Mi ciu­dad ha­ce 50 y 25 años

El río Fuer­te de­bi­li­ta un bor­do de con­ten­ción y pue­de sa­lir del cau­ce

El Debate de Los Mochis - - SINALOA - Mó­ni­ca Ruf­fo

8 de ma­yo de 1969

Ame­na­za de inun­da­ción. An­te el in­mi­nen­te pe­li­gro de que una vas­ta zo­na de cul­ti­vo y el po­bla­do de Hi­gue­ra de Za­ra­go­za que­den ais­la­dos al des­bor­dar­se el río Fuer­te por su mar­gen de­re­cha, agri­cul­to­res de esa zo­na so­li­ci­ta­rán ur­gen­te­men­te a la Co­mi­sión del Río Fuer­te que cons­tru­ya obras de pro­tec­ción, evi­tán­do­se así una ca­tás­tro­fe. Agri­cul­to­res, cam­pe­si­nos y re­pre­sen­tan­tes de los sec­to­res ac­ti­vos de Hi­gue­ra de Za­ra­go­za so­li­ci­ta­ron tam­bién la in­ter­ven­ción de la AARFS, se­ña­lan­do el pe­li­gro que re­pre­sen­ta el des­bor­da­mien­to, ya que que­da­rían in­co­mu­ni­ca­dos. Pla­nean nue­va in­dus­tria. Con mi­ras a be­ne­fi­ciar a los pro­duc­to­res de maíz de la cuar­ta y quin­ta uni­dad del Dis­tri­to de Rie­go, la AARFS pro­yec­ta la ins­ta­la­ción de una fá­bri­ca de maíz, que pro­du­ci­rá 20 mil to­ne­la­das anua­les de ma­sa pa­ra ela­bo­ra­ción de tor­ti­llas. Las ins­ta­la­cio­nes in­vo­lu­cran una in­ver­sión de 4 mi­llo­nes de pe­sos, que se­rán apor­ta­dos por el or­ga­nis­mo que agru­pa a los agri­cul­to­res: pa­ra la ad­qui­si­ción del a ma­qui­na­ria, se cuen­ta ya con el aval del Go­bierno del Es­ta­do.

Otra ofer­ta de paz a gue­rri­lle­ros. Ma­ra­cai­bo. El pre­si­den­te Ra­fael Cal­de­ra re­no­vó su ofer­ta de paz a los gue­rri­lle­ros que han pro­mo­vi­do la vio­len­cia ar­ma­da en las ciu­da­des y mon­ta­ñas de Ve­ne­zue­la du­ran­te los úl­ti­mos 8 años. Cal­de­ra di­jo que la ofer­ta de paz que hi­zo al asu­mir la pre­si­den­cia en mar­zo pa­sa­do, tie­ne ca­rác­ter “per­ma­nen­te” y que “las fuer­zas irre­gu­la­res en las áreas mon­ta­ño­sas” del país son li­bres pa­ra acep­tar­la “cuan­do así lo deseen”. Mu­chos du­dan del éxi­to de la ges­tión de pa­ci­fi­ca­ción. Pri­mo­gé­ni­ta pa­ra los Co­ro­nel Gon­zá­lez. Con to­da fe­li­ci­dad vino al mun­do en la ca­pi­tal del es­ta­do la her­mo­sa pri­mo­gé­ni­ta del li­cen­cia­do Ale­jan­dro Co­ro­nel y su es­po­sa, Ol­ga Ruth Gon­zá­lez de

Co­ro­nel. La pe­que­ñi­ta vio la luz pri­me­ra en el sanatorio Bá­tiz Ra­mos el pa­sa­do día 4 y fue re­ci­bi­da con to­do be­ne­plá­ci­to y go­zan­do de per­fec­to es­ta­do de sa­lud. Los nue­vos pa­pás es­tán re­ci­bien­do las fe­li­ci­ta­cio­nes muy ca­ri­ño­sas de amis­ta­des y fa­mi­lia­res por tan ven­tu­ro­sa ben­di­ción.

8 de ma­yo de 1994

Ne­ce­sa­ria la paz pa­ra las in­ver­sio­nes. “En Si­na­loa re­que­ri­mos un cli­ma de paz, tranquilidad, se­gu­ri­dad y cer­ti­dum­bre so­cial co­mo úni­ca al­ter­na­ti­va pa­ra atraer in­ver­sio­nes; de lo con­tra­rio, ve­re­mos pa­sar la opor­tu­ni­dad de cre­cer eco­nó­mi­ca­men­te y ga­ran­ti­zar­le un Si­na­loa me­jor a nues­tros hi­jos”, ad­vir­tió Ya­mil Ha­llal, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Es­ta­tal de Cá­ma­ras de Co­mer­cio. Cier­ta­men­te exis­ten pro­gra­mas muy am­bi­cio­sos, pe­ro has­ta hoy han que­da­do só­lo en eso, y se re­quie­ren de con­di­cio­nes más pro­pi­cias pa­ra ate­rri­zar­se.

PGR con au­tos ro­ba­dos. Mé­xi­co, D.F. La uti­li­za­ción de ca­rros pre­sun­ta­men­te ro­ba­dos o ex­tran­je­ros se ha con­ver­ti­do en ru­ti­na­ria por par­te de ele­men­tos de las di­ver­sas cor­po­ra­cio­nes po­li­cia­cas del país. Pe­ro has­ta aho­ra no se ha­bían pre­sen­ta­do es­can­da­lo­sas de­nun­cias al res­pec­to por par­te de los due­ños de esas uni­da­des, cuan­do agen­tes de la PGR fue­ron des­cu­bier­tos a bor­do de dos de es­tos vehícu­los. El pro­cu­ra­dor Die­go Va­la­dés or­de­nó una pro­fun­da in­ves­ti­ga­ción y cas­ti­gar a los res­pon­sa­bles. Recuperan “El Gri­to” de Munch. Os­lo. La te­la más fa­mo­sa de No­rue­ga, “El Gri­to” de Eduard Munch, fue re­cu­pe­ra­da en un ho­tel, ca­si 4 me­ses des­pués de que fue­ra robada del Mu­seo Na­cio­nal de Ar­te de en Li­lleham­mer. El go­bierno y el mu­seo se ne­ga­ron a dar el res­ca­te de 8 mi­llo­nes de co­ro­nas (un mi­llón de dó­la­res), que les pi­die­ron, por­que no te­nían prue­bas de que los que exi­gie­ron esa su­ma tu­vie­ran la pintura. El ro­bo, con du­ra­ción de 50 se­gun­dos, fue gra­ba­do por una cá­ma­ra de se­gu­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.