­for­mi­dad a la re­for­ma del ar­tícu­lo 5.º de la Ley de Pla­nea­ción, pu­bli­ca­da en el Dia­rio Ofi­cial de la Fe­de­ra­ción el 16 de fe­bre­ro de 2018. No obs­tan­te, a pe­sar de la im­por­tan­cia del PND, ju­rí­di­ca­men­te no go­za en reali­dad de obli­ga­to­rie­dad le­gal, de­bi­do a que pue­de ser mo­di­fi­ca­do du­ran­te el pe­rio­do de su vi­gen­cia por el mis­mo pre­si­den­te.

El PND pa­ra el pe­rio­do 2019-2024 fue pre­sen­ta­do al Con­gre­so por el pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor el pa­sa­do 30 de abril, en el que plan­tea, en­tre otras, un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de en­tre el 4 por cien­to al 6 por cieno y la erra­di­ca­ción de la po­bre­za. Do­cu­men­to que pue­de ser con­sul­ta­do en la si­guien­te di­rec­ción https://lo­pe­zo­bra­dor.org.mx/wp-con­tent/uploads/2019/05/PLANNACIONAL-DE-DE­SA­RRO­LLO-2019-2024.pdf. Los ob­je­ti­vos plan­tea­dos en el PND se es­cu­chan por de­más am­bi­cio­so y de rea­li­za­ción po­co pro­ba­ble, de acuer­do con las opi­nio­nes de es­pe­cia­lis­tas y de or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les que no pre­vén pa­ra Mé­xi­co un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de más del 1.7 por cien­to, da­das las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas im­ple­men­ta­das por la Ad­mi­nis­tra­ción ac­tual, ni tam­po­co se ve cla­ra­men­te có­mo, a cor­to pla­zo de seis años, se pue­da ter­mi­nar con la po­bre­za crí­ti­ca en la que ha­bi­tan más de 30 mi­llo­nes de me­xi­ca­nos. Co­mo siem­pre, un pla­cer sa­lu­dar­lo, es­pe­ran­do que es­tas po­cas le­tras ha­yan si­do de su agra­do y, so­bre to­do, de uti­li­dad. ¡Has­ta la pró­xi­ma!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.