Con­tra­rre­for­ma edu­ca­ti­va fra­ca­sa por ca­ci­caz­go de Gor­di­llo-22-CNTE

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN - Car­los Ra­mí­rez @car­los­ra­mi­[email protected]­mail.com

so­li­da­rio ab­so­lu­to a Héc­tor de Mau­león.

La re­for­ma edu­ca­ti­va del go­bierno de Ló­pez Obra­dor se en­fi­la al fra­ca­so por una va­ria­ble de­pen­dien­te que es res­pon­sa­bi­li­dad del nue­vo go­bierno: la maes­tra El­ba Est­her Gor­di­llo es­tá re­cons­tru­yen­do el ca­ci­caz­go ma­gis­te­rial a su fa­vor y con­tra el mo­de­lo edu­ca­ti­vo del nue­vo go­bierno. Gor­di­llo quie­re de­rro­tar a Ló­pez Obra­dor co­mo de­rro­tó a Sa­li­nas de Gor­ta­ri.

Con au­da­cia, la maes­tra Gor­di­llo es­tá re­pro­du­cien­do lo que hi­zo en 1989 con Car­los Sa­li­nas de Gor­ta­ri y su pro­mo­tor Ma­nuel Ca­ma­cho So­lís: que­dar­se con el con­trol del sin­di­ca­to ma­gis­te­rial pa­ra su be­ne­fi­cio y no pa­ra la re­for­ma edu­ca­ti­va. En los he­chos, Gor­di­llo es­tá im­po­nien­do su fuer­za so­bre Ló­pez Obra­dor igual a lo que hi­zo con Sa­li­nas en el pe­rio­do 1989-1992.

En la es­tra­te­gia ca­ci­quil de Gor­di­llo, la Sec­ción 22 no cuen­ta, es un peón de las ma­nio­bras de la li­de­re­sa ma­gis­te­rial y el es­pa­cio de esa sec­ción es só­lo Oa­xa­ca. Por eso la 22 aca­ba de en­tre­gar­le al go­ber­na­dor oa­xa­que­ño Ale­jan­dro Mu­rat Hi­no­jo­sa su plie­go for­mal de pe­ti­cio­nes, cuan­do la re­la­ción obre­ro-pa­tro­nal le per­te­ne­ce al SNTE, pues la 22 es ape­nas una sec­ción del sin­di­ca­to na­cio­nal y ca­re­ce de re­pre­sen­ta­ción

for­mal an­te el go­bierno es­ta­tal. La re­for­ma de mo­der­ni­za­ción edu­ca­ti­va de Sa­li­nas de­jó muy en cla­ro que la re­la­ción es só­lo del SNTE.

La Sec­ción 22 de Maes­tros es un in­ven­to po­lí­ti­co de la maes­tra Gor­di­llo, quien le ce­dió a los lo­ca­les el con­trol to­tal de la sec­ción, in­clu­yen­do el ma­ne­jo de las cuo­tas, a con­di­ción de que no se sa­lie­ran del sin­di­ca­to y acep­ta­ran el li­de­raz­go de Gor­di­llo. A la ho­ra en que la 22 ne­go­cia de ma­ne­ra lo­cal lo que ya de­ci­dió la ne­go­cia­ción na­cio­nal, Gor­di­llo mi­ra ha­cia otro la­do y la sec­ción vio­len­ta la vi­da oa­xa­que­ña. Por ello los oa­xa­que­ños que pa­de­cen las tra­pa­ce­rías de la 22 de­bie­ran re­cla­mar­le a la maes­tra Gor­di­llo y no a los li­de­res lo­ca­les. El go­ber­na­dor priis­ta oa­xa­que­ño He­la­dio Ra­mí­rez Ló­pez com­ple­men­tó la en­tre­ga de la edu­ca­ción a la Sec­ción 22 con la Mi­nu­ta de 1992: ce­dió el ma­ne­jo del Ins­ti­tu­to Es­ta­tal de Edu­ca­ción (SEP es­ta­tal) a la 22.

La maes­tra pac­tó con Ló­pez Obra­dor su li­ber­tad pa­ra ope­rar la re­for­ma edu­ca­ti­va lo­pe­zo­bra­do­ris­ta, pe­ro ya en li­ber­tad la li­de­re­sa Gor­di­llo se bur­ló de la pro­pues­ta del ta­bas­que­ño y le ca­li­fi­co de re­for­mi­ta. Si el go­bierno ac­tual no le qui­ta el po­der a Gor­di­llo, la re­for­ma edu­ca­ti­va se aho­ga­rá en el Con­gre­so y ten­drá que se­guir vi­gen­te la de Pe­ña Nie­to.

La es­tra­te­gia de Gor­di­llo es la de con­ver­tir al SNTE en la ver­da­de­ra Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción Pu­bli­ca. La 22 se va a so­me­ter al pu­ño de la ca­ci­que sin­di­cal por­que ella le va a ga­ran­ti­zar la re­pre­sen­ta­ción es­ta­tal pa­ra ne­go­ciar con el go­ber­na­dor ma­yo­res pres­ta­cio­nes sin­di­ca­les. El can­di­da­to Ló­pez Obra­dor no en­ten­dió el jue­go per­ver­so de po­der de Gor­di­llo cuan­do pre­sen­tó sus diez pun­tos de re­for­ma edu­ca­ti­va sin rom­per con la es­truc­tu­ra na­cio­nal del sin­di­ca­to ma­gis­te­rial y le re­co­no­ció a la Sec­ción 22 el es­ta­tus de in­ter­lo­cu­tor del go­bierno es­ta­tal.

La re­for­ma edu­ca­ti­va lo­pe­zo­bra­do­ris­ta va a de­pen­der de la nue­va je­rar­qui­za­ción edu­ca­ti­va. Sa­li­nas des­cen­tra­li­zó la edu­ca­ción en el as­pec­to pre­su­pues­tal, pe­ro man­tu­vo la ti­tu­la­ri­dad de las re­la­cio­nes la­bo­ra­les en el SNTE. En 1992 se su­gi­rió que la des­cen­tra­li­za­ción te­nía tam­bién que des­ar­ti­cu­lar la es­truc­tu­ra na­cio­nal del sin­di­ca­to, pe­ro Gor­di­llo, en­ton­ces con­sen­ti­da de Sa­li­nas y de Ca­ma­cho, im­pu­so su ley y su po­der pa­ra man­te­ner el con­trol na­cio­nal del SNTE.

Co­mo sin­di­ca­to na­cio­nal, el SNTE con­tro­la de ma­ne­ra di­rec­ta 1.5 mi­llo­nes de vo­tos y a los maes­tros co­mo pie­zas fun­cio­na­les de la es­truc­tu­ra elec­to­ral en las ca­si­llas. A cam­bio de la uti­li­za­ción de los maes­tros en las vo­ta­cio­nes de ju­lio de 2012, Gor­di­llo pac­tó con Pe­ña Nie­to una se­rie de po­si­cio­nes de po­der. Pe­ro ya con la elec­ción en un pu­ño, Gor­di­llo au­men­tó sus exi­gen­cias a Pe­ña Nie­to, lle­gó al in­sul­to per­so­nal y de­jó cla­ro que ella iba a man­dar en el se­xe­nio. En enero de 2013 fue arres­ta­da por co­rrup­ta, pe­ro so­bre to­do por con­ver­tir­se en un po­der que bus­có arrin­co­nar al pre­si­den­te de la re­pú­bli­ca.

Aho­ra Gor­di­llo quie­re re­pe­tir el nu­me­ri­to: man­te­ner el con­trol cor­po­ra­ti­vo y de po­der del SNTE, usar a la 22 co­mo gru­po de cho­que con­tra el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca y su­bor­di­nar la re­for­ma edu­ca­ti­va lo­pe­zo­bra­do­ris­ta. Lo úni­co ma­lo es que el po­der real de la maes­tra Gor­di­llo no de­pen­de de su es­ti­lo ca­ci­quil de ejer­cer el man­do la­bo­ral edu­ca­ti­vo, sino de la vo­lun­tad de Ló­pez Obra­dor. Ha­brá que ver si

Ló­pez Obra­dor imi­ta a Sa­li­nas y acep­ta que la maes­tra Gor­di­llo le im­pon­ga po­lí­ti­cos al pre­si­den­te de la re­pú­bli­ca ac­tual.

-0

Así se lle­van. Lue­go de que la first lady de­cla­ró que se sen­tía fe­liz y que no se cam­bia­ba por na­die, la Ca­sa Blanca dis­tri­bu­yó una fo­to de un even­to el día de su cum­plea­ños: Me­la­nie Trump sen­ta­da en un si­llón, ais­la­da, mi­ran­do al fren­te y atrás de ella de­ce­nas de ca­ma­ró­gra­fos en­fo­can­do a la de­re­cha de ella don­de se en­con­tra­ba el pre­si­den­te Trump. El ros­tro de ella es de tris­te­za, aje­na al even­to. Y fue la fo­to ofi­cial, co­mo pa­ra de­mos­trar quién man­da y quién ador­na con su tris­te­za. Po­lí­ti­ca pa­ra dum­mies: La po­lí­ti­ca es el jue­go de po­der e in­tere­ses de los gru­pos do­mi­nan­tes, no la éti­ca de la democracia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.