La re­nun­cia de Ro­mo (2ª. Par­te)

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN - Ray­mun­do Ri­va Pa­la­cio rri­va­pa­la­[email protected]­cen­tral.com.mx

Al­fon­so Ro­mo, je­fe de la Ofi­ci­na de la Pre­si­den­cia, reali­zó una ope­ra­ción de con­trol de da­ños ur­gen­te en me­dios elec­tró­ni­cos. Le ur­gía, des­pués de que ter­mi­nó la con­fe­ren­cia de pren­sa ma­tu­ti­na del pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor, des­men­tir que ha­bía pre­sen­ta­do su re­nun­cia al car­go -que no le acep­ta­ron-, co­mo se apun­tó en es­ta co­lum­na. Ini­ció la ope­ra­ción me­diá­ti­ca en el pro­gra­ma de Ci­ro Gó­mez Ley­va en Ra­dio Fór­mu­la, don­de di­jo ade­más que el pre­si­den­te no lo ha mal­tra­ta­do, que es­tá tra­ba­jan­do mu­cho y que de ha­ber pre­sen­ta­do la re­nun­cia el pa­sa­do 2 de ma­yo, la ha­bría sos­te­ni­do. Su equi­po fue pi­dien­do es­pa­cio en los pro­gra­mas de ra­dio ma­ti­na­les y en los ves­per­ti­nos pa­ra re­pe­tir el ar­gu­men­to e im­pe­dir que la es­pe­cie so­bre su re­nun­cia cre­cie­ra.

Ro­mo hi­zo lo que po­lí­ti­ca­men­te de­bía ha­cer pa­ra evi­tar, pre­ci­sa­men­te, in­fli­gir el da­ño al pre­si­den­te que ha­bría cau­sa­do su re­nun­cia. Si no fue irre­vo­ca­ble y acep­tó la ne­ga­ti­va del pre­si­den­te a acep­tar­la, tam­bién tu­vo que asu­mir el cos­to de dar la ca­ra y de­cir co­sas que, fue­ra del es­cru­ti­nio pú­bli­co es to­tal­men­te con­tra­rio a lo de­cla­ra­do, su in­con­for­mi­dad por el po­co es­pa­cio que tie­ne pa­ra in­ci­dir e in­fluir en Pa­la­cio Na­cio­nal. Ro­mo, in­clu­so, no cuen­ta con una ofi­ci­na cer­ca­na al pre­si­den­te, sino des­pa­cha en el edi­fi­cio in­te­li­gen­te que se cons­tru­yó en Los Pi­nos du­ran­te el go­bierno de Fe­li­pe Cal­de­rón, a nueve ki­ló­me­tros en lí­nea rec­ta de Pa­la­cio Na­cio­nal, lo que lo ha­ce el primer je­fe de Ofi­ci­na de la Pre­si­den­cia que des­pa­cha le­jos del pre­si­den­te, y el pri­me­ro cu­yo

pe­so po­lí­ti­co den­tro del ga­bi­ne­te y el go­bierno es prác­ti­ca­men­te nu­lo. Co­mo anéc­do­ta de fon­do y for­ma, es­tá tan ale­ja­do del ima­gi­na­rio del en­torno pre­si­den­cial, que en la Fe­ria Ae­roes­pa­cial en San­ta Lu­cía en abril, se les ol­vi­dó re­ser­var­le una si­lla en el pre­sí­dium.

Los mo­ti­vos de la re­nun­cia de Ro­mo y su de­seo de de­jar el go­bierno, es­tán di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­dos con el mal­tra­to del pre­si­den­te que op­tó por res­pal­dar al se­cre­ta­rio de Ha­cien­da, Car­los Ur­zúa, por en­ci­ma de él, con quien se ha en­fren­ta­do des­de los me­ses de la tran­si­ción, en una lu­cha por es­pa­cios y po­der don­de ha fra­ca­sa­do. Ro­mo qui­so po­ner al se­cre­ta­rio de Ha­cien­da, pe­ro el pre­si­den­te nom­bró a Ur­zúa. Tam­bién bus­có a uno de los su­yos en la car­te­ra de Eco­no­mía, pe­ro Ló­pez Obra­dor le apli­có la mis­ma re­ce­ta.

Lo­gró co­lo­car a lea­les en or­ga­nis­mos des­cen­tra­li­za­dos, pe­ro Ur­zúa los fue anu­lan­do, co­mo su­ce­dió con Eu­ge­nio Ná­je­ra, vin­cu­la­do al sec­tor em­pre­sa­rial re­gio­mon­tano, que tra­ba­jó con Ro­mo en la coor­di­na­ción del ga­bi­ne­te pro­pues­to por Ló­pez Obra­dor du­ran­te la cam­pa­ña, y a quien lle­vó a la di­rec­ción de Na­cio­nal Fi­nan­cie­ra. En su primer con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción, Ur­zúa lo anu­ló y le hi­zo ver que ese or­ga­nis­mo de­pen­día de él, no de

Ro­mo.

Los cho­ques en­tre los dos co­men­za­ron de ma­ne­ra abier­ta tem­prano en la tran­si­ción. El primer ro­ce fue en sep­tiem­bre, cuan­do Ur­zúa re­for­zó una de­cla­ra­ción de Ló­pez Obra­dor so­bre el cos­to de las ga­so­li­nas, y di­jo que só­lo su­birían la ta­sa de in­fla­ción, y que no ha­bría ga­so­li­na­zos. Ro­mo de­cla­ró, sin em­bar­go, que no ha­bría con­trol en los pre­cios de ga­so­li­na, que no iba a ha­ber sub­si­dios y que no se ha­ría na­da que no fue­ra re­gi­do por el mer­ca­do; es de­cir, de­jó abier­ta la puer­ta a ga­so­li­na­zos.

Un se­gun­do cho­que fue du­ran­te la dis­cu­sión so­bre el Nue­vo Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de Mé­xi­co en Tex­co­co. Aun­que los dos fa­vo­re­cían su cons­truc­ción, Ro­mo afir­mó a los in­ver­sio­nis­tas que el ae­ro­puer­to que la cons­truc­ción se­gui­ría y que no ha­bía de qué preo­cu­par­se por la con­sul­ta ciu­da­da­na que se iba a or­ga­ni­zar. Ur­zúa si­guió las ins­truc­cio­nes del en­ton­ces pre­si­den­te elec­to, y a di­fe­ren­cia del je­fe de la Ofi­ci­na pre­si­den­cial, no per­dió cre­di­bi­li­dad ni in­ter­lo­cu­ción an­te los in­ver­sio­nis­tas. Ro­mo no ha de­ja­do de en­tro­me­ter­se en el te­rreno de Ur­zúa, co­mo cuan­do ade­lan­tó en pú­bli­co que se rea­li­za­rían nue­vos re­cor­tes en la Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca, que tu­vo que ser des­men­ti­do por el se­cre­ta­rio de Ha­cien­da. En to­dos los ca­sos, Ló­pez Obra­dor ha res­pal­da­do a Ur­zúa, en per­jui­cio de Ro­mo.

Ro­mo es­tá muy dis­mi­nui­do den­tro del go­bierno, sin equi­po ni re­cur­sos. El pre­si­den­te le prohi­bió uti­li­zar su avión pri­va­do pa­ra via­jar los fi­nes de se­ma­na a Mon­te­rrey, don­de es­tá su fa­mi­lia, y su equi­po no dis­po­ne de viá­ti­cos pa­ra ha­cer lo mis­mo, te­nien­do que sub­si­diar al go­bierno por tra­ba­jar en él pa­ra po­der re­gre­sar a Mon­te­rrey los días de des­can­so. En sus di­fe­ren­tes apa­ri­cio­nes en los me­dios es­te mar­tes, di­jo que es­ta­ba or­ga­ni­zan­do gru­pos em­pre­sa­ria­les en to­do el país. En reali­dad, de acuer­do con miem­bros de las cú­pu­las del sec­tor pri­va­do, no tie­ne na­da con­cre­ta­do, y quie­re col­gar­se y arro­par­se en las nue­vas or­ga­ni­za­cio­nes que se es­tán cons­tru­yen­do den­tro del Con­se­jo Coor­di­na­dor Em­pre­sa­rial.

El es­pa­cio de ma­nio­bra de Ro­mo es muy re­du­ci­do y es­tá aco­ta­do. El cho­que con Ur­zúa lo ha ido des­gas­tan­do aún más que al se­cre­ta­rio de Ha­cien­da, a quien el pre­si­den­te le ha en­car­ga­do el res­ca­te eco­nó­mi­co del país, ig­no­ran­do por com­ple­to lo que pue­da ha­cer su je­fe de Ofi­ci­na. Esa reali­dad ha he­cho de Ro­mo un to­ken, un an­gli­cis­mo que se uti­li­za pa­ra des­cri­bir a quie­nes só­lo son uti­li­za­dos co­mo sím­bo­lo, sin nin­gún pe­so pa­ra quien los em­plea de esa ma­ne­ra, y él es­tá cons­cien­te de que per­dió la ba­ta­lla con Ur­zúa y que el pre­si­den­te no ha te­ni­do du­das en quién apo­yar­se.

La sa­li­da de Ro­mo del equi­po pre­si­den­cial se con­tu­vo por aho­ra, pe­ro sal­vo que to­do lo que ha su­ce­di­do en los úl­ti­mos sie­te me­ses se mo­di­fi­que, se­rá inevi­ta­ble. ¿Cuán­do? Pa­ra el pre­si­den­te es un asun­to de tiem­pos y opor­tu­ni­da­des, de lo cual se ha­bla­rá en un si­guien­te tex­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.