Go­bierno de AM­LO a con­tra­co­rrien­te en la eco­no­mía

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN - Leo Zuc­ker­mann Twit­ter: @leo­zuc­ker­mann

La eco­no­mía me­xi­ca­na se desaceleró al pun­to del es­tan­ca­mien­to. A pe­sar de que Es­ta­dos Uni­dos es­tá cre­cien­do a más del 3% anual, Mé­xi­co no cre­ce. Cui­da­do: de se­guir con la mis­ma ten­den­cia, po­dría ge­ne­rar­se una re­ce­sión. De nin­gu­na ma­ne­ra se va a cum­plir el pro­nós­ti­co del go­bierno de Ló­pez Obra­do en el Pre­su­pues­to 2019 de cre­cer al 2% es­te año. Le­jí­si­mos del 4% anual que pro­me­tió el pre­si­den­te du­ran­te su cam­pa­ña. Si bien nos va, y se re­vier­te rá­pi­do la ten­den­cia ac­tual, cre­ce­re­mos en­tre ce­ro y uno por cien­to es­te año. Ésa es la reali­dad con ba­se en la evi­den­cia em­pí­ri­ca. Eso di­cen los da­tos de las ins­ti­tu­cio­nes, co­mo el Ine­gi, que ve­ni­mos uti­li­zan­do du­ran­te dé­ca­das, in­clu­yen­do los que hoy es­tán en el go­bierno y an­tes, des­de la opo­si­ción, cri­ti­ca­ban a los go­bier­nos en turno con ba­se en los nú­me­ros de esas mis­mas fuen­tes.

En ma­te­ria eco­nó­mi­ca, es­te go­bierno, des­de que fue ele­gi­do, ha te­ni­do que re­mar a con­tra­co­rrien­te. An­tes de to­mar po­se­sión, ya traía un dé­fi­cit de con­fian­za en los in­ver­sio­nis­tas na­cio­na­les y ex­tran­je­ros. Y es que a los ca­pi­ta­lis­tas no les cae na­da bien los go­bier­nos que se di­cen de iz­quier­da. Siem­pre los

mi­ran con re­ce­lo. Les preo­cu­pa, en el me­jor de los ca­sos, que les va­yan a su­bir los im­pues­tos o, en el peor, que no va­yan a res­pe­tar­se los de­re­chos de la pro­pie­dad. In­va­ria­ble­men­te, la iz­quier­da siem­pre ge­ne­ra du­das en­tre la gen­te de di­ne­ro. En es­te sen­ti­do, sin ha­cer na­da, co­mien­zan a go­ber­nar a con­tra­co­rrien­te. De­ben con­ven­cer a los ca­pi­ta­lis­tas que no ha­rán bar­ba­ri­da­des, de tal suer­te que los in­ver­sio­nis­tas sa­quen sus che­que­ras y si­gan arries­gan­do su ca­pi­tal.

A es­te dé­fi­cit ini­cial de con­fian­za, hay que su­mar la pé­si­ma de­ci­sión de can­ce­lar el nue­vo ae­ro­puer­to en Tex­co­co. Era el pro­yec­to de in­ver­sión, pú­bli­ca y pri­va­da, más gran­de de la his­to­ria del país. Más allá de los mi­les de mi­llo­nes de pe­sos de cos­tos hun­di­dos, la de­ci­sión ge­ne­ró mu­chas du­das acer­ca de un pre­si­den­te dis­pues­to a sus­pen­der un pro­yec­to muy ren­ta­ble pa­ra man­dar el men­sa­je de que aho­ra la po­lí­ti­ca es­ta­ría por en­ci­ma de la eco­no­mía. Así se en­ten­dió: los ca­pi­ta­lis­tas na­tu­ral­men­te se pu­sie­ron a la de­fen­si­va.

La can­ce­la­ción del nue­vo ae­ro­puer­to in­cre­men­tó el ries­go de in­ver­tir en Mé­xi­co. Des­de en­ton­ces, el go­bierno no ha po­di­do ba­jar las al­tí­si­mas ta­sas de in­te­rés que pa­gan sus bo­nos com­pa­ra­das con los del Tesoro de Es­ta­dos Uni­dos. El di­ne­ro es­tá lle­gan­do a Mé­xi­co (eso ex­pli­ca por qué el ti­po de cam­bio se ha man­te­ni­do es­ta­ble), pe­ro en in­ver­sio­nes fi­nan­cie­ras, no pa­ra cons­truir nue­vas fá­bri­cas, al­ma­ce­nes, tien­das, et­cé­te­ra. De he­cho, las al­tas ta­sas de in­te­rés afec­tan la in­ver­sión en los ne­go­cios. Se ele­va el cos­to de opor­tu­ni­dad: la gen­te con di­ne­ro pre­fie­re me­ter­lo en bo­nos que dan bue­nos ren­di­mien­tos, sin ha­cer na­da, que arries­gar­los en ne­go­cios que quién sa­be cuán­to les re­di­tua­rán. Las ac­tua­les ta­sas de in­te­rés al­tas tam­bién ex­pli­can por qué el go­bierno na­ve­ga a con­tra­co­rrien­te en ma­te­ria eco­nó­mi­ca. Al vien­to en con­tra agré­gue­se la per­cep­ción de que es­ta ad­mi­nis­tra­ción cons­trui­rá dos ma­los pro­yec­tos de in­fra­es­truc­tu­ra (Re­fi­ne­ría de Dos Bo­cas y Tren Ma­ya), los erro­res pro­pios de un go­bierno no­vi­cio (anun­ciar una inexis­ten­te ley pa­ra con­tro­lar las co­mi­sio­nes ban­ca­rias o co­men­zar la lu­cha en con­tra del hua­chi­co­leo en el pe­rio­do de ma­yor de­man­da de com­bus­ti­bles), la in­de­ci­sión fren­te a los blo­queos fe­rro­via­rios de gru­pos ren­tis­tas, la len­ti­tud en la eje­cu­ción del gas­to pú­bli­co y la co­ti­dia­na re­tó­ri­ca po­la­ri­za­do­ra del pre­si­den­te. To­dos esos fac­to­res des­ani­man al ca­pi­tal y abo­nan al es­tan­ca­mien­to eco­nó­mi­co.

Aña­di­ría uno más. El mie­do que tie­nen los em­pre­sa­rios or­ga­ni­za­dos a de­cir­le la ver­dad al pre­si­den­te. En lu­gar de ha­blar­le con cla­ri­dad y ex­pre­sar­le sus preo­cu­pa­cio­nes, le ha­cen creer que sus sue­ños son po­si­bles, co­mo que es fac­ti­ble un cre­ci­mien­to del 4% anual. Sal­vo hon­ro­sas ex­cep­cio­nes, le do­ran la píl­do­ra. Tie­nen bue­nas ra­zo­nes pa­ra no pe­lear­se con el go­bierno, pe­ro tam­bién pa­ra des­con­fiar de és­te. En­ton­ces, por un la­do, le di­cen lo que quie­re es­cu­char AM­LO, pe­ro, por el otro, no arries­gan su di­ne­ro pa­ra ge­ne­rar más ne­go­cios y em­pleos. El re­sul­ta­do es el es­tan­ca­mien­to eco­nó­mi­co que bien po­dría con­ver­tir­se en re­ce­sión.

Des­de que fue ele­gi­do el pa­sa­do mes de ju­lio, es­te go­bierno va a con­tra­co­rrien­te en ma­te­ria eco­nó­mi­ca. Oja­lá lo re­co­no­cie­ran lo an­tes po­si­ble pa­ra cam­biar la ten­den­cia, pa­ra ge­ne­rar vien­tos fa­vo­ra­bles que in­cen­ti­ven la in­ver­sión pri­va­da. Por des­gra­cia, to­do pa­re­ce in­di­car que pre­fie­ren ne­gar­lo en lu­gar de re­co­no­cer­lo. Y es­ta ne­ga­ción se con­ver­ti­rá en otro fac­tor más pa­ra se­guir na­ve­ga­do a con­tra­co­rrien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.