Cuauh­té­moc en Mo­re­los: crí­me­nes y com­pli­ci­da­des

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN - Jor­ge Fer­nán­dez Me­nén­dez jor­ge­[email protected]­digy.net.mx

El va­cío de po­der en Mo­re­los es só­lo com­pa­ra­ble con la in­sen­sa­ta am­bi­ción de su go­ber­na­dor, el ex­fut­bo­lis­ta Cuauh­té­moc Blan­co, de ser can­di­da­to pre­si­den­cial en 2024. La vio­len­cia ha al­can­za­do lí­mi­tes tan al­tos co­mo el ex­hi­bi­do ayer, cuan­do un si­ca­rio ti­ro­teó una ma­ni­fes­ta­ción en la puer­ta del Pa­la­cio de Go­bierno, ma­tan­do al lí­der de los co­mer­cian­tes Je­sús Gar­cía y a otra per­so­na, de­jan­do va­rios he­ri­dos, en­tre ellas un re­por­te­ro. A unos me­tros de allí, se rea­li­za­ba una con­fe­ren­cia de pren­sa con el ti­tu­lar de la Se­cre­ta­ría de Desa­rro­llo So­cial lo­cal, Gilberto Al­ca­lá Pi­ne­da. Era en pleno Zó­ca­lo de la ciu­dad, uno de los lu­ga­res más vi­gi­la­dos del es­ta­do, po­co des­pués de las 10 de la ma­ña­na. Si eso pue­de ocu­rrir fren­te al Pa­la­cio de Go­bierno en pleno día, ima­gi­ne­mos lo que pue­de su­ce­der en el res­to del es­ta­do.

Pe­ro el te­ma es más preo­cu­pan­te. El lí­der ase­si­na­do Je­sús Gar­cía, era el pa­dre de otro per­so­na­je tam­bién ase­si­na­do en abril de 2017: el em­pre­sa­rio Juan Ma­nuel Gar­cía Be­ja­rano, or­ga­ni­za­dor de la Fe­ria de Cuer­na­va­ca 2017, fue acri­bi­lla­do cuan­do par­ti­ci­pa­ba en una ca­bal­ga­ta pa­ra pro­mo­cio­nar el ini­cio de ese even­to.

La fe­ria de Cuer­na­va­ca du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción de Cuauh­té­moc Blan­co en esa ciu­dad siem­pre fue par­te de una dispu­ta po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y tam­bién de gru­pos cri­mi­na­les. Gar­cía Be­ja­rano ha­bía ob­te­ni­do la con­ce­sión de la fe­ria por se­gun­do año con­se­cu­ti­vo, con la opo­si­ción de otros em­pre­sa­rios que con­si­de­ra­ban que Cuauh­té­moc ha­bía en­tre­ga­do la or­ga­ni­za­ción de ma­ne­ra di­rec­ta a Gar­cía Be­ja­rano.

Era ver­dad. En mar­zo de 2016, el en­ton­ces se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Cuer­na­va­ca, Ro­ber­to Yá­ñez, de­sig­nó a Gar­cía Be­ja­rano co­mo or­ga­ni­za­dor de la fe­ria, lo que in­cluía el ma­ne­jo del elen­co artístico y del pa­len­que. En el úl­ti­mo día de di­ciem­bre de 2016, en ple­na se­sión de ca­bil­do, Cuauhé­moc se ne­gó a in­cor­po­rar en el or­den del día la asig­na­ción de la or­ga­ni­za­ción de la fe­ria y sos­tu­vo a Gar­cía Be­ja­rano co­mo or­ga­ni­za­dor de la mis­ma. La Fe­ria de Cuer­na­va­ca, se di­jo que “se ha con­ver­ti­do en una dispu­ta per­ma­nen­te de in­tere­ses que tie­nen que ver con la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da”. Era ver­dad. Pe­ro una ver­dad que va mu­cho más allá. Lo que ha ocu­rri­do des­de la lle­ga­da de Blan­co, pri­me­ro a la al­cal­día de Cuer­na­va­ca y lue­go al go­bierno es­ta­tal, es que la dispu­ta en­tre di­fe­ren­tes gru­pos cri­mi­na­les se ha in­ten­si­fi­ca­do, au­men­tan­do dra­má­ti­ca­men­te la in­se­gu­ri­dad y la vio­len­cia. Tam­bién con nue­vos y po­de­ro­sos ac­to­res co­mo el Cár­tel Ja­lis­co Nue­va Ge­ne­ra­ción, en­fren­ta­dos con uno de los gru­pos que po­lí­ti­ca y cri­mi­nal­men­te ha te­ni­do siem­pre fuer­te in­fluen­cia en la re­gión, in­clu­yen­do po­lí­ti­cos cer­ca­nos a Cuauh­té­moc, el cár­tel de Los Ro­jos. Su lí­der es San­tia­go Ma­za­ri Her­nán­dez El Ca­rre­te, ori­gi­na­rio de San Ga­briel Las Pal­mas, mu­ni­ci­pio de Ama­cu­zac, en el sur de Mo­re­los. Los Ro­jos son muy po­de­ro­sos en la en­ti­dad y en Gue­rre­ro y es­tán di­rec­ta­men­te li­ga­dos con la des­apa­ri­ción de los jó­ve­nes de Ayot­zi­na­pa, e in­nu­me­ra­bles ac­tos de vio­len­cia en am­bas en­ti­da­des. Uno de los her­ma­nos de El Ca­rre­te fue in­clu­so dipu­tado lo­cal y pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Se­gu­ri­dad del Con­gre­so.

Ape­nas es­te fin de semana fue de­te­ni­do, en Pue­bla, Raúl Isi­dro Cas­tro Sal­ga­do, me­jor co­no­ci­do co­mo “El Ray”, lí­der de pla­za del Cár­tel Ja­lis­co Nue­va Ge­ne­ra­ción en Mo­re­los. El pa­sa­do 13 de abril, un co­man­do ar­ma­do in­ten­tó eje­cu­tar­lo en el res­tau­ran­te Los Es­tan­ques, en la ex­ha­cien­da El Hos­pi­tal, en Cuautla. Sus cus­to­dias lo­gra­ron sa­car­lo del lu­gar, pe­ro las dos fa­mi­lias con las que com­par­tía la co­mi­da, fue­ron ba­lea­das, y mu­rie­ron dos adul­tos y dos ni­ñas; otras 11 re­sul­ta­ron he­ri­das, más tar­de fa­lle­cie­ron otra adul­ta y otra me­nor. El Ray te­nía su cen­tro de ope­ra­cio­nes en Cuautla. Fue de­tec­ta­do por la Po­li­cía Fe­de­ral cuan­do se de­jó ver en un blo­queo que rea­li­za­ron trans­por­tis­tas de la re­gión, quie­nes exi­gían a las au­to­ri­da­des sa­car de cir­cu­la­ción a los mo­to­ta­xis, a quie­nes con­si­de­ran “com­pe­ten­cia des­leal”. En reali­dad, en ese y otros mu­ni­ci­pios mu­chos mo­to­ta­xis son hal­co­nes de Los Ro­jos.

To­do es­to se re­la­cio­na tam­bién con la am­bi­ción de Cuauh­té­moc de ser can­di­da­to pre­si­den­cial en 2024. Es­tá muy le­jos de ese ob­je­ti­vo. En las úl­ti­mas en­cues­tas de apro­ba­ción de go­ber­na­do­res le va muy mal. En la de Arias y aso­cia­dos es el go­ber­na­dor peor ca­li­fi­ca­do, con só­lo 11 por cien­to de apro­ba­ción y 17 por cien­to en tér­mi­nos de con­fian­za ciu­da­da­na, el peor del país. Só­lo un 4.3 por cien­to con­si­de­ra que es con­fia­ble pa­ra los in­ver­sio­nis­tas. Só­lo 1.3 con­si­de­ra que me­jo­ró la se­gu­ri­dad, nue­va­men­te el peor del país. Mien­tras tan­to, Mo­re­los con­ti­núa de­san­grán­do­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.