PRI: la frac­tu­ra es in­mi­nen­te; be­ne­fi­cia a Mo­re­na y a PAN

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN - Car­los Ra­mí­rez @car­los­ra­mi­[email protected]­mail.com

Sin re­cor­dar --o a lo me­jor re­cor­dán­do­lo--, el PRI se en­fi­la a re­pe­tir el error es­tra­té­gi­co del 2006: ato­mi­zar­se an­te la de­rro­ta, la com­pe­ten­cia por el CEN ol­vi­da cin­co reali­da­des his­tó­ri­cas:

1.- El PRI no es un par­ti­do po­lí­ti­co, sino una coa­li­ción de gru­pos de in­tere­ses coor­di­na­do por una fi­gu­ra vin­cu­la­da de ma­ne­ra su­pe­rior al po­der po­lí­ti­co.

2.- La mi­li­tan­cia priis­ta no exis­te; se tra­ta de priis­tas que pe­lean só­lo cuan­do pier­den es­pa­cios de po­der.

3.- El PRI se sos­tie­ne con el di­ne­ro del po­der, no de sus mi­li­tan­tes in­vi­si­bles. Una di­ri­gen­cia sin ar­ti­cu­la­ción a gu­ber­na­tu­ras co­mo úni­ca fuen­te de re­cur­sos es­ta­ría con­de­na­da a la de­rro­ta.

4.- El PRI es un blo­que de po­der, coor­di­na­dor de otros blo­ques no ne­ce­sa­ria­men­te priis­tas ni par­ti­dis­tas. Por tan­to, la di­ri­gen­cia ten­dría que te­ner un en­ten­di­mien­to con las par­tes del blo­que de po­der. Y en esa es­truc­tu­ra la mi­li­tan­cia sen­ci­lla­men­te no cuen­ta.

5.- El PRI per­dió la Pre­si­den­cia cuan­do el blo­que de po­der del sis­te­ma se co­rrió al PAN y re­cu­pe­ró Los Pi­nos cuan­do Pe­ña Nie­to re­agru­pó el blo­que in­terno de po­der priis­ta des­de la gu­ber­na­tu­ra del Es­ta­do de Mé­xi­co y cuan­do el PRI se sa­lió del ma­dra­cis­mo y Pe­ña Nie­to, a re­co­men­da­ción del

ex­go­ber­na­dor oa­xa­que­ño Uli­ses Ruiz Ortiz, de­sig­nó co­mo pre­si­den­te del par­ti­do a Hum­ber­to Mo­rei­ra, sal­pi­ca­do por irre­gu­la­ri­da­des en las fi­nan­zas de Coahui­la y ce­sa­do es­tan­do el par­ti­do en pleno pro­ce­so de no­mi­na­ción de Pe­ña Nie­to co­mo can­di­da­to pre­si­den­cial.

Si el PRI se jue­ga su exis­ten­cia (su ba­se elec­to­ral es, en pro­me­dio de 11%) en la de­sig­na­ción de una di­rec­ción que re­agru­pe y no di­vi­da, to­do pa­re­ce in­di­car que el PRI es­ta en rum­bo de ex­tin­ción. La de­man­da pe­nal del ex­go­ber­na­dor oa­xa­que­ño Ruiz Ortiz con­tra el go­ber­na­dor de Hi­dal­go y la can­di­da­ta a se­cre­ta­ria ge­ne­ral por la pla­ni­lla del go­ber­na­dor cam­pe­chano Ale­jan­dro Mo­reno Cár­de­nas Ali­to pu­so un pun­to de no re­torno a la frac­tu­ra.

Los in­di­cios son cla­ros: la dispu­ta por el PRI en­tró en la zo­na del de­re­cho pe­nal. Lo de me­nos es que esa de­man­da no pros­pe­re, a me­nos que el sis­te­ma de ju­di­cia­li­za­ción elec­to­ral del go­bierno de Ló­pez Obra­dor apro­ve­che la opor­tu­ni­dad que le pre­sen­ta la de­nun­cia de Ruiz Ortiz pa­ra dar­le un em­pu­jon­ci­to al PRI pa­ra echar­lo al pre­ci­pi­cio. Has­ta aho­ra los tres pre­can­di­da­tos reales a la di­rec­ción del PRI --Jo­sé Na­rro, Ali­to y Ruiz Ortiz, por­que la ex­go­ber­na­do­ra yu­ca­te­ca Ivon­ne Or­te­ga es un mo­nu­men­to al opor­tu­nis­mo su­per­fi­cial-- pa­re­cen es­tar preo­cu­pa­dos por re­cons­truir el blo­que de po­der que le dio fuer­za al PRI: los sec­to­res cor­po­ra­ti­vos y le­gis­la­ti­vos y los sec­to­res in­vi­si­bles, de és­tos so­bre to­do la igle­sia, los em­pre­sa­rios, los me­dios y los sec­to­res de in­te­li­gen­cia de los EU.

El PRI ha de­mos­tra­do en el Se­na­do la as­tu­cia pa­ra cons­truir un blo­que opo­si­tor con el men­gua­do PAN y el PRD rum­bo a su di­so­lu­ción, pe­ro con ban­ca­das que han im­pe­di­do la ma­yo­ría ca­li­fi­ca­da, en tan­to que en la Cá­ma­ra de Dipu­tados los priis­tas ca­re­cen de li­de­raz­go po­lí­ti­co y es­tra­té­gi­co y pre­fie­ren ver por su pro­pio fu­tu­ro con acuer­dos con Mo­re­na, ade­más de que no hay ma­li­cia po­lí­ti­ca pa­ra po­ten­ciar las frac­tu­ras en la ma­yo­ría mo­re­nis­ta.

El PRI se di­vi­dió en el 2006 por la ne­ce­dad de Ro­ber­to Ma­dra­zo de usar la pre­si­den­cia del par­ti­do pa­ra au­to no­mi­nar­se can­di­da­to pre­si­den­cial y en­ca­ró opo­si­cio­nes de go­ber­na­do­res gru­pos po­lí­ti­cos, so­bre to­do la maes­tra El­ba Est­her Gor­di­llo que ya es­ta­ba ne­go­cian­do la en­tre­ga del

PRI a Calderón y que­ría su­bir de se­cre­ta­ria ge­ne­ral a pre­si­den­ta del par­ti­do.

El mis­mo es­ce­na­rio de frac­tu­ra en­ca­ra el PRI. La de­nun­cia en la Fepade del ex­go­ber­na­dor y pre­can­di­da­to a la pre­si­den­cia del PRI, Ruiz Ortiz, pue­de ser la pri­me­ra piedra en la lá­pi­da del tri­co­lor. Ade­más, esa de­nun­cia lle­vó la com­pe­ten­cia en el PRI al te­rri­to­rio desconocido de la lu­cha sin re­glas.

Lo ma­lo es que sin el PRI co­mo par­ti­do ac­ti­vo, el es­ce­na­rio po­lí­ti­co lo ten­drían a mo­do Ló­pez Obra­dor y Mo­re­na por unos dos se­xe­nios más, cuan­do me­nos. Y la de­nun­cia de Ruiz Ortiz mos­tró un es­ce­na­rio sin en­ten­di­mien­to que só­lo va a dis­per­sar el PRI en pe­que­ños gru­pos de po­der que se alia­rían a Mo­re­na y qui­zá al PRD.

El PRI siem­pre ha per­di­do cuan­do pien­sa en fun­ción de in­tere­ses in­di­vi­dua­les y ha so­bre­vi­vi­do cuan­do asu­me un pen­sa­mien­to es­tra­té­gi­co.

Pa­rá­li­sis de res­pues­ta. La ma­sa­cre en Mi­na­titlán lle­vó al seno del ga­bi­ne­te de se­gu­ri­dad la de­fi­ni­ción de la res­pues­ta ins­ti­tu­cio­nal. Pe­ro las ins­truc­cio­nes fue­ron cla­ras: no en­trar en la di­ná­mi­ca de ven­gan­zas ni su­bir el ni­vel de la res­pues­ta de fuer­za del Es­ta­do. El ata­que con­tra ma­ri­nos en Pue­bla el sá­ba­do 4 de ma­yo, de acuer­do con el bo­le­tín ofi­cial, mos­tró que las fuer­zas de se­gu­ri­dad no tie­nen ór­de­nes de res­pon­der ata­ques cri­mi­na­les. Aho­ra mu­rió un ma­rino por apli­car el ma­nual de uso de la fuer­za. Lo que vie­ne es que las fuer­zas de se­gu­ri­dad van a de­jar ac­tuar con im­pu­ni­dad a los gru­pos cri­mi­na­les, pa­ra que no ha­ya acu­sa­cio­nes de vio­la­ción de de­re­chos hu­ma­nos.

Po­lí­ti­ca pa­ra dum­mies: La ma­la po­lí­ti­ca sue­le re­pe­tir­se más cuan­do se re­cuer­dan los he­chos, no cuan­do se ol­vi­dan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.