Se­pul­tar la re­for­ma

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN - Ser­gio Sar­mien­to @Ser­gioSar­mien­to

El te­ma edu­ca­ti­vo no aguan­ta más”, pro­nun­ció el se­na­dor mo­re­nis­ta Eduar­do Ra­mí­rez en la se­sión de la Co­mi­sión Per­ma­nen­te de es­te 6 de ma­yo que con­vo­có a un pe­río­do ex­tra­or­di­na­rio del Con­gre­so a par­tir de hoy. Los di­ri­gen­tes de Mo­re­na, efec­ti­va­men­te, que­da­ron frus­tra­dos por­que por un so­lo vo­to en el Se­na­do no pu­die­ron apro­bar la con­tra­rre­for­ma edu­ca­ti­va or­de­na­da des­de Pa­la­cio Na­cio­nal.

Es­ta vez no ha­brá ex­cu­sas. Nin­gún ac­ci­den­te fa­mi­liar po­drá ale­jar a un le­gis­la­dor de Mo­re­na de las cá­ma­ras, co­mo ocu­rrió con Sal­va­dor Ja­ra el 30 de abril. Pa­ra el pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor se­pul­tar la

“mal lla­ma­da” es una prio­ri­dad po­lí­ti­ca. Por eso tu­vo en su con­fe­ren­cia de pren­sa del 30 de abril a unos ni­ños que ter­mi­na­ron dur­mién­do­se por la des­ma­ña­na­da y el abu­rri­mien­to. “¿Us­te­des qué opi­nan de las maes­tras y de los maes­tros? ¿Son bue­nos?”, les pre­gun­tó con afán in­duc­tor. Co­mo los ni­ños no res­pon­die­ron con el en­tu­sias­mo que él que­ría in­sis­tió: “A ver, a ver, a ver, es­to es muy im­por­tan­te. ¿Sí les en­se­ñan?” Por fin ob­tu­vo un sí más o me­nos sa­tis­fac­to­rio y con­clu­yó: “Bueno, un aplau­so pa­ra las maes­tras y los maes­tros”. La ver­dad es que hay maes­tros bue­nos, me­dio­cres y ma­los. Es nor­mal. Nin­gu­na pro­fe­sión tie­ne so­lo a in­te­gran­tes de gran ca­li­dad. So­lo que en el ca­so de la edu­ca­ción la in­fluen­cia de los maes­tros en el re­sul­ta­do fi­nal es más im­por­tan­te que en otras pro­fe­sio­nes. “El maes­tro tí­pi­co es tra­ba­ja­dor y efi­caz -es­cri­be Terry M. Moe en

Spe­cial In­te­rest: Tea­chers’

Unions and Ame­ri­ca’s Pu­blic

Schools, Broo­kings Ins­ti­tu­tion

Press, 2011-. Pe­ro si pu­dié­ra­mos re­em­pla­zar el 5 al 10 por cien­to de los peo­res maes­tros con do­cen­tes pro­me­dio, no ex­tra­or­di­na­rios, po­dría­mos me­jo­rar de ma­ne­ra dra­má­ti­ca el desem­pe­ño de los es­tu­dian­tes”.

Cuan­do los alum­nos es­tán en el cen­tro de la aten­ción de un sis­te­ma edu­ca­ti­vo, con­tra­tar y man­te­ner en las au­las a los me­jo­res maes­tros es un pro­ce­so cons­tan­te. El pro­ble­ma sur­ge cuan­do lo im­por­tan­te es el sin­di­ca­to. Moe se­ña­la có­mo a par­tir de la dé­ca­da de 1960 los sin­di­ca­tos de maes­tros han pa­sa­do a do­mi­nar la edu­ca­ción en los Es­ta­dos Uni­dos. Lo mis­mo ha ocu­rri­do en Mé­xi­co.

La edu­ca­ción en la Unión Ame­ri­ca­na es un gran fra­ca­so, di­ce Moe, por­que tie­ne ni­ve­les de desem­pe­ño muy ba­jos en las prue­bas com­pa­ra­ti­vas in­ter­na­cio­na­les, co­mo PISA, a pe­sar de que es el país que más in­vier­te en edu­ca­ción. La cul­pa es en bue­na me­di­da del po­der que tie­nen los sin­di­ca­tos de maes­tros. El pro­ble­ma es peor en Mé­xi­co, don­de no so­la­men­te los re­cur­sos son más es­ca­sos sino los sin­di­ca­tos más po­de­ro­sos e in­tran­si­gen­tes.

Pa­ra mí es im­po­si­ble ce­le­brar la con­tra­rre­for­ma edu­ca­ti­va, que no so­la­men­te en­tre­ga de nue­vo el con­trol de la edu­ca­ción a los sin­di­ca­tos, sino que los en­va­len­to­na al con­fir­mar­les que son los due­ños de la edu­ca­ción pú­bli­ca. Si he­mos te­ni­do abu­sos en el pa­sa­do, si los alum­nos de Oa­xa­ca no han te­ni­do un ci­clo lec­ti­vo com­ple­to en dé­ca­das, si se con­tra­ta a maes­tros mal pre­pa­ra­dos y los as­cen­sos se de­ter­mi­nan no por la ca­li­dad en el au­la sino por la asis­ten­cia a mo­vi­li­za­cio­nes, es cul­pa de los sin­di­ca­tos.

Lo peor es que la con­tra­rre­for­ma am­plia­rá las di­fe­ren­cias en­tre la edu­ca­ción pú­bli­ca y la pri­va­da, don­de los sin­di­ca­tos no es­tán pre­sen­tes y se bus­ca con­tra­tar y man­te­ner a los me­jo­res maes­tros. El re­sul­ta­do se­rá una ma­yor de­sigual­dad so­cial. Nues­tros po­lí­ti­cos se­gui­rán cues­tio­nan­do la inequi­dad, mien­tras ellos mis­mos la pro­mue­ven. Pa­re­ce­ría que el ob­je­ti­vo de la con­tra­rre­for­ma es im­pul­sar la pri­va­ti­za­ción de la edu­ca­ción en Mé­xi­co.

«El maes­tro me­dio­cre di­ce. El buen maes­tro ex­pli­ca. El

maes­tro su­pe­rior de­mues­tra. El gran

maes­tro ins­pi­ra».

Wi­lliam Art­hur Ward

SARGAZO

So­lo la tec­no­lo­gía po­drá re­sol­ver la cri­sis del sargazo en el Ca­ri­be. Una bue­na op­ción es usar­lo pa­ra ta­bi­ques de cons­truc­ción, co­mo ha he­cho el em­pre­sa­rio Omar Váz­quez Sán­chez de Puer­to Mo­re­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.